lunes, 3 de junio de 2013

SIEMPRE. Maggie Stiefvater

Título: Siempre
Autora: Maggie Stiefvater
Traducción: Diego de los Santos
Editorial: SM
Págs: 440
Precio: 15,95 €

“Nunca digas siempre” podemos concluir de Siempre, la tercera entrega de la saga de Maggie Stiefvater. El mundo cambia a tú alrededor, las circunstancias, las personas que te rodean, unas vienen, otras se van, nada permanece igual ¿o no?
¿Acaso el amor puede resistir el paso del tiempo? El amor de Grace y Sam, sí. Se transforma, evoluciona, madura, pero sigue intacto. En esta entrega hay un intercambio de papeles. Es Sam el que lleva una vida anodina y vacía, ordinaria y aburrida, una rutina de humano, mientras Grace disfruta de la libertad de ser una loba, de la relación con la manada, del despliegue de sus sentidos lobunos en el bosque de Boundary.
La vida de Sam se ha convertido en una larga espera, en el deseo constante de ver a Grace y la impotencia de saber que no es posible mientras el frío invierno la mantenga “prisionera” de un cuerpo diferente.
Antes era Grace la que tuvo que “habérselas” con el mundo, la que tuvo que madurar y hacerse responsable de su vida gracias a la actitud de unos padres que prefirieron hacerla crecer sola.
Ahora es Sam el que tendrá que madurar de ese modo. Sin Grace en casa de Beck, con Cole como única compañía, no tiene más remedio que poner en orden todas esas cajas que almacenó en una habitación de su cabeza y cerró bajo llave.
Una de esas cajas es la relación con Beck, su padre adoptivo, que no parece tener una solución. Sam se encuentra atrapado entre el amor y el agradecimiento hacía la única figura paterna que ha tenido y el odio hacía esa misma persona por haber decidido cambiar su vida convirtiéndolo en licántropo.
La relación con Cole es complicada a pesar de que tienen bastantes cosas en común (la relación trágica con sus padres, el suicidio, la música,…). Poco a poco Cole va dejando esa pose de estrella caída del rock y dedica su esfuerzo y su inteligencia a encontrar un sentido a su existencia y un remedio para la licantropía. La evolución en este personaje es notable pues pasa de un egoísmo puro a poner su vida en riesgo para salvar la manada de lobos.
La novela nos sorprende con un final que es, en realidad, un principio. Sam y Grace tienen todo un futuro por delante lleno de proyectos por hacer e imaginar…Es el comienzo de su nueva vida, la vida que ambos desean y han soñado todo este tiempo.
María Carrascosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario