sábado, 25 de mayo de 2013

LA TABLA ESMERALDA. Carla Montero

Título: La tabla esmeralda
Autora: Carla Montero
Editorial: Plaza & Janés
Págs: 752
Precio: 21,90 €

La tabla esmeralda es una novela trepidante de principio a fin en la que iremos pasando de la actualidad al París de la ocupación alemana pero la historia se inicia en Florencia en abril de 1492. Lorenzo de Médicis ha muerto y Giorgio se siente angustiado por su destino y por él mismo. Se tiene que desplazar a Venecia y, con él, lleva un lienzo objeto de su inquietud. 
La acción continúa en el Bosque de Ketrzyn, Prusia del Este, en  agosto de 1941. Hitler lee una carta. Los investigadores del Einsatzstab Reichsleiter Rosenberg la han encontrado en París, en la biblioteca de una familia judía. Se trata de un valioso documento histórico del siglo XV. Una vez que termina de leerla llama a Heinrich Himmler para mantener una reunión de alto secreto lo antes posible.
A partir de este momento será cuando la novela irá cambiando de escenario combinando la actualidad con la ocupación nazi.
 Ana García-Brest es una chica corriente, como ella misma se denomina. Es doctora en Historia del Arte porque su familia paterna siempre ha estado vinculada al mundillo: “mi abuelo era pintor y mi padre es marchante y galerista” (pág. 39). Su vida cambiará  radicalmente al conocer a Konrad Köler, un empresario alemán dedicado a prácticamente todo: telecomunicaciones, transporte, construcción… y, sobre todo, coleccionismo de  obras de arte. Es un hombre cincuentón, atractivo, atlético y muy rico. Hace que la vida de Ana sea como la de un cuento de hadas o casi.
Todo dará un giro en la vida de Ana cuando llega a manos de Konrad una carta escrita durante la Segunda Guerra Mundial en la cual le pone sobre la pista de El Astrólogo, un cuadro atribuido a Giorgione (por cierto no busquen  el cuadro porque no existe). Konrad convencerá a Ana para que inicie una investigación que les lleve a encontrar el cuadro. Para ello la protagonista irá a París y allí se pondrá en contacto con el doctor Alain Arnoux, catedrático de  Historia del Arte  y  director de una  Fundación  encargada de la búsqueda de obras de arte expoliadas por los alemanes a los judíos  durante la Segunda Guerra Mundial y para devolvérselas a sus legítimos propietarios.
En París, durante la ocupación alemana, el comandante de las SS, George von Bergheim, héroe de guerra y doctor en Historia del Arte ha sido asignado a una  misión especial directamente por Himmler para que encuentre El Astrólogo  de Giorgione  ya que Hitler está obsesionado con él y cree que  el enigma que la obra esconde será de vital importancia para el desenlace de la guerra y “para mayor gloria de nuestro Führer y de Alemania” (pág. 71).
En la ocupación alemana, los nazis se apropiaron de una gran cantidad de obras de arte de los judíos. Von Bergheim, que goza de total independencia en el desempeño de su trabajo, descubrirá que  las pistas le llevan directamente  hacia Sarah Bauer, una muchacha judía.
Antes de que su padre fuera sacado a rastras de su casa le dio a Sarah un abrigo y la empujó hacia una trampilla del suelo y, en la oscuridad del sótano,  pudo contemplar cómo la Gestapo  se llevaba  a toda su familia para no volverles a ver nunca más. Este abrigo contiene un legado muy importante custodiado durante muchos años.
Entre  Von Bergheim y Sarah se crea una relación muy especial que llevará a la novela a un final sorprendente.
En el entramado de La tabla esmeralda descubriremos una serie de personajes  realmente interesantes,  por ejemplo Jacob, el amigo de Sarah, o Marion, amiga de Sarah y que la introducirá directamente en la Resistencia. Tanto estos personajes como otros muchos harán que la lectura sea de lo más amena.
 En ocasiones  la  lectura llega a ser desgarradora, concretamente cuando leemos los capítulos de la ocupación alemana: la ansiedad de Sarah por sobrevivir en un  París desolado y sabiendo que le puede detener la Gestapo y torturarla como hizo con miembros de la Resistencia. También nos hará reír: es fantástica la relación que tiene Ana con sus vecinos, una pareja de homosexuales con los que casi comparte piso.
Carla Montero (Madrid, 1973), que fue ganadora del premio Círculo de Lectores de Novela en el 2009 con la novela  Una dama en juego,  ha conseguido con La tabla esmeralda que el lector no pierda el interés por saber qué continuará después de cada página.
La tabla esmeralda es una novela muy entretenida que no defraudará a los lectores de novelas de aventuras. Julia Navarro dijo de ella que es “una gran novela ambientada en una época dramática que me ha atrapado y emocionado”  y, de hecho, Julia Navarro utilizó la misma técnica de compaginar la actualidad con el pasado en su novela La sangre de los inocentes.
 La tabla esmeralda es una novela bien ambientada y bien documentada que no tiene nada que envidiar a cualquier novela escrita por alguno de los autores norteamericanos más publicados, por ejemplo, Dan Brown,y que venden muchos más libros del mismo género.
 Pilar Ibáñez


No hay comentarios:

Publicar un comentario