jueves, 23 de mayo de 2013

HOLOCAUSTO MANHATTAN. Bruno Nievas


Título: Holocausto Manhattan
Autor: Bruno Nievas
Editorial: Ediciones B / B de books
Págs: 488
Precio: 18,52 € / 2,84 € (epub)

Nueva York, septiembre de 2010. La gran manzana se prepara para el noveno aniversario de los atentados de las Torres Gemelas. Mike Brenner imparte clases en la universidad sobre ondas binaurales, una nueva droga auditiva de devastadores efectos que apenas ha sido estudiada. Casi al mismo tiempo, una furgoneta se dirige al centro de Manhattan transportando una bomba atómica.
Auschwitz, febrero de 1944. Leon Yeser, un joven judío, acaba de bajarse de uno de los “trenes de la muerte”. Cuando trata de ayudar a su hermana pequeña y a su madre, un soldado nazi le golpea brutalmente. Leon le mira a los ojos. Al soldado le sucede algo, tras lo cual buscará explicación con la ayuda de Josef Mengele, doctor en ése campo de concentración, encargado de ciertos experimentos.
Bruno Nievas se está haciendo hueco en las letras hispanas por méritos propios. Tras  “Realidad Aumentada”, un ilusionante comienzo que tuvo una acogida espectacular -sobre todo en redes sociales con un apoyo masivo-, nos encontramos con la segunda obra de su autor. El argumento es puro best-seller: actualidad tecnológica -ondas binaurales-, bombas nucleares, ataques terroristas en Manhattan, multimillonarios enigmáticos, corrupción policial y de las administraciones públicas.... Pura actualidad. Si a eso le sumamos el indudable atractivo que supone prácticamente todo lo que tenga que ver con la Segunda Guerra Mundial, y en este caso especialmente la irracionalidad nazi condensada en Auschwitz, tendremos un cóctel terriblemente goloso.
Para hilvanar este tejido, nos encontraremos con multitud de costureros, o sea personajes, que pondrán su trozo de mayor o menor relevancia en este vasto tapiz. El elenco es especialmente amplio, y sería tedioso -por largo- nombrarlos a todos o casi todos; por poner varios ejemplos, encontraremos policías corruptos y otros honestos, alcaldes, forenses, médicos, matones, alguna “mujer fatal”, niños, bandas urbanas... En Auschwitz se nos presentarán multitud de presos, pero también soldados de diversos rangos, así como personajes clave, como el mismísimo Mengele.
Estos personajes se introducen progresivamente, entrando y saliendo del libro con un suficiente nivel de detalle y adecuada presentación. Los de mayor peso en la trama indudablemente se definen mejor, pero es de destacar que incluso los personajes de una sola escena tienen una correcta historia contada para enriquecer su aportación al conjunto.
También es destacable la ambientación y el nivel de detalle descriptivo de las diversas ubicaciones. Las rutinas policiales, las gestiones administrativas de la Nueva York actual, el funcionamiento interno de los diferentes campamentos que componían Auschwitz-Birkenau, están magníficamente descritos, configurando con precisión el entorno necesario para que la trama funcione con un buen “engrase”.
Esto, unido a una agilidad en la escritura digna de destacar y a un continuo intercalado de las subtramas que componen dicho tapiz, acaba por redondear una obra que bien merece el tiempo que ha tardado en ver la luz.
El ritmo narrativo a mi entender es muy correcto. En ningún momento te sientes “atrancado” en la lectura, las líneas argumentales fluyen con relativa facilidad y naturalidad. Es una lectura agradable, que va ganando en intensidad para, en la parte final del libro, exigirte que te agarres al cinturón de seguridad para aguantar la velocidad del desarrollo de la trama a la que nos va a llevar el autor. Casi te sientes como una bola en un embudo... cuanto más cerca estás del centro, más rápido giras.
Los zigzagueos argumentales son constantes, y la dosis de misticismo presente está tratada con sencillez, convirtiendo una capacidad que algunos definirían como sobrenatural en una habilidad casi cotidiana para el personaje que la tenga, evitando hábilmente que ese componente del libro “chirríe” en el conjunto del mismo.
Nos encontraremos con escenas de devastadora crudeza, necesarias para la estupenda ambientación en ambas tramas: Suceden hechos durísimos y como tal seremos testigos en toda su estremecedora realidad.
En conjunto, Bruno Nievas ha conseguido un salto de calidad enorme. Es cierto que apuntaba maneras con su primera obra, pero con esta segunda ha sabido eliminar prácticamente todos sus errores iniciales y mejorar exponencialmente la globalidad de la obra. A esto tenemos que añadir el interés del autor por un nuevo modelo de cultura del ebook, que le ha llevado a durante un tiempo colgar su primera obra de manera gratuita en internet, y con ésta segunda, a una arriesgada operación editorial: Holocausto Manhattan, en formato digital, tiene un precio ajustadísimo, menos de tres -sí, tres- euros. Eso es algo absolutamente novedoso en el mundillo editorial, veremos qué tal responden los mercados. La idea es evitar la piratería.
Lector, si buscas una novela de ritmo intenso, bien documentada y que te mantenga pegado al libro deseando avanzar hacia su “solución final”, dale una oportunidad.

Carlos Javier Navarro Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario