jueves, 25 de abril de 2013

EL JOVEN MORIARTY: EL MISTERIO DEL DODO. Sofía Rhei


Título: El joven Moriarty: El misterio del Dodo
Autora: Sofía Rhei
Ilustraciones: Alfonso Rodríguez Barrera
Editorial: Nevsky / Fábulas de Albión
Págs: 208
Precio: 16 €

Me encantan los malvados, mucho más que algunos buenos de la película. Entre otras cosas la mar de interesantes, los malos saben que la humanidad no merece la pena y por eso solo hacen cosas por su propio beneficio. Tal vez alguna vez fueron de otra forma, pero la vida les ha hecho ser como son. Este es el caso de James Moriarty, el que de adulto fuera el mayor enemigo de Sherlock Holmes, pero que de niño, tal y como nos demuestra El joven Moriarty: El misterio del Dodo no sería tan malvado. Déjame que te cuente algo acerca de este libro de Sofía Rhei y verás como tú también quieres conocerlo.
El tío Theodosius ha vuelto de su último viaje a África con una nueva prometida con aires de hechicera, unas extrañas piedras para la joven Arabella, un caracol gigante para el niño James y un pájaro dodo. Evidentemente, son muchos los que quieren admirar a un pájaro que se creía extinto. Otros tantos, sin embargo, le quieren ver muerto, por uno u otro motivo. La cuestión es que el animal desaparece misteriosamente durante la fiesta de los Moriarty y James ha de averiguar qué ha sido del pájaro y quién ha sido el causante de la desaparición. ¿Lo conseguirá o será Arabella, su odiosa hermana mayor, la que resuelva el misterio?
James Moriarty, el narrador y protagonista de esta novela victoriana de tintes detectivescos, es un niño muy inteligente, un tanto rencoroso y hábil a la hora de resolver misterios. No se le dan bien las formalidades, monta a caballo con asiduidad, detesta a la gente y, sobre todo, a su hermana Arabella, con la que compite por todo continuamente. Por su forma de narrar conoceréis también su sentido del humor y lo bien que se le da al chico el no perder detalle. Vaya, que cuesta imaginar que cuando crezca se convertirá en el antipático enemigo de Sherlock Holmes.
Me encantan las novelas victorianas, más si, además de un misterio difícil de resolver, tienen mucho sentido del humor y personajes tan variopintos como esta. Y es que James Moriarty, a pesar de odiar a la gente, está rodeado de personajes en esta su primera gran aventura. No voy a hablaros de todos ellos, pero sí de los que considero más interesantes. Estos son: Arabella, la hermana mayor que tanto hace rabiar al pequeño de la familia, una chica que pronto será mujer pero mientras eso sucede, se divierte como una niña; John Watson, el hijo del jardinero que de mayor será la mano derecha de Sherlock Holmes pero que de joven lo es de James Moriarty (¡curioso, curioso!); el tío Theodosius, el pariente aventurero que todo niño debería tener, extrañas teorías evolutivas aparte; Darwin, el padre de la teoría evolutiva, un hombre paciente, pero solo hasta cierto punto; Jack, el hijo del carnicero, un niño que seguramente dará mucho que hablar por todos sus actos y Frau Weiss, la típica institutriz malvada, puede que la culpable de que Moriarty llegara a ser el gran villano victoriano (o no).
Como es de esperar, el misterio se resuelve. La forma tan divertida e imaginativa, desde luego, no. Creedme: aunque no perdáis el hilo en ningún momento durante la lectura, jamás esperaréis un final como el que tiene esta aventura.
El joven Moriarty: El misterio del Dodo es, además, una novela ilustrada. La verdad es que cuesta imaginar el texto sin el acompañamiento que a este le hacen las ilustraciones de Alfonso Rodríguez Barrera. Acertadas, divertidas: francamente buenas. Enhorabuena al autor y al equipo de Nevsky por tan buena elección.
El joven Moriarty: El misterio del Dodo en definitiva, es una estupenda novela victoriana ilustrada acta para jóvenes y no tan jóvenes, que de seguro hará las delicias tanto de los amantes del género como de los malvados con cierto gusto (y tal vez también de los fans de Sherlock Holmes, ¿por qué no?). También gustará a todos los que buscan algo diferente, fresco y original, así que, ¿por qué no probarlo? ¿O es que acaso tienes miedo de acabar como el Dodo?
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario