lunes, 22 de abril de 2013

BRÚJULAS QUE BUSCAN SONRISAS PERDIDAS. Albert Espinosa


Título: Brújulas que buscan sonrisas perdidas
Autor: Albert Espinosa
Editorial: Grijalbo
Págs: 235
Precio: 16,90 €

Albert Espinosa vuelve de nuevo a la carga con su última novela, y lo hace una vez más ofreciéndonos una de esas historias que calan hondo y hacen pensar.
Mucha gente quedó cautivada con su novela “Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tu y yo”, primero por lo largo del título y luego por la historia que escondía, dentro de un futuro en el cual las personas pueden decidir no volver a dormir, y donde una de esas personas tiene el don de saber casi todo de los demás con sólo mirarlos.
Después vino “Si tú me dices ven  lo dejo todo… Pero dime ven”, donde Albert nos sumergía en la vida de Dani, un detective privado encargado de la búsqueda de niños desaparecidos, con un pasado duro y un presente entre el amor y el desamor, dentro de una trama que cosechó grandes éxitos en ventas.
En esta ocasión, Albert nos trae una historia que se puede tildar como triste, y a su vez como un canto a la esperanza, al perdón y a la vida.
Una vez más es el mismo protagonista quien cuenta la historia, Ekaitz, un hombre que ha perdido a su mujer en un accidente y vuelve a la casa de sus padres a cumplir una promesa que tiempo atrás hizo a su madre, ahora también fallecida. La promesa que realizó fue la de cuidar de su padre, al cual ni él ni ninguno de sus hermanos tienen ningún tipo de aprecio, pero algo en el interior del protagonista hace que se desplace con sus dos pequeñas gemelas a aquel hogar donde vivió su infancia.
El padre de Ekaitz padece Alzheimer y cáncer terminal, y cuando ve a su hijo por primera vez, no lo reconoce. En sus recuerdos sólo queda su pasado como director de cine, tomando al protagonista como su ayudante de dirección y emplazándolo para una nueva producción que desea rodar en breve.
Tal y como nos tiene acostumbrados en sus novelas, Albert nos va guiando por retazos del pasado mientras quedamos enganchados con una historia que cada vez nos irá apasionando más y más, al ir descubriendo poco a poco aspectos de la vida del protagonista , de los cuales, ni él mismo tenía constancia de su existencia.
No voy a daros aquí más datos sobre la trama, ya que quiero que, al igual que a mí me pasó con esta y sus anteriores novelas, disfrutéis de la historia dejándoos sorprender página a página.
Capítulos cortos que se leen a sorbos, sentimientos que más de uno hemos sentido alguna vez y sensaciones que no dejaran indiferentes a nadie, una escritura sencilla y entendible cargada de mucha verdad y perfectamente estructurada de principio a fin.
Albert Espinosa tiene el don de dejarnos con una sonrisa, aún tratando temas tristes, regalándonos frases que llegan hasta lo más hondo y haciendo en definitiva que el lector disfrute con cada una de sus novelas.
Voy a terminar dejándoos una cita extraída de esta maravillosa novela, ya que su lectura es una pequeña joya de la cual cada uno debe sacar el valor que crea conveniente:

“Y si los que mueren… Han descubierto una verdad…
Una verdad sobre el amor, sobre la amistad, sobre
Ellos… Y nosotros somos ignorantes…
Quizá es ése el sentido de esta vida, todos somos ignorantes
que ignoramos cosas diferentes hasta que desaparecemos…
El conocer la verdad nos permite marchar…
¿No podría ser así…?”
Luis Martínez Semper 

No hay comentarios:

Publicar un comentario