lunes, 25 de marzo de 2013

ZOMBIES DON´T CRY. Rusty Fischer


Título: Zombies don´t cry
Autor: Rusty Fischer
Traducción: J. E. Álamo
Editorial: Dolmen
Págs: 280
Precio: 16,95 €

Los zombis solo piensan en comer carne humana a toda costa. Son seres sin conciencia, monstruos primitivos extremadamente peligrosos. Pero, ¿y si no fuera así? ¿Y si los zombis fueran solo personas resucitadas que viven entre nosotros disimuladamente? Esto, entre otras muchas cosas, es lo que nos plantea “Zombies don´t cry”, la novela de Rusty Fischer de la que hoy os hablaré.
Maddy no es una estudiante popular. Tal vez sea por ser la hija del forense, o quizá porque Hazel, su mejor amiga, siempre ocupa toda la atención. El caso es que Maddy empieza a sentirse especial el día que Stamp, el nuevo chico del instituto, la invita a una fiesta. Maddy decide ir, a pesar de la prohibición de su padre de salir de noche, y sin tener en cuenta que esa noche habría tormenta. Un rayo alcanza a la chica por el camino. Al despertar, se da cuenta de que algo ha cambiado en ella. O más bien todo. Y es que Maddy ya no está viva. Tampoco está exactamente muerta. ¡Es una zombi! ¿Cómo se supone que va a “existir” a partir de ese momento sin que los que no son como ella se den cuenta?
Maddy, la protagonista y narradora de esta inusual novela de zombis de corte adolescente, es una chica normal que un día toma la mala decisión de salir de noche y con lluvia de camino a una fiesta. La caída de un rayo la convierte en zombi, pero no en una zombi como todos conocemos, sino en un ser que, aunque ya no tenga un corazón que lata y se vaya poniendo cada vez más gris, sigue pensando, hablando e incluso comiendo como una persona normal.
Volviendo a modelos clásicos de zombis, Rusty Fischer nos presenta unos zombis que deben comer cerebros frescos, aunque en este caso ni siquiera han de ser humanos, ni los zombis han de cazar a sus víctimas para extraerlos. Se trata de seres que se han convertido en lo que son por culpa de la electricidad, se van poniendo cada vez un poco más rígidos y adquieren una gran fuerza conforme se van descomponiendo. Y no pueden llorar, de ahí el título de esta novela (aunque no me queda claro en qué momento debería Maddy ponerse a soltar lágrimas, ¡lo trepidante de la trama no le deja tiempo casi ni para pensar!)
Existen en este mundo de zombis adolescentes dos tipos de muertos vivientes: los normales, por así decirlos, seres que se mezclan con los humanos con normalidad sin llamar la atención; y los zerkers, unos zombis malvados que se dedican a matar personas  para convertirlas o para comerse sus cerebros y sembrar el caos, en general. Con estos últimos, por supuesto, deberá enfrentarse Maddy. Y no se lo pondrán nada fácil. Aunque, ¿alguien cree que la chica no podrá con ellos?
Rusty Fischer trabajó en el pasado como profesor de instituto y se nota que conoce bien a los adolescentes, de ahí que todos los personajes que conoceréis en esta novela (Maddy, su egocéntrica amiga Hazel, los ratos Dane y Chloe, el guapo Stampo, los malvados Bones y Dalhia) estén perfectamente perfilados.
Otro buen motivo para hacerse con este libro de aventuras zombis es la prosa de su autor, fluida, mordaz, a veces divertida, a veces dramática, pero siempre sobresaliente. Es lo que hizo que me enganchara en seguida a esta novela.
La historia tiene un final bastante abierto, lo que invita a pensar que debe de haber una continuación para las aventuras de Maddy y sus amigos zombis. A mí personalmente me encantaría que ese libro existiera, ya que a la protagonista se le coge mucho cariño después de vivir con ella tantas vicisitudes. También por curiosidad: ¿qué va a hacer Maddy con…? No, mejor no sigo por ahí. Leed el libro y me entenderéis.
“Zombies don´t cry”, en definitiva, es una novela original sobre zombis juveniles que se enamoran, luchan contra los zombis malos y, en definitiva, como todo buen adolescente, buscan su lugar en el mundo. Sumérgete en sus páginas y descubre cómo Maddy se convierte en zombi, las cosas que hace para no ser descubierta por los vivos y lo complicado que le resulta tomar decisiones en un mundo tan violento y cambiante. Tanto si te gustan las tramas juveniles como si eres un fan de los zombis, estoy segura de que este libro te hará pasar muy, pero que muy buenos ratos. ¿Lo comprobamos?
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario