lunes, 11 de marzo de 2013

NO ME CUENTES TU VIDA. Luis García Montero


Título: No me cuentes tu vida
Autor: Luis García Montero
Editorial: Planeta
Págs: 464
Precio: 20 €

De Luis García Montero lo único que había leído eran sus poemas. Por eso, cuando me enteré de que había publicado una nueva novela, decidí leerla. Lo cierto es que no me arrepiento, y es que la sensibilidad del poeta se puede apreciar en cada una de las frases de la novela.
No me cuentes tu vida es la historia de Ramón, un joven que se ha enamorado perdidamente de Mariana, una emigrante rumana que trabaja como asistenta para sus padres. Como suele pasar en muchas familias, sus padres Juan y Lola reaccionan con estupor al enterarse. Lola, mujer sensible y moderna, acepta la relación de un modo más natural, pero es Juan el que se muestra más reacio a la bella historia de amor de su hijo. Desde entonces, la relación entre padre e hijo se va haciendo más difícil y los abismos generacionales se van haciendo cada vez más grande.
No me cuentes tu vida es un título bien llamativo, pero muy relacionado con toda la historia de la novela (algo muy propio de García Montero). Esas palabras se las hemos dicho casi todos los jóvenes a nuestros padres o a alguna persona mayor que intentaba aconsejarnos sobre lo dura y difícil que es la vida. Esas palabras son las que le dedica Ramón a su padre. Sin embargo, producto del desconcierto que le provoca la relación de los jóvenes, Juan decide escribir un diario en el que contarle a su hijo todos los recuerdos que asolan su mente. Así, la memoria se convierte en un utensilio con el que establecer un puente entre el pasado y el presente, con tal de comprender esa relación. Tal y como sucedía con otros poetas de su época, la memoria es también muy importante en García Montero, así que no es de sorprender que esta novela sea un canto a la memoria, pero también al amor y a las relaciones personales.
En esa especie de diario, Juan habla sobre su juventud en Granada —las referencias metaliterarias son constantes, por lo que el lector debe permanecer atento durante todo el libro—, la situación política del momento, sus amistades y amoríos, en fin, sus pensamientos más profundos. Parece que, por primera vez, Juan se muestra tal y como llegó al mundo, desnudo de piel y de alma, para ofrecerle a su hijo una historia que intente plasmar lo insegura que es la vida, pero lo hermosa que puede ser también. No obstante, parece que lo que Juan también desea es conocerse a sí mismo, entender por qué ha hecho o ha dejado de hacer determinadas cosas en su vida, observar el recorrido de sus pies hasta donde le han llevado.
No me cuentes tu vida no es una historia trepidante, sino el retrato de unas vidas que se entrecruzan porque, en el fondo, la historia es cíclica y los sucesos se van repitiendo. Es una novela que busca un lector inteligente que reflexione con el autor sobre las diferencias y el valor de saber entender y amar a los otros, de apreciar lo amargo y lo bueno de la vida. Invita al lector, también, a convencerse de lo importante que es estrechar lazos con la familia —la presencia de la madre, el padre o la abuela es vital en esta novela—. Todo esto unido a una prosa totalmente magistral, llena de poesía —cómo no—, con profundas reflexiones y sinceros sentimientos.
Elena Montagud
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario