lunes, 25 de marzo de 2013

EL YUGO DE LA GUERRA. Leonid Andréyev


Título: El yugo de la guerra
Autor: Leonid Andréyev
Traducción: Rafael Torres Pabón
Editorial: Berenice
Págs.: 144
Precio: 16 €

El yugo de la guerra, escrito por Leonid Andréyev (1871-1919) y publicada por la editorial Berenice, es una novela escrita en forma de diario, uno que lleva su protagonista Ilya Petrovich, un tenedor de libros de Petrogrado que lo empieza para contrarrestar lo que no va entiendo de la guerra, de la Gran Guerra.
Ilya es un hombre normal, más bien corriente, que vive con su mujer y sus tres hijos, a los que a veces viene la suegra a visitar. Su edad, cuarenta y cinco años, le preserva de irse al frente a luchar, queda en la ciudad y va anotando lo que no comprende de la situación que le ha caído encima. Para él, un hombre más bien egoísta, la guerra es un cúmulo de inconvenientes domésticos y diarios que lo incomoda, que hace que su vida no sea tan tranquila y agradable; le molestan las noticias que lee sobre la guerra, a la que ve como algo, no solo innecesario y lejano, sino cruel e incomprensible. Nota como los demás van tomando consciencia, van acoplándose a las circunstancias. Él se queja, por ejemplo, que al irse su mujer a trabajar como voluntaria de auxiliar de enfermera para los heridos, su casa, sus hijos, quedan desatendidos. A los heridos ni les presta atención, al menos al principio.
Le cuesta mucho salirse de su yo cómodo y le cuesta aún más darse cuenta de lo que significa estar en guerra. Su cuñado, que sí está en el frente, muere; su hija, la más querida, por falta de médicos disponibles, también; su suegra viene a vivir con ellos y va perdiendo la razón. Esto lo ve como algo que trae la guerra, lo siente como un ataque contra él, contra su vida.
Aún le queda mucho para asimilar lo que sucede más allá de su vida: lo que está sucediendo ahora en la Vida.
Pierde su trabajo, sus esperanzas, decide acabar con todo; sigue siendo un ombligo, hasta que algo pasa.
Su diario nos cuenta sus pensamientos, sensaciones, nos aporta la voz crítica sobre la sinrazón de la guerra, nos presenta cómo su día a día se va rompiendo, desmenuzado entre las ruinas de una guerra incomprensible, ante unos hechos que nos superan a todos y a todo. Su visión, su dolor, su vida, que tiene el derecho a defender, los consuelos a los que intenta aferrarse, la postura que va cambiando, el hecho de entender, aún sin aceptar lo que está sucediendo, está contando con una sinceridad, unas emociones y una veracidad que nos acerca a ese Ilya y nos compadecemos de él, de todos lo que malviven en situaciones más allá de las que un destino normal les habría dado.
El diario de Ilya, es decir la novela El yugo de la guerra, es un testimonio humano de la inhumanidad que trae la guerra, de lo que es la guerra.
Eva Monzón Jerez

No hay comentarios:

Publicar un comentario