lunes, 11 de marzo de 2013

El CONDOTIERO. Georges Perec


Título: El Condotiero
Autor: Georges Perec
Traductor: David Stacey
Editorial: Anagrama
Págs: 192
Precio: 17,90 €

Gaspard Winckler es un falsificador de cuadros, un tipo que vive y se nutre en el anonimato, un ejecutor excelente. Domina la técnica de un modo maestral, pero le falta el duende creativo.
Winckler trabaja en un sótano que ha acondicionado para el caso. Dispone de todo lo necesario para una vida tranquila. El cuarto hace las funciones de dormitorio y de taller. Cobra bien por su trabajo y a menudo puede tomarse vacaciones casi sin dar explicaciones. Pero por una razón, que no se desvela al inicio, Gaspard Winckler mata a Madera, al parecer uno de sus celadores, y a partir de ese momento su vida pende de un hilo.
El Condotiero de Georges Perec esconde en su fórmula hasta tres relatos, todos ellos igual de interesantes. En un primer término encontramos la propia historia que en la novela se cuenta: la vida del falsificador Gaspard Winckler y los motivos por los cuales mata a Madera. Recuerda el tipo de narración a la obra El extranjero de Albert Camus. No conviene olvidar que ambas se escribieron en las mismas fechas, por autores francófonos y el factor desencadenante o el incidente incitador que provoca la trama es el mismo. Del mismo modo la atmósfera opresiva que propicia Perec es semejante a la que creó el premio Novel, Camus.
En segundo lugar hallamos la historia real del verdadero cuadro El Condotiero y de su autor, Antonello da Messina, que Gaspard Winckler pretende imitar, o eso es lo que se entiende al principio. Georges Perec consigue que penetremos el alma del personaje que posa en el cuadro, que vayamos más allá de su pose altiva y sonrisa desdeñosa.
Sin embargo, es la tercera historia la que más puede sorprender, incluso fascinar por el cúmulo de casualidades que entraña, y es la que atañe al libro, el tan famoso making-off. Y es que El Condotiero, publicado hoy por la Editorial Anagrama, es la primera novela de Georges Perec. Creada entre los años 1957 y 1960, permaneció inédita hasta nuestros días, treinta años después de la muerte de su autor, el 3 de marzo de 1982.
El Condotiero es una novela de juventud, cuyo manuscrito fue rechazado en su época y que Perec guardó celosamente, como él dijo esperando que “un exegeta fiel lo encuentre en un viejo baúl que te haya pertenecido y lo publique”.
El Condotiero está narrado en un fluir de conciencia del protagonista, con algunos diálogos insertados en algunos capítulos. Nos ofrece en su conjunto las claves para entender el resto de la obra del autor. Georges Perec entendía la literatura como un juego. Para un traductor es terriblemente difícil acometer un texto como los de Perec, un escritor que no se limitaba a explicar la historia, sino que trataba de dejar su impronta en el lenguaje a cada momento, que experimentaba con las palabras, los sonidos y los conceptos de una manera constante, casi central. El traductor del libro, David Stacey, logra transmitir esa esencia, la magia de un autor que siempre ha suscitado la polémica. En definitiva, un escritor que no deja indiferente.
Fernando Roye

No hay comentarios:

Publicar un comentario