lunes, 18 de febrero de 2013

MATAR A LINCOLN. Bill O´really y Martin Dugard


Título: Matar a Lincoln
Autores: Bill O´really y Martin Dugard
Traducción: Paloma Gil Quindós
Editorial: La Esfera de los Libros
Págs: 392
Precio: 23,90 € / 9,49 € (ebook)

Con la película de Spielberg recién estrenada, fresca en la mente de los espectadores, resulta muy atrayente leer este libro,  porque en teoría va a completar toda la información sobre el magnicidio, y la suerte posterior de sus protagonistas, que el film no nos proporciona.
Ahora bien, nada más empezar la lectura, raudamente nos damos cuenta de que no estamos ante un libro de Historia como tal. Esto es, un libro serio de investigación, análisis, causas y conclusiones, sino ante una vertiginosa narración novelada de hechos reales, donde los autores no dudan en cargar tintas sensacionalistas en la descripción de unos personajes que veremos como héroes (Lincoln, Lee, Grant) o como villanos (John Wilkes Booth y pandilla, Andrew Jackson o Staton). Y tal vez por esta vocación épica del libro, más significativa aún que la clara intención divulgativa que ostenta, es muy posible que  “Matar a Lincoln” se haya encumbrando a la lista de los más vendidos en su país de origen, por encima de otros libros más rigurosos y serios sobre el tema, como “La caza del asesino” de James L. Swanson, publicada hace un par de años por Planeta y también con película de Robert Redford a cuestas.  Aunque hay que reconocer que la lectura de ambos reportajes no es incompatible y sí muy aconsejable. El volumen que nos ocupa tal vez no provoque reacciones entusiastas entre los historiadores, pero sí estoy segura de que encantará a todos aquellos que deseen saber más sobre la historia de los Estados Unidos.
Porque de no haberse producido el teatral asesinato de Abraham Lincoln, sic semper  tyrannis, las heridas profundas del Sur, tras esquilma consentida y saqueos sistemáticos, se hubieran cerrado mucho antes. Como también se hubiera adelantado, y en muchas décadas, que los negros, ya libres de esclavitud, gozaran de los legítimos derechos civiles que hoy tienen. Ya que no haber existido Lincoln, no sería presidente hoy día Barack Obama. Y de no haber marcado indeleblemente ese asesinato la historia de los Estados Unidos, tal vez a cierto presidente contemporáneo no le hubieran disparado en Dallas.
La narración de este libro se inicia el 1 de abril de 1865, mientras la guerra sigue su curso final hasta la rendición del general Lee, que se producirá poco después, y termina el 7 de julio del mismo año, con el ahorcamiento injusto y cruel de Mary Surratt, segura cómplice pero no inductora ni ejecutora del complot que condujo al crimen de Lincoln. Una conspiración en toda regla que no quedaría bien dilucidada en el juicio de rigor, muy interesante y complejo porque en él participó nada menos que trescientos sesenta y seis testigos. Juicio que no se nos detalla en el libro, aunque sí, y con bastante minuciosidad, los distintos avatares que, por intentar ponerse a salvo, corrió el asesino.
La historia de los Estados Unidos, principal potencia económica y militar desde mediados del siglo XX, determina en no poco la nuestra. Y este apasionante suceso podría ser un buen principio para adentrarse en ella. Por eso recomiendo este libro.
Ángeles Prieto Barba

No hay comentarios:

Publicar un comentario