jueves, 7 de febrero de 2013

LOS QUE DUERMEN. Juan Gómez Bárcena


Título: Los que duermen
Autor: Juan Gómez Bárcena
Editorial: Salto de Página
Págs: 128
Precio: 14 €

El libro se titula “Los que duermen” y tiene en la portada un extraño barco-castillo varado en una playa de arena. Lo primero que hago, aparte de mirar tan curiosa ilustración, es preguntarme qué querrá decir el autor de este recopilatorio de relatos, Juan Gómez Bárcena, con eso de “Los que duermen”. Luego me entero de que “Los que duermen” es también un relato de este mismo libro, uno protagonizado por un vigilante nocturno de momias que reflexiona durante su turno de trabajo. Pero, bueno, será mejor que me deje de dar vueltas y os hable de lo que podéis encontrar en esta obra, a ver si al final entre todos descubrimos el doble significado del título.
“Los que duermen” es un volumen compuesto por un total de quince relatos de extensión variable y que se relacionan entre sí, generalmente, a través de algo que aparece en un cuento como punto principal y que se repite en otro como secundario.
La mayoría de estos cuentos se pueden encuadrar dentro de la fantasía y la ciencia ficción, si bien algunos de ellos son más bien intimistas-realistas (“Las buenas intenciones”, “Los que duermen”) o incluso de ficción histórica (“Hitler regala una ciudad a los judíos”, “Cuaderno de bitácora”, “Cuaderno de bitácora II”, entre otros).
En este libro nos encontramos relatos cuya acción transcurre en el pasado remoto, ya sea real o imaginario, en el presente y el futuro.
Creo que los relatos que transcurren en el pasado remoto imaginario serán muy del agrado de los amantes de los mitos y las leyendas, pues son precisamente eso: nuevos mitos y leyendas a tener muy en cuenta. Todos ellos, además, son de lo más épico, con sus dioses, sus reyes guerreros y sus supersticiones, consiguiendo llegar así al sector lector más “guerrero”. Algunos de estos cuentos son “Fábula del tiempo”, “El mercader de betunes” y “Zigurat”.
Los relatos que transcurren en el presente dan buena cuenta de la desesperanzadora realidad actual, sobre todo “Como si”, un cuento en el que una hija que cuida de su madre enferma se debate entre el amor que siente por ella y la desesperación por estar ligada a su progenitora hasta la muerte de la anciana.
Si crudo es el presente para Juan Gómez Bárcena, no menos lo es el futuro para los que despiertan del proceso de criogenia (“2374”) o, más adelante, para los robots que heredarán la tierra (“La espera”).
Sin dejar el tema del tiempo, os diré que en muchos de estos cuentos vais a experimentar curiosos viajes en el tiempo, tanto hacia adelante como hacia atrás. Esto sucede en “Fábula del tiempo”, “La leyenda del rey Aktasar”, “El regreso”, “Zigurat” y “2374”.
Otro tema interesante que vemos repetirse en estos cuentos es la importancia de la religión para los seres humanos, sea esta cual sea. Incluso cuando esta cambia.
La paradoja, tanto en los relatos cuando se leen de forma individual como de forma conjunta (os recuerdo que algunos se relacionan con otros) es también algo esencial en este volumen. Este recurso lo vemos en numerosos de estos cuentos. Yo quisiera destacar dos de ellos: “El padre fundador de Alemania” (cuento en el que el descubrimiento del primer hombre de la raza aria resulta ser otra cosa bien distinta) y “Hitler regala una ciudad a los judíos” (magistral relato en el que se nos narra la pantomima orquestada en un campo de concentración con el fin de que el mundo no supiera las crueldades que allí sucedían).
La paradoja va muy de la mano con otro término en este libro: la relatividad. Y es que en este libro todo es relativo: el precio de las palabras, la felicidad de una reina, los dioses falsos y los verdaderos, la riqueza (que no sirve cuando no se tiene para comer), lo que hubiera sucedido si alguien como Aquiles no hubiera muerto, el asesinato de alguien y el hallazgo de su cadáver cientos de años después, el significado de la muerte, lo que ocurre en un campo de concentración, el significado de la vida para unos y para otros, la enfermedad, la locura, la esperanza…
“Los que duermen”, en definitiva, es un libro de relatos de buena prosa, temática diversa y gran compromiso con los tiempos que corren que, a mi entender pretende abrir los ojos de muchos lectores dormidos. Sumérgete ahora en la complejidad literaria de historias tan atractivas como las que Gómez Bárcena nos ofrece, disfruta con sus tramas y, sobre todo, no dejes de reflexionar con cada uno de estos cuentos. Tanto si eres amante de los cuentos clásicos como de los más modernos, creo que este libro te llegará.
Cristina Monteoliva

1 comentario:

  1. Parece interesante, Cris, me lo apunto. Para un futuro. ;) Buena reseña.

    ResponderEliminar