lunes, 25 de febrero de 2013

EN ALGÚN LUGAR DEBE DE HABER ALGO MEJOR. Rubén Guallar


Título: En algún lugar debe de haber algo mejor
Autor: Rubén Guallar
Editorial: Ediciones Oblicuas
Págs: 128
Precio: 7 €

¿Qué ocurriría si de repente te despertaras por la mañana y te respondieran voces? ¿Si tus noches, tus días y pasiones fuesen un cúmulo de balbuceos contradictorios que te torturan llevándote a la más repulsiva autodestrucción? ¿Qué ocurriría si perdieras la esperanza de vivir de otra forma, si no hubiera un lugar mejor que el de tu presente?
Pedro se levanta todos los días con la esquizofrenia a flor de piel, entre el perfume de sus acompañantes nocturnos y el vacío de enfrentar un día a día que le oprime. Una existencia de la que no parece ver más que desperfectos y sufrimientos. Los de su amiga Carlota, los del amante no correspondido, la cara de la cajera del súper… Parece haber un agujero negro en todos sus pensamientos,  por donde se esfuman irremediablemente el vitalismo, el amor y la esperanza de sus días.
El protagonista de En un lugar debe de haber algo mejor no sólo se siente confundido por la soledad y el nihilismo de una vida que no lo llena, sino que arremete contra una existencia con la que es difícil empatizar,  una existencia inventada en la que es difícil sumergirse: la realidad del yo escindido, incomprendido y plegado tantas veces sobre sí mismo, sobre su  más íntima y limitante realidad, que sólo el empleo de una jerga llana, sin pelos en la lengua y completamente antiliteraria, es capaz de desmontar su esperpento.  
Ejemplos como Puerto Rico o Ricky Martín se perciben como pequeñas obsesiones compulsivas de quien pretende vencer lo absurdo de manera absurda e incongruente. Así, su relato a modo de diario, el género innovador por excelencia,  se convierte en la búsqueda intensa y singular de un joven atormentado por encontrar un lugar mejor.
Ínsaf Larrud

No hay comentarios:

Publicar un comentario