jueves, 21 de febrero de 2013

EL JUEGO DE LAS TRES CARTAS. Marco Malvaldi


Título: El juego de las tres cartas
Autor: Marco Malvaldi
Traducción: Juan Carlos Gentile Vitale
Editorial: Destino
Págs: 216
Precio: 17,90 €

Morir de aburrimiento me parece de lo más normal en un congreso científico internacional (al fin y al cabo,  los participantes se interesan por unos temas; por otros, simplemente, sienten indiferencia o hasta hastío). Que un ponente acabe falleciendo de verdad, ya no tanto. Si el ponente, además, ha muerto por causas sospechosas, estamos hablando de El juego de las tres cartas, la novela de Marco Malvaldi que hoy repasaremos.
El congreso titulado “XII International Wokshop on Macromolecular  and biomacromolecular Chemistry”  tiene lugar en Pineta, localidad cercana a Pisa en la que Massimo tiene el BarLume, lugar de encuentro de su abuelo, Ampelio, y de sus amigos jubilados, Aldo, Gino y Pilade. A Massimo y a Aldo lo contratan para servir el catering en el congreso sin saber que solo llegarán a trabajar un par de días, pues de pronto el profesor japonés Asahara es encontrado muerto. Al principio, se cree que es una muerte natural. Pronto se descubre, sin embargo, que Asahara ha sido asesinado. ¿Conseguirá la policía con ayuda de Massimo encontrar al culpable?
Nadie esperaría que en un congreso al que acuden un buen puñado de respetados científicos de todos los rincones del mundo alguien acabara siendo asesinado. Tampoco que esto ocurra en Pineta, un pueblo tranquilo en el que, casualmente, un año antes ha tenido lugar otro asesinato que, casualmente también, fue resuelto por Massimo, ese chico treintañero con aspecto de talibán, divorciado y licenciado en Matemáticas, para más señas, y sus amigos jubilados (amigos, un tanto a su pesar). Lo que pasa es que El juego del tres es el segundo libro de una serie de obras que comenzara con la anterior, La brisca del cinco. Pero, tranquilos, que aunque estas novelas tengan cierta continuidad, el autor las ha planteado de tal manera que puedan leerse de forma independiente.
El juego de las tres cartas es una novela negra, pues en ella sucede un asesinato que hay que resolver como sea, pero también una historia cómica (de humor inteligente, incluso, a veces, corrosivo) y costumbrista que deja buen sabor de boca. Gracias a un narrador omnisciente, divertido y a veces irreverente, conoceremos a Massimo, el sufridor dueño del BarLumen, y a los entrañables, a la vez que cascarrabias, jubilados que se pasan la vida en el bar. También a Tiziana, la camarera del bar con dotes para la decoración y a Snijders, un estrafalario profesor holandés más interesado por la comida y los lugares de Italia que por el congreso en el que participa, entre otros muchos personajes.
No se trata esta de una novela negra de trama enrevesada, compleja, sino todo lo contrario. Lo más destacable de esta obra es que mientras el misterioso caso se resuelve, y siempre gracias al ya mencionado narrador que todo lo sabe, conoceremos un poco más sobre la personalidad de los distintos tipos de italianos, sus costumbres, sus formas de comportarse, etc. Especialmente interesante me ha parecido la parte en la que Massimo, el chico que dejó el doctorado para convertirse en camarero, explica detalladamente los problemas que tiene la universidad en Italia actualmente.
El juego de las tres cartas, en definitiva, es una novela que mezcla el asesinato con el humor y la actualidad italianas; una obra inteligente, en cierta medida comprometida, fresca y divertida que resultará grata tanto a los amantes del misterio como a los que esperan simplemente leer algo diferente escrito más allá de las fronteras nacionales. Sumérgete ahora entre las páginas de este libro y conoce a Massimo y los jubilados, entiende sus distintas posturas (o diferencias generacionales), sigue las pistas del asesino y descubre finalmente que la respuesta a veces puede estar en un sencillo juego de cartas.
No es de esperar que un congreso científico acabe en asesinato. Tampoco que el asesino sea descubierto por un camarero, y no la policía. Desde luego, estas cosas solo pueden pasar en Pineta, el pueblo cercano a Pisa. Si quieres saber más sobre el tema, y muchas otras cosas, no dejes de leer “El juego de las tres cartas”, una novela italiana la mar de original.
Cristina Monteoliva
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario