jueves, 17 de enero de 2013

NORTEAMÉRICA PROFUNDA. Juan Carlos Márquez


Título: Norteamérica profunda
Autor: Juan Carlos Márquez
Editorial: Salto de Página
Págs: 99
Precio: 13 €

No voy a ahondar ahora en el sentimiento amor/odio que me producen los concursos literarios. Obviaré por un momento lo negativo que en ellos he encontrado y volveré a pensar en aquello que me impulsaba a mandar mis obras a aquellos certámenes hace tiempo: el premio económico y la posibilidad de ver publicados tus escritos. Sí, eso está muy bien; aunque, ¿y si la publicación no es de relevancia? ¿Qué pasa si solo te dan la posibilidad de publicar unos pocos ejemplares de tu libro de relatos, novela, ensayo, lo que sea? Tu obra llegará a muy pocos lectores, incluso si esta se convierte, Dios lo quiera, en un libro de culto. Esto es lo que sucedió con Norteamérica profunda, el libro de relatos de Juan Carlos Márquez que obtuvo el premio Unión Latina en 2003 y el premio Rafael González Castell en 2005. ¿Qué por qué hablamos de este libro? Porque la editorial Salto de Página ha tenido a bien reeditarlo para disfrute de los fans incondicionales de este singular autor, los que tengan curiosidad por conocer más de la obra del prolífico Márquez y los amantes de los buenos cuentos, en general.
Norteamérica profunda es un volumen breve (no llega a las cien páginas), precedido en este caso por un prólogo escrito por Jon Bilbao, que nos ofrece un total de cinco relatos que nos harán recorrer Norteamérica ya no solo en el espacio, sino también en el tiempo, además de ofrecernos la posibilidad de conocer las distintas culturas que lo han habitado y la habitan, y los más variadas personalidades y sentimientos de sus protagonistas.
Los relatos tienen el nombre de las ciudades más significativas de cada uno de ellos: Delaware, Memphis, Bloomington, Saint-Raphaël, Churchill; localidades, muchas de ellas, que sonarán poco o nada al lector por no salir continuamente en el cine o la televisión. Pero, ¿acaso no se merecían también estas ciudades de la América más auténtica un reconocimiento?
Memphis es el único relato cuyo narrador es un ser omnisciente. El resto de cuentos están narrados en primera persona por el protagonista de turno, lo que nos hace sentirnos más cercanos tanto a este personaje principal como a sus vivencias.
Otra característica a destacar de estos relatos es la ausencia en ellos de finales grandilocuentes. Lo importante aquí es la historia que se narra desde el principio hasta el final. Las últimas líneas nos dan a entender que la historia sigue, podamos nosotros conocerla o no. Como la vida misma.
Todo comienza en Delaware, lugar en el que los colonos se han asentado. Los indios acechan, quieren recuperar las tierras perdidas. La angustia reina en el lugar, es difícil saber quiénes serán los vencedores en esta guerra desigual.
En Memphis conoceremos a dos presos. Uno de ellos sale libre. Es afroamericano y corren tiempos donde el color de la piel supone aún un problema para muchos infraseres (algunos no merecen el calificativo de seres humanos). La cuestión es: ¿podrá nuestro amigo expresidiario aguantar el tipo?
En Bloomington conocemos a un muchacho desde su adolescencia hasta su edad adulta. Su padre ha muerto en la guerra de Vietnam y su madre se ha casado con un excombatiente que al chico no le gusta. Tiene razón en pensar así, aunque no sabremos el por qué hasta el final de la historia.
Saint-Raphäel es una historia de ricos venidos a menos y nuevos ricos que se encuentran para pasar unas no tan idílicas vacaciones.
Finalmente llegamos a Churchill, el último cuento y un magnífico colofón final para este libro. Churchill es la historia desgarradora de una pareja que persigue magníficas luces en el cielo. A ella le queda poco tiempo de vida y él lo sabe. Imaginaos la alegría y el sufrimiento que supone este viaje.
Norteamérica profunda, en definitiva, es una obra que nos invita ya no solo a recorrer rápidamente y de forma original la historia de América del Norte a través de cinco relatos, sino también a conocer las distintas clases sociales, los distintos estilos de vida y las distintas personalidades que habitan en sus páginas. Bucea ahora tú también en las profundidades de Norteamérica, en sus paisajes físicos y humanos, en sus bondades y sus maldades, en sus alegrías y sus penas. No tardarás mucho, y estoy segura de que el viaje te resultará de lo más enriquecedor. ¿Te atreves a comprobarlo?
Cristina Monteoliva
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario