jueves, 10 de enero de 2013

EL PENTATEUCO DE ISAAC. Angel Wagenstein


Título: El Pentateuco de Isaac
Autor: Angel Wagenstein
Traductora: Liliana Tabákova
Editorial: Libros del Asteroide
Págs: 316
Precio: 18,95 €

Al principio de Las alas de la vida, el médico Carlos Cristos, aquejado de una enfermedad degenerativa que no le hace esperar otra cosa que la muerte, cuenta a la cámara que a lo largo del documental iremos teniendo conocimiento de una vida por lo general terrible, pero que, en la medida de lo posible, se tratará de contar con una sonrisa. El Pentateuco de Isaac parece redundar en esa premisa y cuenta una historia enmarcada en una época terrible (reza el subtítulo del libro: “sobre la vida de Isaac Jacob Blumenfeld durante dos guerras, en tres campos de concentración y en cinco patrias”), pero lo hace sin olvidar el humor y el texto está trufado de numerosas anécdotas y chascarrillos judíos.
El libro ofrece un testimonio de la cara más negra del siglo XX (las dos guerras mundiales, el auge de los fascismos, el holocausto judío…) desde la perspectiva de este personaje, Isaac, a quien le toca nacer en un territorio y una época convulsos:
“Es una ley natural: los fuertes se comen a los débiles, pero su apetito suele ser demasiado grande para su capacidad digestiva, por eso les dan diarreas y ardores que se curan con revoluciones. Estas últimas crean el caos y del caos nacen mundos nuevos; ojalá el mundo de mañana nos salga menos cagado que el de ahora.”
Se trata de una historia ágil narrada con desparpajo, con una sana ironía. Otra reflexión interesante, acerca de la tergiversación que se hace con el tiempo de las ideas, la encontramos cuando un personaje dice: “Acuérdese de que ni Karl Marx fue marxista, ni Cristo cristiano”. Ni Kafka kafkiano, ni Dante dantesco… Y podríamos seguir. Otra pregunta que nos asalta leyendo libros como este es si el simple hecho de narrar una realidad terrible asegura la calidad literaria. Ahí la dejo.
El pentateuco de Isaac parece en cierto modo un cruce entre El papel de mi familia en la revolución mundial de Bora Ćosić y La vida es bella de Roberto Benigni. No es denso y difícilmente aburre. En su contra puede jugar, eso sí, el cansancio que existe ya sobre estos temas. Y a su favor, además de los méritos del libro, nuestra debilidad por los libros de esta editorial. Uno lee ya un Asteroide como un niño con rotuladores nuevos.
El pentateuco de Isaac (1998) forma parte de la trilogía del búlgaro Angel Wagenstein, novelista tardío, sobre la situación de los judíos en el siglo XX. Los restantes títulos, de lectura independiente y publicados en España por esta misma editorial, son Lejos de Toledo (2002) y Adiós, Shangai (2004).
Jesús Artacho Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario