lunes, 7 de enero de 2013

CIUDADES DE LA BÉTICA. Juan Eslava Galán


Título: Ciudades de la Bética
Autor: Juan Eslava Galán
Editorial: Fundación José Manuel Lara
Págs: 262
Precio: 22 €

“Ciudades de la Bética”, ensayo de divulgación histórica, es uno de esos libros que conviene tener en cuenta en esta autoimpuesta pesadilla que vivimos cada año, previos a esos amables ancianitos, repartidores de obsequios onerosos, que con esta crisis deberían estar ya jubilados. Siendo como es un libro perfecto para disfrutar y regalar. Una apuesta segura.
Para definirlo así, tenemos en cuenta su cuidada y cómoda encuadernación, también el estupendo trabajo ilustrativo en los que cabe destacar los instructivos dibujos de Ana Miralles, y  sobre todo por el diálogo que establecen dos curiosos carcamales, amigos vetustos como los Reyes Magos que deciden, a falta de distracciones con tórridas féminas para las que ya no están dotados (ay de los vencidos), recorrerse la Andalucía romana, otra hembra que tal baila. 
Hablamos de Bonoso, docto, lúbrico y redicho, metido en buenas mantecas gracias a su aversión al deporte y a sus aficiones gastronómicas, y de Angus, curioso espécimen escocés con menos tripa, quien muy gustosamente se prestará a conocer no sólo las glorias del Imperio, sino también las antiguas hazañas arqueológicas de su amigo (por lo visto un Indiana Jones en su época), así como las virtudes del cazón en adobo, los cortadillos arjoneros o la manteca colorá. Porque este periplo que Juan Eslava nos propone es, además de histórico, alimenticio, bucólico y muy divertido.
Debemos tener en cuenta que el objeto de este volumen no consiste en relatarnos la historia de la Bética, ni siquiera dárnosla a conocer de manera exhaustiva, sino más bien describirnos la vida cotidiana de aquellos antiguos pobladores y sobre todo, enumerar y destacar cuánto de ellos  aún perdura en nosotros, los andaluces: la lengua, el sistema legislativo, la concepción de la vida pública, las grandes obras de ingeniería, la arquitectura doméstica, la diversión mediante espectáculos públicos, la industria y cultura del vino y del aceite. Lo que constituye, en definitiva, nuestras auténticas raíces.
Un paseo por Itálica, Bolonia, Acinipo, Carmona, Astigi y buena parte de la provincia de Jaen, con especial interés en las minas de Cástulo, nos servirá asimismo para que contemplemos con una perspectiva más amplia el fenómeno de la completa romanización de Andalucía, quien a su vez proveyó al Imperio no sólo de riquezas, sino también de grandes hombres que lo sirvieron y engrandecieron: Trajano, Adriano, Séneca o Columela. Pero también para que entendamos su postración y decadencia con el arribo y triunfo del cristianismo, las invasiones bárbaras, las hambrunas y el abandono de la vida urbana. A pesar de eso, cerraremos este libro con una gran sonrisa, pues la promesa de degustar unos ricos piononos y el incombustible humor de Juan Eslava, se encargarán de ello.
             Ángeles Prieto Barba

No hay comentarios:

Publicar un comentario