jueves, 31 de enero de 2013

BAILANDO EN ODESA. Iliá Kamínsky


Título: Bailando en Odesa (edición bilingüe)
Autor: Iliá Kamínsky
Traducción: Gustavo A. Chaves
Editorial: Libros del Aire
Páginas: 154
Precio: 15 €

Para escribir es necesario ser extranjero: de uno mismo o separado de la tierra que nos ve nacer. Ósip Mandelstam, desterrado a los Urales por Stalin a causa de un poema nunca dejó Rusia, pero fue un “inmigrante espiritual”. Años después, el niño Iliá sí abandona Rusia, siguiendo la ruta de tantos, para construir una patria solo posible en “un lenguaje más oscuro en el que imaginación / es la única palabra”. Luego dirá: “Me fui para siempre de tu Rusia, con poemas cosidos en mi almohada / apurándome hacia mi propio entrenamiento”.
Alejarse de la tierra natal implica construir una nueva casa: “en una ciudad que no pertenece a nación alguna / sino a todas las naciones del viento”. Kamínsky consigue ser ciudadano del mundo, “en una casa cuyo techo sea mi vida”, pero sin olvidar la casa-patria: “Creo en la infancia, una tierra natal de exámenes de matemáticas / que vuelven y no vuelven”.
Música humana. Ilyá Kamínsky (1977) es sordo. Señalarlo no busca compasión. Apunta al encuentro con la música como lenguaje profundo: “Me imaginaba que su voz debía oler a naranjas”. No es casual que su primera obra (Música humana, incluida en este libro) aluda al sonido, como Bailando en Odesa al ritmo.
Kamínsky, reconocido con entusiasmo por la crítica, es absolutamente original. Inscrito en la tradición de inmigrantes rusos a EE. UU., como Brodsky, sus poemas conjugan la magia y el asombro con la detallada observación del mundo cotidiano.
El libro abre con “Oración del autor” (“Si he de hablar por los muertos, tendré que abandonar / este animal que es mi cuerpo.”) y cierra con “Alabanza”. En medio, cuatro partes diversas en tono y estilo. En apéndice para esta edición castellana se agrega “Sonia y su cuento de hadas”, publicado en la revista Harvard Review.
“Bailando en Odesa”, primera parte, es el preámbulo del viaje: “Yo recuento la historia que la luz bosqueja / en mi mano”. Está ahí la observación aguda sobre la propia persona y su familia. La segunda, “Música humana, es una elegía por Mandelstam que mezcla versos íntimos con una prosa que nos acerca a la vida de este autor, a quien describe como “Un Orfeo moderno: lo enviaron al infierno y nunca regresó”. La tercera parte, “Natalia”, ofrece poemas escritos en un lenguaje que provoca extrañezas: “La parte de atrás de su rodilla: un territorio bendito. Ahí guardo mis deseos [] Déjame besarte adentro de tu codo, / Natalia, hermana de los cuidadosos”. La cuarta sección, “Músicos ambulantes”, rinde homenaje a voces que lo rodean desde un pasado mítico: Celan, Babel o Tsvietáieva lo acompañan en ese descubrimiento de sí mismo.
El libro es la forma de Kamínsky para asimilar una nueva cultura. Sus poemas son el itinerario de un inmigrante sordo que debe aprender a conciliar pasado y presente, su patria de nacimiento con la actual y la música de la tradición con su propia música interna. Pero el tema de la migración y el dolor del desarraigo, tan caro a la tradición literaria rusa, adquiere un nuevo cariz en sus manos. Su obra es una celebración antes que un lamento. El poeta, con acento crepuscular, parece reconciliado con su “destino”.
Si en “Oración del autor” hay deseo de llevar a buen término su tarea, “Alabanza” es el logro: “una mujer pide un cuento con un final feliz. No tengo ninguno […] —al ritmo de la nieve / las torpes frases de un inmigrante acaban en discurso”. Delicado en la forma, épico en el tono, es un cierre espectacular para un libro maravilloso.
Traducir. La oportunidad que tiene ahora el lector hispanoamericano de encontrarse con la obra de Kamínsky es de suma importancia, y que sea gracias a un traductor costarricense no es un acontecimiento menor. G. A. Chaves ha retomado una tradición rica en las letras castellanas, que tuvo grandes exponentes en Costa Rica, como José Basileo Acuña o Joaquín Gutiérrez, pero que ha sido descuidada recientemente, como si el diálogo que atraviesa los lenguajes no fuese importante y los poetas no se preocuparan más por esas músicas en otros tonos y latitudes.
La traducción de Bailando en Odesa nos enfrenta con una obra que va en camino de convertirse en clásica. El trabajo de Chaves es enorme, igual que lo fue su traducción de Robinson Jeffers (Fin del continente. Antología mínima), y esta labor debe ser reconocida, porque ha vuelto a poner en primer plano la importancia de la traducción gracias a esta “historia personal en clave de sueño” -como afirma en el prólogo-, un sueño desde el que Kamínsky nos interpela: “Escúchame contar este cuento / desde los confines imaginados de la tierra”.
Gustavo Solórzano-Alfaro

MARX Y LINCOLN. GUERRA Y EMANCIPACIÓN.


Título: Marx y Lincoln. Guerra y emancipación
Selección y prólogo: Andrés de Francisco
Estudio introductorio: Robert Blackburn
Traducción: Andrés de Francisco, Antonio Lastra y Javier Alcoriza
Editorial: Capitán Swing
Págs: 215
Precio: 17€

¿Sabía usted que el Partido Demócrata de los Estados Unidos, sí, ese mismo del que hoy es líder indiscutido Barak Obama, era en 1860 el partido de los esclavistas y valedores de oligarquía rural cuya economía se fundamentaba en semejante modo de explotación? ¿Sabía que el adalid a ultranza de la emancipación de los esclavos negros, Abraham Lincoln, se definía a sí mismo como un “wihg” (republicano) a machamartillo, y que con el apoyo de ese mismo partido alcanzó la presidencia de la nación, combatió por la Unión y abolió la esclavitud? Al final (eso sí lo sabe todo el mundo), pagó con la vida aquella entrega insobornable a los dos grandes principios que rigieron su trayectoria política y acción presidencial: la consolidación de la Unión como una tierra de libertad y la defensa de la igualdad y dignidad de los seres humanos conforme a lo proclamado por la Constitución de los Estados Unidos: “Todos los hombres nacen libres e iguales”.
La política y la historia entrañan a menudo estas paradojas. Y deparan momentos de convergencia (aunque sea únicamente en función de intereses puntuales), entre formaciones políticas e individuos situados en extremos ideológicos completamente opuestos. (No me resisto a poner otro ejemplo, a riesgo de excederme en el excurso: la coincidencia táctica y el apoyo mutuo, en los años 60 y principios de los 70 del siglo XX, entre los movimientos radicales de emancipación de la minoría negra musulmana, con Malcolm X entre sus dirigentes, y el Partido Nacional Socialista de los Estados Unidos).
Con Marx y Lincoln sucede exactamente lo mismo. La propuesta abolicionista de Lincoln y sus partidarios, si bien no fue el motivo principal de la guerra civil americana sí hizo confluir y concitó, como por otra parte era de lógica, la adhesión de todas las organizaciones obreras internacionales, entre ella las AIT presidida por Marx. Lincoln era partidario entusiasta del trabajo asalariado, la libre empresa, la iniciativa privada, el beneficio capitalista... Era un liberal en toda regla, de libro. Marx consideraba el trabajo asalariado como una forma disimulada de esclavitud, la venta de la fuerza de trabajo como “alineación” y el no va más de la explotación (por lo refinado del método, de una perversa eficiencia), y sobre lo que opinaba del capital escribió dos tomos enormes, divididos en seis libros, y en ninguna de aquellas páginas dijo nada bueno sobre él. Sin embargo, la causa antiesclavista unió momentáneamente los intereses de ambos. A Lincoln le convenía cierta “agitación” respecto a la controversia en Europa, sobre todo en Inglaterra, cuyos sucesivos gobiernos (más ultraliberales aún que el propio Linoln, y desde luego con una perspectiva sobre el asunto protoimperialista) habían apoyado tradicionalmente a los secesionistas del sur, quienes se oponían a la política arancelaria del norte, reclamaban su soberanía para decidir sobre cuestiones “propias” como el modo de producción y el trabajo esclavo, y entre otros desplantes amenazaban con unirse a la órbita de países aliados política y comercialmente con Gran Bretaña (el embrión de la Commonwealth). Esta predisposición a abandonar la nación americana para integrarse en un pacto de soberanía económica y política con la antigua potencia colonial fue, en definitiva, el desencadenante de la guerra. Y una guerra se gana en muchos frentes, de eso también estaba convencido Lincoln. En Marx y la Asociación Internacional de Trabajadores encontró útiles aliados para su “guerra ideológica” en Europa.
Cierto, la política y la historia tienen momentos complejos, contradictorios, “curiosos”. La correspondencia (escueta aunque de sumo interés) entre Marx y Lincoln (1861/1863), es una buena muestra de ello. Y la editorial Capitán Swing ha hecho muy bien en editarla junto con los clarificadores estudios y comentarios previos de Andrés de Francisco y Robert Blackburn y bajo el nombre de Marx y Lincoln. Guerra y emancipación. Una iniciativa de agradecer.
José Vicente Pascual

MIRANDO AL SUR. Andrés Alcaraz Alcaraz


Título: Mirando al sur
Autor: Andrés Alcaraz Alcaraz
Editorial: Ediciones Atlantis
Págs: 263
Precio: 19 €

“Mirando al sur” es un libro interesante desde mi punto de vista, con diferentes narrativas  de diferentes cuestiones, cada una enmarcada en el territorio de Andalucía, predominando Córdoba como sitio preferido por el autor pues es el lugar al que más alusión hace.
Al final del mismo nos podremos encontrar poemas y canciones, siempre como tema principal Andalucía.
El libro nos expone a su gente, sus costumbres, su forma de pensar. Sus personajes llenos de la simpatía y sencillez.
Cada narrativa cambia de lugar y si es necesario hasta de época, conservando su esencia.
La primera narrativa te lleva a los caballeros hidalgos de antaño, el dialogo cambia con la  cortesía que entonces reinaba y se nota hasta en los labriegos que entonces moraban.
Algunas más: Frustración e ilusión de Antón, hombre sencillo donde los haya. El personaje siente miedo a morir, que es lo único que con su dinero, todo el que posee desde su nacimiento no va a impedir que llegue el momento.
La emigración es una historia que trata como los andaluces para sobrevivir o por ofrecer mejor vida tuvieron que salir de su amada tierra y cambiar sus costumbres, adaptarse a otras circunstancias.
Córdoba: detallada explicación de su  niña bonita, fuente de  inspiración para muchos poetas que allí hallaron su musa.
Mientras unos son amantes de las tradiciones, sobre todo de la Semana Santa, otros quieren dejar algo más de modernidad. Así lo demuestran por una cartelera de cine por el que habrá conflictos.
Cuando sus relatos  terminan, pues hay algunos más, empiezan sus poemas: uno por cada una de sus provincias, cada una con su encanto, cada una con  su magia. Él las describe perfectamente.
Luego sus costumbres, sus sufrimientos, sus oraciones, sus saetas, todo en verso o romance que te harán la dicha y te transportaran en sueños a Andalucía.
Elisabeth Martínez

LA GUERRA DE LA DOBLE MUERTE. Alejandro Castroguer


Título: La guerra de la doble muerte
Autor: Alejandro Castroguer
Editorial: Almuzara
Págs: 408
Precio: 20 €

Hay quién había perdido la fe en el género de terror, más exactamente en el subgénero de los zombis. Y eso era porque hasta hace bien poquito lo que se nos ofrecía carecía de una calidad que el público solicitaba desde hace bastante y lo único que se nos ponía por delante eran películas de serie “C” (porque no llegaban ni a la B, con zombie renqueantes que susurraban “cereeebroooo”) en aquellas películas infames de final de los setenta.
Parece ser que con el renacimiento de la moda de los “podridos”, gracias a The Walking Dead, 28 días después, o Guerra Mundial Z, escrita por Max Brooks y publicada por esta misma editorial que pronto podremos ver en los cines y que protagoniza Brad Pitt (otro atractivo más para ir a verla) ha generado una demanda de libros sobre zombis, y en el panorama nacional tenemos un elenco de escritores para deleitar nuestro paladar literario que no deja nada al deseo de buscar novelas extranjeras (que parece que el santo (o escritor) de cuanto más lejos, más milagroso).
La novela cuenta la historia de Salvador, Jonas y Judith, tres personas que tras haber muerto y resucitado, han perdido casi todos sus recuerdos e intentan sobrevivir (pese a que ellos están muertos) intentando huir de los humanos, aunque ellos los buscan para devorarlos puesto que son “comida”. Ellos son las “víctimas” y en ocasiones más humanos que los humanos que salvajemente les dan caza.
La Editorial Almuzara, tiene en su haber la primera novela sobre zombis del escritor español Alejandro Castroguer, que se ha metido a la crítica en el bolsillo y después nos ha sorprendido con otra novela de temática similar.
El libro que nos ocupa es 'La Guerra de la Doble Muerte', una novela ambientada en tierras andaluzas que se ven infectadas por un patógeno que asola su geografía. Castroguer ha creado unos personajes que logran traspasar el papel con unas descripciones y unas personalidades propias que hacen de su lectura un deleite para las neuronas acompañadas por unos escenarios sensacionales para el desarrollo de la trama.
Quizá el libro de Alejandro nos sorprenda, pues no es un libro de zombis tradicionales, ni sobre humanos que intentan desesperadamente sobrevivir a una pandemia que no entienden. El punto de vista que nos presenta el autor es justamente el de los muertos vivientes. Unos seres con un instinto primario muy desarrollado en el que necesitan comer carne fresca y de palpitante corazón, unos seres que razonan, piensan y aunque no mantienen unos recuerdos fidedignos de su vida, buscan desesperadamente escapar de los humanos que los persiguen para exterminarlos. Unos seres que sufren.
Desde luego, una genialidad desde mi humilde opinión. Puesto que, ¿quién se ha puesto alguna vez en el pellejo de su verdugo?
Aída Albiar García
 

LANTANA: DONDE NACE EL INSTINTO. Darío Vilas


Título: Lantana: donde nace el instinto
Autor: Darío Vilas
Editorial: Dolmen
Págs: 256
Precio: 16,95 €

Uno de los factores que más me atraen de los libros de zombis es la explicación que se le da a la aparición del fenómeno. Admito que soy especialmente puntillosa en cuanto a las razones científicas, cuando las hay (cosas de haber estudiado una carrera de ciencias). Aunque también que me gusta que me sorprendan con explicaciones nada convencionales como, por ejemplo, la que encontramos en “Lantana: donde nace el instinto”, la novela de Darío Vilas que hoy os vengo a comentar.
Nacho, un joven gallego, viaja a la próspera ciudad de Lantana, en el sur de España, con la excusa de un trabajo en una de las fábricas de la localidad. En realidad Nacho huye de su eterna soledad de niño de padres desinteresados y juventud inadaptada, y espera comenzar una nueva vida en la ciudad en medio del desierto. ¿Será esto posible? El conocer a Mari y su hija Ángela en su mismo bloque, y luego a Niilo, el mendigo violinista, le hará pensar que sí. Sin embargo, hay algo raro en Lantana, algo relacionado con el pozo que desde hace años se excava en su desierto. Eso que Nacho no sabe explicar le perseguirá día y noche hasta por fin hacerse del todo visible. Y cuando lo haga, ya nada volverá a ser igual para la humanidad.
Un zombi es un muerto que anda, gruñe y devora personas, por increíble que esto resulte. Si bien la explicación clásica a este curioso fenómeno la encontramos en el vudú y en los años setenta u ochenta nos querían convencer que todo era culpa de un vertido tóxico o nuclear, en los últimos tiempos, la enfermedad de los zombis se ha intentado explicar por la aparición de un temible virus. Todo esto está muy bien, pero si el zombi en sí es algo sobrenatural (tanto como los vampiros, los fantasmas y los hombres lobo), ¿por qué no darle una razón de corte fantástica al asunto? Y si el motivo es la mar de terrorífico, como el que encontramos en el misterioso pozo de Lantana, mejor que mejor, ¿no creéis?
“Lantana: donde nace el instinto”, aparte de ser la precuela de “Instinto de superviviente”, es una novela de zombis totalmente atípica. Primero, porque salen menos zombis que en otras novelas del género (lo cual tiene sentido si tenemos en cuenta que esta novela intenta dar una explicación al brote de muertos vivientes).
Segundo, porque si bien hay acción, misterio y grandes dosis de terror psicológico, lo más destacable es el carácter intimista que el autor le ha querido dar a esta obra. Esto lo consigue con un narrador en primera persona, el mismo protagonista, Nacho, ese chico solitario en busca de una vida social y afectiva plena que no solo nos cuenta lo que hace desde que llega hasta la inquietante y ficticia ciudad de Lantana, sino también parte de su triste pasado así como todo lo que siente en cada momento.
Y en tercer lugar, precisamente para darle un carácter más genuino e intimista, porque la prosa en sí está mucho más cuidada que en las novelas del género.
Llegados a este punto, y antes de terminar esta reseña, he de decir que aunque “Lantana: donde nace el instinto” es el segundo libro de la trilogía de Darío Vilas, no es necesario que hayas leído “Instinto de superviviente” para meterte de lleno en este libro (de hecho, yo no lo he leído), y aunque el otro saliera publicado antes, creo que si quieres leerte toda la trilogía no importa si empiezas por este o por el otro.
“Lantana: donde nace el instinto”, en definitiva, es una novela de zombis muy original desde distintos puntos de vista donde los muertos vivientes están en un segundo plano pues lo que verdaderamente importa es la historia y la personalidad e Nacho, su protagonista, y el misterio del pozo del desierto. Se trata este de un libro que puede gustar tanto a los amantes de los zombis como a los lectores asiduos del género fantástico con grandes dosis de misterio en general. También sorprenderá a muchos lectores exigentes con la calidad de la prosa. Por todo esto y mucho más, ¿por qué no te animas a leerlo?
Cristina Monteoliva

lunes, 28 de enero de 2013

EL CLUB DE LA BUENA ESTRELLA. Amy Tan


Título: El club de la buena estrella
Autora: Amy Tan
Traducción: Jordi Fibla
Editorial: Planeta
Págs: 304
Precio: 21,50 € / 14,95 € / 9,95 (edición de bolsillo)

De los últimos libros que he leído ninguno me ha cautivado tanto como el de Amy Tan. No ya por la repercusión que tiene en la narrativa estadounidense  de las últimas décadas sino de la novedad que supone entre las escritoras americano-orientales.
El club de la buena estrella es, sin duda alguna, una primera novela magistral, que nos relata paralelamente las historias de cuatro madres y cuatro hijas, conectadas todas ellas a través de la tradición ancestral y la lengua por un lado, y el cambio constante del Nuevo Mundo: San Francisco y la América de las oportunidades.
El libro comienza remontándose a la historia de Ying-Ying, la madre de la principal protagonista en plena guerra, que nos permite adentrarnos en el sistema matriarcal chino de principios del siglo XX, la invasión japonesa, la vida rural, los matrimonios y las casamenteras.
La novela está dividida en cuatro partes estructuralmente diferenciadas, con cuatro capítulos cada una. Todos y cada uno de los capítulos que dividen las diferentes historias son simbólicos y representativos en sí, configurando la esencia de las historias que se nos cuentan. Las metáforas y la simbología de los sueños, lo telúrico y el psicoanálisis en sus más líricas dimensiones, van a ser los pilares sobre los que se sustenta la relación entre  las madres, las amigas de las madres y las hijas, sirviendo de eslabón entre lo puramente formal y lo que se nos cuenta.
En una intensa búsqueda hacia sí mismas, Jing Mei, Rose, Lena y Waverly encuentran el sentido de lo que son y pueden ser, no como americanas ni como chinas, sino como un híbrido que tiende a la superación precisamente por la mezcla entre lo mejor de Oriente y  la modernidad de Occidente.
Ínsaf Larrud

LA MALDICIÓN DE GRYAL. Jordi Balaguer


Título: La maldición de Gryal
Autor: Jordi Balaguer
Editorial: Toromítico
 Págs: 608
Precio: 21,95 €

En una Barcelona fantástica y medieval se nos presenta a Gryal, un joven y carismático capitán de la milicia, y a Lorette, la bella y soñadora hija del general. El intenso y obsesivo amor que nace entre ellos sufre un duro revés cuando Gryal, presa de una traición, desaparece en algún lugar del Norte de Italia. Así, la misteriosa desaparición del capitán agitará para siempre la vida de aquellos que lo amaron o lo odiaron. Aventuras, magia, romance y ambición de poder se dan cita en una obra coral, con multitud de personajes e incidencias. ¿Podrán ambos amantes volver a encontrarse?
Así comienza La maldición de Gryal una novela que está compuesta por los dos primeros libros de la trilogía, en un volumen que no dejará que te desprendas de sus hojas. Es una obra que seducirá a todo tipo de público, desde los 14 hasta los 100 años.
Esta es una historia bien escrita, relajante y a la vez con mucha acción, con muchas ganas de saber que pasa en el tercer libro.
Uno de los aspectos que me ha gustado ha sido la trama. Gracias a ella nos adentramos en un mundo medieval, donde nada es lo que parece. Me ha recordado a La princesa prometida y en algunos momentos también mucho al Paris de Los tres mosqueteros.
Puede parecer al principio una novela histórica; pero conforme avanzamos nos damos cuenta que es una Barcelona distinta a la que conocemos, con buenas dosis de magia.
Me han gustado bastante todos los personajes. Están bastante trabajados, todos tienen personalidades definidas y ninguno se salva de sufrir algún daño. No hay ningún personaje intocable para el autor, algo a tener en cuenta ya que muchos escritores siempre tienen algún favorito.
Uno de mis personajes favoritos es Wrack. Su expresión que le acompaña en todo el libro es “¡Que arda el cielo!”. Se trata de un personaje difícil, mágico, que piensa que la venganza es lo mejor que hay, pero en el fondo no es más que un niño.
Un punto a favor de esta novela, a parte del apoyo mágico, es la ausencia de la diferencia del bien y del mal. Aunque hay momentos oscuros, también vemos debates filosóficos sobre si se hace bien o se hace mal.
Aunque lo que más me ha enganchado, a parte de que tiene la cantidad necesaria de romance, es la mezcla de acción y conspiración.
Otro punto a tener es en cuenta es la calidad de la narración, de tipo descriptiva y en la que se utiliza muchos adjetivos, a la vez que se abstiene de repetir palabras en párrafos cercanos. La escritura es muy fluida.
La portada también me llamó la atención: un joven a la luz de la luna, rodeado de unos lobos, cubierto por una capa negra y una espada, que te hace pensar que el libro va a ser divertido y sobre todo con mucha acción.
En definitiva, el libro es bastante fácil de seguir, sin necesidad de un mapa ni ayuda del exterior. Puede que asuste el grosor del volumen, pero en cuanto empiezas te quedas atrapado en sus páginas. El título atrae bastante, además va perfecto con el interior de la novela y con todas las criaturas nocturnas. Si te gusta la magia, la aventura, y el misterio, no esperes a comprártelo.
Ester Fernández García

EL REY TRASGO. LA CIUDADELA Y LA MONTAÑA. Alberto Morán Roa


Título: El rey Trasgo. La Ciudadela y la Montaña
Autor: Alberto Morán Roa
Editorial: Kelonia
Págs: 312
Precio: 14,95 €

Han pasado ocho años desde que el imperio de Kara desapareció, convertido en polvo añil por un poder que escapa a toda comprensión. La Ciudadela, silenciosa guardiana de la paz gobernada por tres naciones, vigila los reinos del hombre navegando los cielos. En un pueblo del frío norte, dos amigos descubrirán un libro vinculado a un enigma del ayer y a un hombre entre la vida y la muerte. Nacido de la pluma de un poeta, les descubrirá los secretos que moran en las montañas a través de una historia en la que conservar la vida vale más que conservar la humanidad. El mundo apura sus últimos latidos… Y en la cima de los Picos Negros, contemplando el paso del tiempo entre delirantes pensamientos, el Rey Trasgo aguarda el momento de construir sus sueños a partir de sus cenizas.
Menuda sorpresa me he llevado con esta novela y con su escritor, Alberto Morán Roa, el cual me ha hecho disfrutar como un enano en esta historia de fantasía totalmente diferente y única a todo lo que se puede encontrar hoy en día enmarcado en este género. También tengo que agradecer a Kelonia, editorial de reciente creación por fichar a este autor, que, sin lugar a dudas, nos seguirá sorprendiendo con nuevos títulos.
En 'El Rey Trasgo' asistimos a dos historias paralelas, una ambientada en la Ciudadela y otra en la Montaña, a través de las cuales Alberto Morán desarrolla este puzzle con varias líneas de desarrollo que alcanza niveles de madurez poco usuales para un escritor novel.
El libro comienza con un capítulo entero dedicado a “La ciudad que flota en el cielo”, presentándonos a esta curiosa arma con un inmenso poder como es poner fin a la guerra entre varios bandos. Si nos encontramos algo confusos al terminar el capítulo, no te preocupes, es la particular forma que tiene Alberto Morán para que entres en su historia.
Tras esta introducción asistiremos a un continuo viaje, en el que los flashbacks y los diferentes puntos de vista nos obligan a parar en más de una ocasión para releer lo que está sucediendo y tirar páginas hacia atrás para posicionarte en lo que estás leyendo; este particular "juego" por parte de su escritor se extrapola tanto a Kaelan como a Tobías, ambos protagonistas casi absolutos de esta fantasía.
Ciertamente, las dos partes en las que se vertebra la novela enganchan de forma adictiva, a pesar de la complejidad de su estructura, tal y como comento más arriba.
Como tercer personaje crucial tenemos a El Rey Trasgo, creación necesaria para entender mejor algunos de los acontecimientos desarrollados en la parte de la Montaña.
Tenemos también como personajes secundarios al Librero Helmont y al nigromante amnésico Mírias, los cuales acompañan a Tobías en su particular búsqueda.
Gracias a un personaje como Helmont, la narración desprende ese amor por los libros que acaba llenando toda la narración, ya que en la Librería de éste es donde Tobías descubre el diario a partir del cual se desencadenan hechos claves para el devenir de la historia.
Alberto Morán Roa demuestra su excelente buen hacer, con una cuidada prosa que sorprende por su belleza y que nos guía a través de este rompecabezas que emociona y atrapa desde su primera página.
'El Rey Trasgo. La Ciudadela y la Montaña', obra cuyo final deja paso a una continuación, se posiciona como una de las novelas de fantasía más inteligentes y originales que han pasado por mis manos en los últimos años.
Desde aquí, mi más sincera recomendación, ¡no os lo perdáis!
Francisco José Arcos Serrano

EL SABUESO DE LOS BASKERVILLE. Arthur Conan Doyle


Título: El sabueso de los Baskerville
Autor: Arthur Conan Doyle
Traducción: Enrique Flores
Editorial: Anaya
Págs: 256
Precio: 9,5 € / 7,55 € (ebook)

El sabueso de los Baskerville una novela de Sherlock Holmes en la que este recibe en su piso la visita de un hombre que necesita su ayuda ante el temor de enfrentarse a una maldición que persigue a su familia y que se supone ya ha matado al anterior dueño de la casa donde va a vivir. En este momento Holmes se encuentra ocupado con otro caso, por lo que envía en su lugar a Watson.
Una vez llegado a la mansión donde vivirá la persona que solicitó su ayuda, Watson empieza a indagar acerca de los vecinos y las circunstancias en las que se produjo la muerte del anterior propietario, que tuvo lugar en una ciénaga que hay cerca de la mansión y de camino a las casas de sus vecinos más cercanos. Watson va informando por correo a Holmes de todos sus hallazgos.
Poco a poco, empieza a obtener pistas sobre lo que realmente ocurrió, que como es habitual no tiene nada de sobrenatural. Al mismo tiempo oye hablar de un extraño hombre que se oculta en la ciénaga y de quien sospecha que puede tener relación con lo ocurrido.
Como suele ocurrir con este autor, se trata de una obra de intriga muy bien hilada que mantiene el suspense hasta el final del libro. Del mismo modo va explicando los pasos lógicos que llevó a cabo a la hora de resolver el misterio, lo cual siempre es un aliciente para el lector porque puede ir intentando resolver el misterio por sí mismo.
Por otro lado, incluye precisas descripciones acerca de las personas y los lugares donde se desarrolla la acción haciendo más fácil al lector imaginarse a sí mismo allí.
Se trata de una novela de Sherlock Holmes que se publicó entre el momento en que el autor publicó el relato en el que este presuntamente moría y el relato en el que reaparecía y explicaba las circunstancias en las que había sobrevivido. La publicación del mismo se debió a las críticas recibidas por parte de sus lectores por haber matado al personaje. No supone estrictamente la reaparición del mismo, dado que el autor sitúa los hechos antes que el relato donde presuntamente muere. En este libro se observa claramente como el autor estaba ya cansado del personaje, dado que durante gran parte del libro no aparece, si bien aparece al en el tramo final del mismo para resolver el caso.
Personalmente, es un libro que a mí me ha gustado mucho y me ha resultado muy fácil de leer. Mantiene la intriga durante todo el libro y la ausencia de Holmes no pesará dado que Watson hará las deducciones en su lugar hasta que aparezca.
Recomiendo a todos aquellos lectores aficionados al suspense que aún no la hayan leído su lectura. No les defraudará.
David Igor Aller

LA SAGA DEL SAGÚ DE SLATTERY. Flann O´Brien


Título: La saga del sagú de Slattery
Autor: Flann O´Brien
Traducción: Antonio Rivero Taravillo
Editorial: Nórdica Libros
Págs: 96
Precio: 12,50 €

Nadie conoce la fecha exacta de su muerte. Me pregunto qué pasaría en caso contrario. ¿Seríamos mejores personas con los demás? ¿Lucharíamos contra nuestro destino? ¿Acabaríamos todo lo que hubiéramos empezado previamente? Precisamente de obras inconclusas os quiero hablar hoy. En concreto, de “La saga del sagú de Slattery”, la novela póstuma de Flann O´Brien publicada por Nórdica Libros.
Tim Hartigan tiene una vida la mar de tranquila en Poguemahone Hall (Irlanda) desde que su padre adoptivo, Ned Hooligan, decidiera mudarse a Texas,  Estados Unidos. Un día, sin embargo, se presenta en la mansión tardonormanda una mujer que dice ser la esposa de Ned. Y eso no es todo: la mujer, de nombre Crawford McPherson, ha venido con una misión: la de hacer que los irlandeses cambien las patatas en su dieta por el sagú. ¿Sobrevivirá el pobre Tim a tan temible fémina?
El escritor irlandés Flann O´Brien (seudónimo de Brian O´Nolan), autor comprometido con su tiempo, escribió, además de otros textos, varias novelas a lo largo de su vida: El tercer policía, Crónica de Dalkey, La vida dura, La boca pobre y En Nadar –dos-pájaros. La muerte, sin embargo, no le dejó terminar “La saga del sagú de Slattery”, una descacharrante sátira sobre los irlandeses que viven en América, los irlandeses que nunca se irán de su isla, las costumbres inamovibles, el protestantismo, el catolicismo, los cultivos milagrosos y el progreso en general.
Todo comienza con la llegada a Poguemahone Hall de Crawford McPherson, una protestante de armas tomar con una misión clara en la vida: cambiar la alimentación de los irlandeses con el fin de que la hambruna de la patata no se vuelva a repetir y, por ende, los habitantes de la isla no marchen a Estados Unidos, lugar en el que más tarde propagarían todo tipo de conductas inapropiadas. Y es que para Crawford los irlandeses que vive en Estados Unidos son de lo peor que hay. Aunque, para ella, los irlandeses que aún están en la isla (y puede que jamás se marchen), no es que sean mucho mejor: una panda de paletos vagos de costumbres anticuadas e inamovibles. La cuestión es: ¿cómo conseguirá la dama hacer que cambien las patatas por el Sagú, más teniendo en cuenta que Ned Hooligan ya lo intentó hace tiempo con sus plantas mejoradas de patata?
El protagonista de esta historia inconclusa es Tim Hartigan, un hombre un tanto distraído y con pocas preocupaciones. Parte de esta obra se la pasa alucinando a causa de la sorprendente visita; la otra, leyendo las interesantes cartas que su padre adoptivo le hace llegar desde Texas. Estas misivas no solo le dan consejo al joven, sino que le informan de lo bien que le van las cosas con sus pozos petrolíferos. El sueño americano se ha cumplido.
Aparte de los ya mencionados, existen en tan pocas páginas una buena cantidad de personajes la mar de pintorescos: el doctor Eustace Baggeley, que piensa montar un casino en su castillo para atraer a los turistas; su hijo adoptivo, y amigo de Tim, Sarsfield Slattery, y Billy Collum, el manitas cuya extraña desaparición dará lugar a una de las situaciones más divertidas de la novela.
Me topo muchas veces con obras precedidas por prólogos que poco aportan a la lectura posterior de la novela, ensayo, etc, en sí. Aconsejo, no obstante, que no os saltéis en esta ocasión el breve pero clarificador escrito para esta novela por el traductor de la misma, Antonio Rivero Taravillo. Rivero Taravillo, buen conocedor de la literatura de O´Brien, no solo os indicará las claves para interpretar correctamente esta novela inconclusa, sino que os pondrá al tanto de los divertidos juegos de palabras que aquí encontraremos.
“La saga del sagú de Slattery”, en definitiva, es una obra inacabada que, sin embargo, da buena cuenta de la forma de pensar de su autor, Flann O´Brien, así como del gran sentido del humor con el que quería mostrarnos todos los temas que para él eran relevantes. Una pena que a su autor no le diera tiempo de terminar esta singular comedia. En tu mano está ahora, no obstante, conocer hasta dónde llegó e imaginar, tal vez, cómo habría continuado. Tanto si has leído antes a este escritor como si no, pero te interesan las obras divertidas y a la vez comprometidas, este es tu libro. Atrévete a comprobarlo.
Cristina Monteoliva      

jueves, 24 de enero de 2013

UN FRAGMENTO DE NOCHE EN UN FRASCO. Daniel Hernández Chambers


Título: Un fragmento de noche en un frasco
Autor: Daniel Hernández Chambers
Ilustraciones: Enrique S. Moreiro
Editorial: Everest
 Págs: 280
Precio: 14,96 €

En Londres, a finales del siglo XIX, lord Voriak compra a un comerciante una muchacha con poderes parapsicológicos. Adam, un joven ratero, descubre la figura de la joven en la ventana del desván. Prendado de ella, decide resolver el misterio que la rodea. Así comienza esta novela de intriga y acción en la que en numerosas piezas acabarán completando esta obra llena de personajes extraordinarios y extraños asesinatos.
Cuando cogí el libro por primera vez, lo primero que descubrí fue la portada, un frasco, con una imagen, unas calaveras, una mano, y sobre todo la letra grabada en relieve, que al tocarla lo notas. Se lee con mucha agilidad y me duró un par de días al tener unas letras grandes.
Un fragmento de noche en un frasco, es un relato original, entretenido, adictivo y sorprendente.
Este libro fue escrito para el concurso de Narrativa Everest, y no sé cómo serían los demás relatos, pero este se llevó el primer premio. Me imagino que el misterio y los momentos de suspense hicieron que el jurado votase por él.
La trama es magnífica, enrevesada, difícil de comprender y perfectamente hilada. Daniel va desentrañándola poco a poco. Mientras lo leía, iba pensando quien podría ser el malo y llega un momento que te crees saber quién es, pero nunca imaginas el final de toda la historia. Un buen punto es que el autor consigue que lleves una hipótesis y finalmente es otra bien distinta.
Los personajes de esta novela son variados y algunos viven en la sombra (a estos solo los nombra o interacciona poco con ellos). Los más importantes son Sophie, la protagonista de esta historia, una chica con poderes a la que usan, y que está “encadenada” a la mansión; y Adam, un chico callejero que se gana la vida robando y haciendo trabajitos.
También lo que más me ha gustado ha sido el grupo de “curiosidades” que tiene Lord Voriak, las criaturas raras que tiene.
En resumen, Un fragmento de noche en un frasco es una historia que mezcla fantasía e intrigas de lo más policiacas y que se lee muy rápido.
Ester Fernández García

LA VIDA ES BREVE Y EL DESEO INFINITO. Patrick Lapeyre


Título: La vida es breve y el deseo infinito
Autor: Patrick Lapeyre
Traducción: Ignacio Vidal-Folch
Editorial: Destino
Págs: 350
Precio: 19,50 € / 13,99 € (epub)

Louis Blèriot es un parisino enamorado de los cafés, de sus traducciones a medio acabar y del recuerdo de su gran amor, Nora. Vive de la caridad de su mujer y de Leonard, su mejor amigo, quien frustrado también por sus relaciones de pareja se encierra entre libros y Valium a esperar que el tiempo se apiade de él.
Murphy Bloomdale  es un americano cien por cien, tranquilo, empático, amigo de los perros, reside en Londres donde vive, y mantiene, a su mujer Nora.
Un día, Nora deja Londres para seguir con sus estudios de teatro en París y comienzan así los apasionados encuentros entre su antiguo amor y las constantes vueltas a los recuerdos de su adolescencia junto al mar, hasta perderse en un eterno retorno del que difícilmente volverá. El reencuentro de Louis con los besos y caricias de la mujer a quien tanto ha esperado, abre una brecha en sus historias al darse cuenta de que es imposible disfrutar del amor fuera del tiempo y las circunstancias; fuera de París, de Londres y de sí mismos.
La vida es breve y el deseo infinito nos vuelve a enfrentar al eterno dilema del Tempus fugit, atrapándonos entre las citas y escenarios cinematográficos de sus capítulos. Lapeyre despliega así todos los recursos del séptimo arte para atrapar en el tiempo los pensamientos emociones y deseos de los protagonistas, consiguiendo fusionar las diferentes historias que se suceden y sus actores favoritos. En todas y cada una de las páginas se filma una escena en movimiento; el libro se apodera así de los recursos visuales de la gran pantalla a través de divertidos diálogos y sinestésicas imágenes que redondean la sensualidad de la obra.
En esta infinita búsqueda de lo permanente, Blèriot, Murphy y Nora se van dando cuenta de que lo único que permanecerá de su infinito deseo es la impermanencia.
Ínsaf Larrud

DIARIO DE UNA MARIPOSA NOCTURNA. Rachel Klein


Título: Diario de una mariposa nocturna
Autora: Rachel Klein
Traducción: Elisabete Fernández Arrieta
Editorial: planeta
Págs: 336
Precio: 17,90 €

Si pudiese hacer una reseña con solo tres palabras, las que usaría para Diario de una mariposa nocturna serían “Me ha encantado”. No obstante, no puede ser, así que tranquilos, que hablaré algo más sobre ella.
No puedo negar que lo que me gustó fue el texto de su contraportada. La voz era la de su protagonista, una joven que piensa que una de sus compañeras de internado es un vampiro. Y pensé que tal vez se parecería a todas las novelas que han aparecido y continúan apareciendo en las que hay un amor entre una humana y un vampiro o cosas así. Pero realmente esta novela me ha sorprendido y conmocionado no solo por su historia, sino porque es la primera novela de la autora pero, francamente, es fantástica.
Tanto por esa contraportada como por la imagen de la portada podemos llegar a creer que este libro va dedicado a adolescentes y, sobre todo, al público femenino. Bueno, es algo que no puedo negar, pero porque en realidad su historia, sus personajes y su forma de narrar abarca a un gran público lector, entre las que se encontraría ese.
La protagonista, como digo, es una muchacha de dieciséis años, huérfana de padre y que pasa su vida en un prestigioso internado americano porque su madre tiene depresión. A pesar de todo, ella es feliz porque tiene a Lucy, su mejor amiga, una jovencita rubia y angelical. No obstante, este año las cosas cambiarán: una chica nueva llamada Ernessa ha llegado al internado. Es muy extraña y misteriosa y ha conseguido que Lucy pase todo el tiempo con ella, casi al extremo de convertirse en su sombra. Y, además, cada vez parece encontrarse más débil. Poco a poco, nuestra protagonista llegará a la conclusión de que Ernessa es un vampiro.
Una de las cosas que más me han gustado es el hecho de que la protagonista ligue sus experiencias personales con el mito vampírico. Es a partir de la lectura de “Carmilla” que imagina —¿o no es su imaginación?— que Ernessa es también una mujer vampiro. Otro de los aspectos que hacen que el libro sea tan bueno es que jamás llegas a saber si todo lo que sucede es realidad o ficción, porque una niebla de confusión parece cubrir todas las historias que ocurren en ese internado.
A través de la escritura de sus días de ese año en el internado sabemos lo que sucede, pero siempre distorsionado, porque es solo la percepción de la muchacha que nos lo cuenta, joven de dieciséis años, sensible y huérfana de un padre al que amaba. No obstante, lo que sí es cierto es que Rachel Klein, su autora, consigue una atmósfera inquietante y extremadamente opresiva. En ocasiones, un escalofrío me recorría la espalda y sentía que estaba sumergida en una de esas historias decimonónicas sobre vampiros, solo que más cerca de la actualidad.
Así pues, en este libro aparece retratado el día a día de unas cuantas jóvenes que luchan por sobrevivir en un internado que, a pesar de ser de los mejores, se encuentra en la nada y es como un mundo aparte cuando entran en él. Todas ellas tienen sus problemas y aparecen en la historia de un modo u otro, así que los personajes secundarias son también bastante interesantes.
En cuanto al personaje de Ernessa, la supuesta vampira, recuerda a aquellas mujeres vampiro de los relatos góticos, tal y como he mencionado antes. Además, basta con ver que la protagonista lee mucha literatura y mitos vampíricos, pero siempre ambientados en ese halo de misterio que recoge a ese ser de la noche como alguien que va quitándole poco a poco las fuerzas a alguna persona. En este caso, es su víctima Lucy, rubia, angelical, débil. Es decir, la víctima perfecta.
La rota amistad de la protagonista y de Lucy es otro de los puntos fuertes de la novela. No obstante, no está tratada con ningún sentimentalismo, y esto viene dado por el hecho de que su protagonista es una joven que escribe pensamientos profundos en su diario. Ella siente que su mundo se viene abajo cuando Lucy se marcha con Ernessa y siente temor ante la pérdida física. Pero la comprensión de esa realidad fatal va sustituyendo al otro temor y la inquietud crece cada día más.
En Diario de una mariposa nocturna los terrores provienen de lo cotidiano, del día a día. Porque el malestar, la asfixia y el miedo te lo puede provocar una simple niña que puede ser un ser diabólico, pero también viene dado por una horrible noche con una menstruación dolorosa, los recuerdos malsanos de un padre muerto o el sentimiento lascivo de un profesor que se aprovecha de esos recuerdos. Todo en la novela es opresivo, muchas veces repugnante, pero no una repugnancia que provoca asco, sino una repugnancia vital, un tedio hacia la vida. Y, en medio de todo ello, se alza el personaje de Ernessa, tan terrible y a la vez fascinante.
Rachel Klein ha creado un libro que, a mi parecer, es magnífico porque recoge todos los aspectos esenciales de la narrativa de terror. Pocas obras han dejado en mí un sentimiento de inquietud, malestar y temor, pero Klein lo ha conseguido.
Elena Montagud