lunes, 3 de diciembre de 2012

UNA SONRISA ROJA COMO LA SANGRE: LA VERDADERA Y HORRIBLE HISTORIA DE HANSEL Y GRETEL. Adam Gidwitz


Título: Una sonrisa roja como la sangre: La verdadera y horrible historia de Hansel y Gretel
Autor: Adam Gidwitz
Traducción: Pepa Devesa
Editorial: La Galera
Págs: 260
Precio: 14,90 €

Una sonrisa roja como la sangre: La verdadera y horrible historia de Hansel y Gretel, este libro de cuidada edición de tapa dura y hojas decoradas con pequeños detalles de cuervos y árboles encantados, nos transporta al mundo de los cuentos de hadas. Conoceremos la historia de Hansel y Gretel, una historia diferente a como nos la contaron los hermanos Grimm, una donde correrán mil y una aventuras en un mundo lleno de fantasía y relatos espectaculares. Empezaremos conociendo a los padres de nuestros dos protagonistas que acabaran haciendo algo de lo que Hansel y Gretel no están muy de acuerdo, lo que hace que se marchen de casa para buscar a unos nuevos padres que les traten bien. ¿Habrá padres así en este mundo donde existen brujas, cuervos parlantes y lunas come niños?
Adam Gidwitz nos transporta al mundo de los cuentos de hadas, a los cuentos de los hermanos Grimm donde no todo es tan bonito como nos lo han pintado. En la narración se entremezclan la voz de un narrador, que comentará brevemente algunos hechos a lo largo de la historia, y el cuento de Hansel y Gretel que no son más que una selección de los cuentos originales, o partes de ellos, modificados perfectamente para crear una historia nueva y original.
La narración te atrapa desde el principio, y aunque en algunos momentos la cosa se vuelva un poco sangrienta (sin entrar en detalles escabrosos), no pierde la esencia principal de los cuentos de hadas a la antigua usanza. El autor sabe mimetizar a la perfección los cuentos de los hermanos Grimm y su propia historia inventada de Hansel y Gretel.
En definitiva, una forma diferente de presentar los cuentos de hadas que tenemos olvidados o relegados por títulos más comerciales y que instan a conocerlos para mantenerlos vivos en nuestra memoria.
Nidia Jiménez

1 comentario: