lunes, 17 de diciembre de 2012

LA TRAICIÓN DE ROMA. Santiago Posteguillo


Título: La traición de Roma
Autor: Santiago Posteguillo
Editorial: Ediciones B
Págs: 872
Precio: 21 € / 14 € (edición bolsillo) / 5,22 € (ebook)

Útica, norte de África, año 201 a.C. Tras la devastadora batalla de Zama, Publio Cornelio Escipión retorna a su ciudad con sus legiones para disfrutar de un merecidísimo triunfo, convertido en el héroe más importante de la historia romana. Parece que con la destrucción de los ejércitos y flota de Cartago liderados por Aníbal  ya nada ni nadie puede amenazar la supremacía en el Mediterráneo del dominio romano. Lejos quedan las intrigas y batallas que libran otros reinos en plena fase de expansión: Egipto, Siria, Pérgamo, Épiro, Macedonia.....  Publio espera disponer de un largo período de paz y descanso tras sus agotadoras campañas extendiendo los límites del territorio romano. Pero convertirse en el hombre más poderoso del mundo le acarreará la envidia, tanto fuera como dentro de Roma. Lo que parece imposible, la caída del hombre más importante de Roma y probablemente el más temido del mundo, se fragua a fuego lento. Acompañaremos a Escipión desde su mayor momento de gloria, sin parangón hasta esos días en toda la historia de Roma, hasta su ocaso y posterior muerte, a lo largo de un convulso mar de vicisitudes.
Si el lector ha llegado hasta aquí, lo normal es que se haya leído las dos obras anteriores, Africanus, el hijo del cónsul, y Las Legiones Malditas, ambas también con reseña en esta misma web. Y lo esperable es que se vea irremisiblemente abocado a terminar la fascinante historia de Escipión. No se arrepentirá. Todo lo que encontró en ambos títulos, Posteguillo nos lo vuelve a servir en bandeja de plata en esta última entrega.
Para eliminar posibles dudas, y al igual que en la primera y segunda parte de esta trilogía, contamos con varios anexos: listado de Dramatis Personae, anotaciones históricas, glosario, árbol genealógico de Publio Cornelio Escipión, desglose de la corte de Antíoco III de Siria y también su genealogía, el listado de cónsules de Roma, así como diversos mapas detallados tanto de Roma como del Mediterráneo en el siglo III a.C. Y esquemas de las diferentes batallas en sus varias fases evolutivas. Amén de una extensa bibliografía. Todo un lujo para el lector que quiera ampliar su conocimiento de la temática de esta obra.
De nuevo Posteguillo nos presenta un elenco variado hasta la saciedad de personajes, de los cuales la gran mayoría de ellos existió en la realidad. Volveremos a encontrarnos con antiguos conocidos, en los que se aprecia una enorme evolución y desarrollo; como el propio Publio y familia; Cayo Lelio, lugarteniente fiel hasta más allá de cualquier límite; Marcio Porcio Catón, maquinador incansable y auténtico némesis político de Publio, capaz de arrastrar con su afiladísima oratoria al Senado a voluntad; Plauto, reputadísimo escritor de teatro; Aníbal, grandioso enemigo en lo militar de Escipión y sin embargo una de las pocas personas que podía entender su genialidad y forma de pensar; Maharbal, mano derecha y amigo de Aníbal; Netikerty, la que fuese esclava de Cayo Lelio, que será testigo de los cambios acontecidos en el reino de Egipto; y multitud de nuevos Dramatis Personae que consiguen mejorar el conjunto final.
Para dotar de vida y credibilidad a dichos actores, Posteguillo presenta la trama adornada con infinidad de grandes o pequeñas pinceladas de la vida cotidiana en esa época histórica. Viviremos festividades, rituales de sacrificios a los dioses, detalles de la organización de la propia ciudad de Roma según estamentos sociales, descripciones de objetos, casas, palacios, barrios, ciudades, paisajes, etc.
La historia se nos presenta mediante diversas tramas paralelas en el tiempo que irán entrelazándose sin apenas fisuras argumentales. Incluso detalles que aparentemente podían quedar un poco inconexos en la segunda parte de la trilogía, aquí se retoman cerrando el círculo argumental sin dejar cabos sueltos.  Santiago Posteguillo cambia en diversas ocasiones el tipo de narración, adoptando formato de “memorias” del propio Escipión narradas en primera persona, lo cual aporta diversidad a la obra sin deslucir.
Las intrigas políticas se ven potenciadas en este libro con relación a los dos anteriores, por evidentes motivos argumentales. Escipión fue sin duda el mejor en el campo de batalla, pero no supo anticiparse al movimiento de sus enemigos en el Senado Romano. Referente a lo bélico, su estilo sigue siendo vibrante y con gran capacidad de introducirnos en las fases del conflicto. El desglose en los diversos frentes y flancos, la descripción de las fases de las batallas, de las unidades que componían cada parte de los ejércitos, etc., da una brillantez a estos capítulos fuera de toda duda. Conozco varios amigos lectores que refieren con verdadera pasión la calidad de la descripción de los combates.                  
Posteguillo lo vuelve a hacer. Firma una obra inmensa que perdurará por su enorme nivel de calidad literaria y su colosal documentación, la cual remata magistralmente la vida de un personaje inigualable, víctima del desmedido ansia de una Roma capaz de arrasar con todo, incluido su mayor valedor. Si ha leído las dos anteriores, le encantará La Traición de Roma. Si no es así y le llama la atención la novela histórica, probablemente no encuentre nada mejor globalmente en la actualidad literaria referente a Roma. Fantástica trilogía, llamada a ser considerada obra de culto.
Carlos Javier Navarro Pérez

1 comentario:

  1. Una nueva crítica que nos vuelve a hacer desear hincarle el diente al libro para estas navidades... Ni muchos historiadores han podido documentar mejor sus libros, ni los Reyes Magos podrían recomendar un regalo mejor para pedirles... Una vez más, gracias Carlos por otra de tus excelentes críticas literarias.
    ¡Felices fiestas a todos y feliz y ¿próspero? 2013!

    ResponderEliminar