lunes, 24 de diciembre de 2012

LA MEMORIA DE LOS TIEMPOS. José Vicente Vaquero


Título: La memoria de los tiempos
Autor: José Vicente Vaquero
Editorial: Seleer
Págs: 430
Precio: 21,95 € / 3,90 € (ebook)

Un escritor en ciernes, obsesionado por dar a conocer su obra y frustrado ante la imposibilidad de conseguirlo, está a punto de abandonar la literatura cuando por un azar (que no resultará fruto de la casualidad), encuentra un antiguo y extraño manuscrito en la biblioteca de la pequeña ciudad donde vive. A través del manuscrito y de las indicaciones allí encontradas se pondrá en contacto con una misteriosa hermandad, la cual se identifica a sí misma como custodia de la memoria de los tiempos. El principal dignatario de esta sociedad secreta, El Guardián de la Memoria de los Tiempos, propone al protagonista de la novela un insólito pacto: la celebridad y el reconocimiento literario a cambio de que él, a través de sus escritos, se convierta en clandestino portavoz y redactor de la secta. El acuerdo funciona bien al principio, pero como en todas las novelas, al final las cosas empiezan a complicarse...
“Si quieres ser universal, habla de tu aldea”, aconsejaba Delibes a los autores principiantes. Cierto es que las obras más destacadas de la narrativa universal suelen establecer vínculos de colaboración muy eficientes entre el perfil anímico de los personajes, el desarrollo del argumento y “el espíritu del lugar”. Sin la potestad y solvencia de esta alianza no se entenderían ni habrían nacido siquiera novelas como Madame Bovary, El Quijote o el Ulises de Joyce. A propósito de estos dos últimos títulos, entre cervantino y joyciano nos presenta su afán el autor de La memoria de los tiempos, José Vicente Vaquero, quien intenta unir en el mismo esfuerzo narrador la profundidad psicológica en el análisis del protagonista con la descripción y desarrollo argumental de esa fuerza invisible, muda y cargada de simbolismo que late en el aura intemporal de una ciudad que respira bajo el peso de su propia historia, tal como es su Carmona natal, escenario en el que se desarrolla la acción de esta novela.
Aunque es necesaria una última caracterización y mencionar lo borgiano en esta novela. Hay una intencionada (fundamental en el asunto narrado) recurrencia a libros perdidos en una brumosa biblioteca, un manuscrito misterioso y un pacto entre el guardián de la memoria de la ciudad y el escritor para sacar a la luz y hacer palpables, objetivables desde el punto de vista moral, los secretos y culpas, débitos y anhelos que componen el ideario colectivo (confesado o inconfesable) del entorno y escenarios, la misma ciudad en la que transcurre y se desarrolla el argumento. Esta intención posee desde el principio un aroma borgiano que es muy de agradecer en un autor primerizo. Resulta alentador encontrar en un escritor joven, el cual se enfrenta a su primer reto como novelista, estas referencias en las que ha intentado anclarse, sirviéndose de ellas como guía en la edificación de todo el entramado narrativo (para eso están los clásicos), y acudiendo a los mismos con el espíritu humilde del aprendiz y la ambición creativa del novelista de raza. En este sentido, La memoria de los tiempos es ejemplar, y de ello me congratulo.
He encontrado en la novela, como era de esperar, esos distingos tan propios (seguramente apropiados y naturalmente comprensibles) de toda ópera prima: cierta obsesión por contarlo todo, por explicarlo todo, por la minucia del detalle y el esmero en la prosa que, en ocasiones, sofoca un poco la lectura. Sin llegar a ser un defecto, la prosa tan trabajada y a menudo frondosa (en ocasiones prolija) no llega a ser un efecto del todo conseguido; no por el esmero con que está compuesta, sino por el venial exceso. Como todo escritor que presenta su primer acabado narrativo, José Vicente Vaquero parece un tanto empeñado en demostrar que escribe bien. Y hace las dos cosas: escribir bien y escribir de vez en cuando algunos párrafos más de los que le exigiríamos para llegar a la anterior convicción.
El resultado final de La memoria de los tiempos es una novela que atrapa casi de inmediato al lector en esa tela araña compuesta por los hilos de la imaginación del autor entremezclados con la curiosidad (otra tela de araña), del lector. Una trama original, en conjunto bien desarrollada, unos personajes creíbles y una situación que resultaba muy complicada de presentar como verosímil y que José Vicente Vaquero ha sabido trazar con la suficiente naturalidad, huyendo de lo artificioso y rimbombante, para ofrecernos una novela de misterio e intriga literaria sobresaliente entre las de su género que hasta hoy he leído.
Loable y prometedor primer intento. Permaneceremos atentos a la trayectoria de este novelista.
José Vicente Pascual

2 comentarios:

  1. Cuando un buen amigo -insaciable de la estadística y consumidor nato de esa maquinaria llamada internet- me dijo: ¿Has visto la reseña de tu novela, en tal página, y quien la hace?, yo, cándido, le dije: ¿Papá Noel? Mejor, mejor. Así que he de terminar la celebración, ya en casa, con un pequeño discurso de agradecimiento:
    He aquí, pues, mi primera gran reseña; una reseña de categoría por venir de la mano de un gran autor como José Vicente Pascual: ganador del premio Azorín, ganador del premio café Gijón, y sabio por naturaleza. En mi opinión, su crítica tiene dos carísimas lecturas: la concierne al gusto que expresa tras el estudio de mi obra, y la referente -como debe un maestro al aprendiz, cuyo derecho se ha ganado en el campo de batalla- a la crítica en pos del aprendizaje. Queden ambas versiones grabadas en mi mente para examen de póstumas obras.
    Cuando un autor de fieles historias -historiador y recopilador hasta el mas mínimo detalle- se ve tentado por el mas puro ejercicio de la imaginación -paso por el que sin duda pasara en otro tiempo-, y con tan buen resultado de crítica a mi favor, amén de algun consejo que he de ver realizado, uno no puede por mas que sentirse orgulloso y con deseos de mejorar.
    Gracias, José Vicente, mi mas caro lector.

    ResponderEliminar