lunes, 10 de diciembre de 2012

EL DINERO DE LOS DEMÁS. Justin Cartwright


Título: El dinero de los demás
Autor: Justin Cartwright
Traducción: Isabel Fuentes García
Editorial: Ático de los Libros
Págs: 400
Precio: 23 €

Los bancos nos traen de cabeza, más aún en los últimos y desastrosos tiempos. Y es que mientras que estos grandes gigantes y sus directivos parecen salirse de rositas después de pifiarla con sus especulaciones y sus juegos sucios, los ciudadanos nos vemos amenazados por las deudas, embargos y demás. No me parece para nada justo, mucho menos tras la lectura de “El dinero de los demás”, la satírica obra de Justin Cartwright que toca de lleno este tema.
Artair MacLeod, director teatral de provincias, no entiende cómo es posible que hayan dejado de pagarle su beca vitalicia. Este dinero mensual es una especie de pensión compensatoria que Lord Harry Trevelyan-Tubal decidiera pasarle a perpetuidad al arrebatarle a Fleur, la última esposa de Artair (y después la de Harry). Artair le transmite su disgusto a muchas personas, entre ellas, a Melissa, una joven periodista local que pronto averiguará la verdad sobre la desaparición del cheque mensual del artista. Todo es tan simple y tan complicado a la vez como que el banco Tubal & Co, propiedad de los Trevelyan-Tubal, está pasando por grandes apuros. La culpa y la solución están en manos de Julian, el hijo menor de sir Harry. La cuestión es: ¿conseguirá Julian engañar tanto al comprador americano del banco como al gobierno y a otras instituciones? ¿Qué pasaría si todo este asunto quedara al descubierto? ¿Y qué pensaría Harry, el patriarca, si supiera lo que ha hecho con su centenario banco?
Resulta gracioso que nos digan a estas alturas de la película que hemos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades. El tiempo anterior a esta maldita crisis económica no está tan lejos, y muchos ciudadanos no tenemos tan mala memoria como para no recordar que si vivimos “a lo loco” fue porque el mercado, con sus distintas ramificaciones, nos incitaba a consumir sin control, y los bancos daban créditos así como así. Los bancos: ellos son en parte el problema. Pero, ¿se les va a castigar por todo lo que hicieron mal? No, por supuesto que no. Las cosas no parecen funcionar de esta forma. Para entender el modo en el que sí lo hacen, nada mejor que leer esta sátira tan actual que gira entorno a todas las pifias que cometieron los grandes bancos y las triquiñuelas que han buscado para ir tapando sus faltas. Dicho así puede que parezca que la novela de la que os vengo a hablar es un verdadero aburrimiento. Nada más lejos de la realidad: “El dinero de los demás” es una novela coral que además de tocar el tema de las especulaciones de los grandes bancos, nos muestra las vidas de un buen número de personajes, todos ellos dispares entre sí. El dinero es algo que a todos les preocupa en mayor o menos medida, pero también el cómo seguir adelante y llegar a ser felices cada uno a su manera. Tampoco podemos olvidarnos de la visión que el autor nos da del mundo de los esnobs, seres que, por lo visto, también tienen su corazoncito (aunque realmente cueste darse cuenta de ello).
Como decía antes, esta es una novela coral que, personalmente, creo que no resultaría tan efectiva y divertida si quitáramos a alguno de sus personajes. El primero que hay que destacar es Artair Macleod, el director teatral que sufre por no recibir un dinero con el que financia sus obras y vive a las mil maravillas durante todo el año. Después vendría sir Julian Trevelyan-Tubal, el gran hombre de negocios, el banquero implacable que vive sus últimos días en total decadencia en compañía de su secretaria y fan número uno, Estelle, una mujer eficiente que no dudará hacer lo que sea por su gran amor y jefe incluso más allá de la muerte. Sir Harry no sabe lo que su hijo Julian, el pobre niño rico que tiene que hacerse cargo de todo a su pesar mientras su hermano Simon viaja por el mundo, ha hecho con el banco. Tampoco lo sabe Fleur, la última esposa de sir Harry, una mujer que se pregunta qué será de ella cuando su marido muera y ella estorbe en la familia. Finalmente no podemos olvidar a Melissa, una periodista tan inocente a la par que graciosa que nos dará tan buenos momentos a lo largo de la lectura de este libro.
“El dinero de los demás”, en definitiva, es una gran novela que nos habla de lo que los bancos han hecho en los últimos años sin aburrir lo más mínimo gracias a las distintas historias de sus variopintos personajes y al gran y acertado sentido del humor de su autor. Yo que tú no me lo perdería.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario