lunes, 19 de noviembre de 2012

NO SOMOS LOS ÚNICOS QUE LLEVAMOS ESTE ESTÚPIDO APELLIDO. Marie-Aude Murail


Título: No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido
Autora: Marie-Aude Murail
Traducción: Julieta Carmona
Editorial: Noguer
Págs: 201
Precio: 11,95 €

No sé por qué pero los franceses siempre tienen la capacidad de hacer vibrar mi alma con sus películas. Esta vez ha sido con un libro. Su autora, Marie-Aude Murail ha creado una novela personalísima que estoy segura va a dar mucho de qué hablar (bueno, la cuestión es que en Francia sí ha vendido más de 230.000 ejemplares y ha sido galardonada con diversos premios, pero lo que quiero decir es que en España espero que también sea así, porque realmente merece la pena).
No somos los únicos que llevamos este estúpido apellido –somos los españoles un poco rebuscados con los títulos, ¿no?- es la novela que nos trae esta magnífica escritora. Nos cuenta la historia de tres niños, que aparecen ya huérfanos en el inicio de la novela después de que su madre se suicidara y el padre los abandonara. ¿Quién los va a cuidar ahora? Las opciones no es que sean las mejores: un joven homosexual un tanto irresponsable que es el hermano de los nenes y la hermana de este, una oftalmóloga llena de prejuicios que desea fervientemente ser madre. Los dos hermanos intentarán conseguir la custodia de los pequeños tan solo por demostrar que son mejores que el otro, pero poco a poco, las cosas irán cambiando y descubrirán lo dura que es la vida y lo poderoso que puede ser el amor de la familia.
Si tuviese que definir este libro, diría que es una tragicomedia. Hay muchas situaciones en el libro que ciertamente son terribles, que a mí me pusieron los pelos de punta –porque, además, Marie-Aude tiene una gran capacidad para transmitir sentimientos, sabe elegir las palabras adecuadas, algo que resulta bastante complicado; sin embargo, también hay momentos verdaderamente divertidos y entrañables. Sin ir más lejos, la niñita pequeña es tan adorable que siempre te despierta una gran sonrisa y los momentos que pasan los pequeñuelos con el hermano son también geniales, muchas veces mostrados en clave de humor.
En cuanto a los personajes, lo cierto es que casi todos tienen una tremenda fuerza. La única que me resulta un poco más desdibujada es Josiane, la hermana de Bart, el hermano de los niños. El resto, incluso la jueza tutelar, son magistrales y no sobran ni faltan ninguna de sus intervenciones. Eso sí, los personajes que más van a gustar al público lector son los nenes y Bart: Simeón, el pequeño superdotado que tiene que enfrentarse a una situación terrible en su corta vida; Venise, la pequeñita adorable que tiene unas salidas en ocasiones que provocarán más de una carcajada; Morgane, la hermana mediana que siempre pasa desapercibida pero con un gran corazoncito. Y, por supuesto, Bart. Ah, ¿qué decir de Bart? Pues que aunque al principio es un poquito insoportable, se acaba convirtiendo en uno de los personajes estrella de Marie-Aude.
La novela, a pesar de tener momentos trágicos, siempre aboga por lo positivo: defiende la homosexualidad y critica la violencia de género y anima a enfrentarse de manera positiva a las enfermedades y a la cruda realidad. Asimismo, intenta concienciar de la importancia de mantenerse unidos ante las adversidades, sobre todo en el núcleo de las relaciones paternales. Y todo esto lo hace a través de una novela cortita, que se lee muy rápido de lo amena que se hace, con frases maravillosas (hasta los capítulos son una auténtica delicia del ingenio de su autora, pues parecen sacados de un cuento). No en vano, ya ha sido adaptada a la televisión y al teatro. En fin, esperemos que los españoles también sepan apreciarla, que es lo que se merece.
Elena Montagud

No hay comentarios:

Publicar un comentario