jueves, 29 de noviembre de 2012

LA HERMANDAD DE LA NIEVE. José Vicente Pascual



Título: La hermandad de la nieve
Autor: José Vicente Pascual
Editorial: Evohé
Págs: 352
Precio: 18, 60 €

José Vicente Pascual nos trae con La hermandad de la nieve una hermosa historia sobre varias generaciones de una familia dedicada al negocio de la nieve. No obstante, no se trata solo de la historia de estas familias, sino también de la historia de la ciudad de Granada, tan hermosa y tan mártir y, al mismo tiempo, la de España.
La historia comienza con la primera generación de neveros, cuyo patriarca es Álvaro de Bayos, el abuelo del personaje que narra. Este hombre fue el Maestro de los Neveros y llamó a su gremio la Hermandad de las Nieves. A partir de aquí se nos van contando los sucesivos avatares que van sufriendo las tres generaciones de neveros, sus relaciones amorosas, intrigas y, en fin, cómo eran sus vidas en un periodo histórico complicado.
En realidad, la narración del nieto del Maestro Nevero, llamado Álvaro de la Santísima Trinidad de Bayos, le sirve al autor para hacer un recorrido por la historia de España (y en concreto de Granada) desde el momento de las capitulaciones de Santa Fe, hechas por los Reyes Católicos, los cuales tomaban el mando de la ciudad para quitar ya el poderío a los moros hasta la rebelión de las Alpujarras, cuando los moriscos son vencidos por las tropas de don Juan de Austria y, por lo tanto, consiguen el propósito de convertir todos los reinos de España en católicos. El acierto del autor es, por tanto, utilizar la técnica de la redacción de unas memorias por parte de uno de los personajes (el nieto, el instruido, cuya muerte está cerca) para recordar todos estos acontecimientos. Cabe destacar que, aunque en casi todo momento la narración es lineal, sí hay algunos momentos en los que el narrador se adelanta o vuelve hacia atrás para tratar algunos aspectos de la historia de la familia que le parecen importantes o que están relacionados con algo que vendrá años después.
Por otra parte, hay gran número de personajes al tratarse de la historia de tres generaciones. Dicho elenco lo constituyen personajes de lo más variopintos, desde hombres como el Maestro Nevero apegado a su tierra, fiel a su familia y capaz de convertir la nieve en un negocio de lo más rentable. Hemos de tener en cuenta que verdaderamente la nieve era un negocio y la forma en que cuenta el autor las andanzas de este gremio o Hermandad (aunque es un negocio que no surge hasta el siglo XIX) es de lo más loable: las dificultades que acarreaba, la lucha por el poder (ya no se trata solo de cristianos o moriscos, sino también de luchas internas y aquí entran en conflicto con la Hermandad los Benazara, a los cuales podemos considerar como personajes antagónicos que tratan de arrebatar el poder y el éxito a Álvaro de Bayos y, por consiguiente, a las siguientes generaciones), los potenciales clientes de este negocio, etc. Todo ello está descrito y retratado estupendamente.
Hay un aspecto que me ha llamado mucho la atención y que me ha recordado a alguno de los personajes de Cien años de soledad de Márquez. Son determinadas mujeres misteriosas que aparecen en la novela, totalmente contrapuestas a las que son amas de casa, fieles, que sirven para parir y cuidar de la familia, etc. Las misteriosas son, por ejemplo, la Señora (cuyo nombre no sabemos) que aparece por primera vez en la primera generación y que va haciendo sucesivas apariciones (hasta los mismos personajes se plantean quién puede ser y qué edad debe tener). Esta mujer es muy poderosa, no sabemos, sin embargo, nada de su vida pero sí el hecho de que es muy instruida. Por otra parte tenemos a Albia Domenica, la madre del narrador, que aparece como de la nada y acaba formando parte de la familia. Descrita como una de las mujeres más bellas, también parece inteligente, fuerte y avispada, por lo que considero que es muy correcto el papel que el autor le ha otorgado en la novela. El último personaje que aparece está relacionado con el futuro y es mucho mejor, lectores, que vosotros mismos reflexionéis sobre él.
Por otra parte, en la obra aparecen numerosas referencias metatextuales que pueden hacer las delicias de muchos lectores: el Corán o el Lazarillo de Tormes son de las dos más importantes que adquieren gran relevancia en la novela y que despiertan una sonrisa en el lector.
En fin, La hermandad de la nieve es una novela muy trabajada y cuidada, la cual se nota que el autor ha creado con gran cariño y esfuerzo, pues todo está muy bien trabado, los personajes son de los puntos fuertes y, sobre todo, el escenario de Granada al fondo, para que conozcamos un poco esa terrible historia de España que ha estado presente y que, tristemente, sigue estándolo: la historia de la lucha por el poder, una lucha feroz.
Elena Montagud

2 comentarios:

  1. Gracias, Elena, por el trabajo que te has tomado. Se nota que has leído la novela con mucho interés, y eso siempre es alentador para el autor.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. De nada, José Vicente. La verdad es que es una novela que me ha gustado mucho y que merece ser leída.

    ResponderEliminar