lunes, 19 de noviembre de 2012

EL PAPEL DE MI FAMILIA EN LA REVOLUCIÓN MUNDIAL. Bora Ćosić


Título: El papel de mi familia en la revolución mundial
Autor: Bora Ćosić
Traductores: Luisa Fernanda Garrido Ramos y Tihomir Pistelek
Editorial: Minúscula
Págs: 152
Precio: 13,50 €

El papel de mi familia en la revolución mundial nos acerca, desde la perspectiva de un niño, a la vida de una familia balcánica en un período histórico revuelto durante el cual asistimos al auge del fascismo, la segunda guerra mundial y la llegada a la zona de los comunistas.
Conocemos, a lo largo de las páginas, a un padre alcohólico que raros días permanece sobrio, unas tías fascinadas por las jóvenes estrellas del celuloide, un tío mujeriego, una madre harta de todos y un hijo que es el que narra toda la historia. Y el abuelo, claro, cuya visión de la historia queda reflejada en esta afirmación: “A lo largo de la historia sólo existen matanzas, rapiña de oro y nada más”. Junto a otros, como el amigo del narrador o la vecina Darosava, componen un elenco de personajes estrambótico y variopinto en torno al que orbitan historias a menudo terribles propias de tiempos de guerra.
El estilo de Bora Ćosić en este libro se basa en frases cortas y sencillas. Es muy ágil, conciso y contundente, y por momentos acumula escenas entre disparatadas y delirantes, entre horribles y divertidas, que contribuyen a que el libro pueda ser casi de todo menos aburrido.
La novela, tan breve como intensa, fue publicada en su país de origen en 1969. En la contraportada de la edición de Minúscula, que la publicó en castellano en 2009, se habla de una edición artesanal que pronto se convirtió en libro de culto y obtuvo el más importante premio literario yugoslavo. En la contraportada, asimismo, se emplea la palabra “collage” para describirlo, y es cierto que durante parte de la lectura da esa impresión, con esa yuxtaposición de escenas asfixiante de la que hablábamos. Sin embargo luego, aunque quizá sea sólo una impresión demasiado subjetiva, la prosa parece reposarse en cierto sentido y cobra otro vuelo. Se trata de un relato, en todo caso, alejado de cualquier tipo de sensiblería. Segundo autor balcánico que descubro gracias a esta editorial, si recordamos la gran sorpresa de Svetislav Basara.
Jesús Artacho Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario