lunes, 5 de noviembre de 2012

CASA DE MUÑECAS. Patricia Esteban Erlés y Sara Morante



Título: Casa de muñecas
Autoras: Patricia Esteban Erlés (microrrelatos) y Sara Morante (ilustraciones)
Editorial: Páginas de Espuma
Págs: 184
Precio: 17 €

¿No te resultan inquietantes las casas de muñecas? ¿Acaso no has pensado alguna vez en lo que harán sus pequeños habitantes cuando se apagan las luces de la habitación de la niña que la posee? ¿No da un poco de vértigo el pensar en todo ese universo en miniatura? Igual nunca te has hecho estas preguntas que, creéme, acabarán rondando tu cabeza cuando leas “Casa de muñecas”, la obra de Patricia Esteban Erlés y Sara Morante de la que hoy os hablaré.
Patricia Esteban Erlés ha publicado tres libros de cuentos antes de este, ha quedado finalista en dos ocasiones en el prestigioso Premio Setenil y ha obtenido el Premio de Narración Breve de la Universidad de Zaragoza 2007 y el XXII Premio de Narrativa Santa Isabel de Aragón, reina de Portugal. Por su parte, Sara Morante ha ilustrado diversos libros de narrativa en los últimos años, ha ganado el Premio Nacional de Arte Joven , categoría de ilustración, del Gobierno de Cantabria 2008 y, recientemente, el Premio Euskadi de Ilustración 2012. La unión de dos mujeres con tanto talento solo podría dar como resultado una genialidad, en este caso, un libro de microrrelatos ilustrados que sin duda no dejará indiferente a ninguno de los que se acerque a él.
“Casa de muñecas” es un libro compuesto por un total de cien microrrelatos de prosa hipnotizante acompañados, muchos de ellos, por muy logradas ilustraciones, que se reparten en los capítulos titulados Cuarto de juguetes, Dormitorio infantil, Dormitorio principal, Cuarto de baño, Salón comedor, Cocina, Biblioteca, Desván de los monstruos, Cripta y Exteriores. Como introducción a esta casita nada infantil nos encontramos los capítulos Hoja de ruta, compuesto por tres itinerarios posibles para el lector que decida adentrarse en esta casa en miniatura, y Sweet Home, una pieza que nos habla de los orígenes de las casas de muñecas como juguete de niñas privilegiadas. Como os podéis imaginar, el libro concluye con un capítulo a manera de epílogo. Su título es Advertencia final, lo que creo que deja bastante claro el contenido que vamos a encontrar en él.
Los nombres de algunos de estos capítulos (Desván de los monstruos y Cripta, por ejemplo) ya dan idea de lo lúgubre que es esta casa no apta para corazones débiles. Sin embargo, lo terrorífico, lo gótico, lo extraño, no solo habita en esas habitaciones  difíciles de encontrar en una casa de muñecas normal, sino en toda esta casa en miniatura. Y es que aquí lo normal es que la línea entre la vida y la muerte quede desdibujada, que las muñecas teman a los niños y/o viceversa, que los espejos sean engañosos, que los gatos negros campen a sus anchas por los cuartos infantiles, que los juguetes ardan, que los que se portan mal sean encerrados en armarios de monstruos, que los fantasmas no den miedo… Un sinfín de cosas pasan entre las paredes de esta casa, en definitiva. Un sinfín de sucesos que, cuando los conozcas, te dejarán de piedra o te producirán una fascinación deliciosamente irreal.
“Casa de muñecas”, en definitiva es un libro de microrrelatos ilustrados fresco y original que hará que todos y cada uno de nosotros acabe sintiendo verdadero terror a la vez que fascinación por ese juguete de la infancia. Sus cien microrrelatos transmiten al lector inquietud, horror, incertidumbre…  Las imágenes hacen que este universo en negro, blanco y negro sea aún más vivo, y a la vez lúgubre. Imposible imaginar el texto sin ellas, y viceversa. Adéntrate por tanto ahora en este universo en miniatura, conoce a los fantasmas, a los niños, a los amantes imposibles, a las gemelas malvadas, a los muñecos temibles y a los temerosos… Pero, cuidado: esta casa crea adicción, ¡no vaya a ser que luego no puedas salir de ella! Correr ese riesgo merece la pena, eso sí.
Hay algunos objetos que para unos resultan tiernos; para otros, toda una pesadilla. Hay algo oscuro en realidad en ellos, algo que solo algunos ojos sabemos ver. Descubre ahora cuán lúgubre puede ser la “Casa de muñecas” de Patricia Esteban Erlés y Sara Morante. Repito que será una experiencia enriquecedora de la que jamás te arrepentirás.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario