lunes, 15 de octubre de 2012

ZONA UNO. Colson Whitehead


Título: Zona Uno
Autor: Colson Whitehead
Traducción: Mireia Carol Gres
Editorial: Planeta
Págs: 336
Precio: 18 € / 12,99 € (epub)

Existen en el mercado un gran número de libros de zombis que te harán subir la adrenalina mientras acompañas a sus personajes en su lucha por la supervivencia. No muchos de ellos, sin embargo, tratan el problema de la plaga desde la perspectiva de “el día después del control”. Este es el punto de partida de “Zona uno”, la novela de Colson Whitehead de la que hoy os hablaré.
Mark Spitz y sus compañeros del grupo omega, Kaitlyn y Gary, se dedican a la limpieza de zombis en la zona uno, un lugar situado en el centro de la ciudad de Nueva York. Hace tiempo que la plaga de zombis está controlada, y los marines ya hicieron el trabajo más duro en Nueva York, así que se supone que los chicos de limpieza solo se encontrarán con pequeños contratiempos cada vez que examinen los pisos, tiendas, oficinas, etc, de los que se hacen cargo. Pero, ¿de verdad se puede estar seguro cuando aún quedan muertos vivientes en el mundo? ¿No pecarán los supervivientes de confiados? ¿Hasta cuándo serán capaces de mantener el precario equilibrio entre la vida y la muerte?
Los zombis siguen estando de moda, más aún si pensamos en que los tiempos oscuros en los que estamos sumergidos y los que se avecinan. No todo van a ser, no obstante, novelas de zombis de literatura digamos que entretenida, pero, en cierta medida ligera.
De vez en cuando un escritor de calibre piensa en el tema, se pone manos a la obra y nos ofrece una novela que puede ser admirada tanto por los fanáticos del género como por los críticos más exigentes con la prosa, la crítica social y el argumento en general. Este es el caso de “Zona uno”, una novela apocalíptica que nos hace recorrer las calles de una desolada Nueva York en busca de zombis a los que exterminar en compañía del joven y complejo Mark Spitz y sus compañeros de brigada de limpieza.
El presente de la novela podría resumirse en pocas líneas, ya que de forma recurrente el protagonista viaja al pasado: tanto el suyo, como el de sus compañeros. Así conoceremos la historia de todos, lo que sintieron la noche en que todos sobrevivieron por primera vez, cómo lograron escapar durante meses, qué es lo que tienen dentro ahora que las cosas están como están… Dicho de otra forma: si fuera una película (por cierto, no estaría mal una adaptación al cine), sería una llena de flashbacks, todos ellos importantes para comprender en su conjunto el tiempo presente.
El protagonista de esta obra ha sido apodado Mark Spitz por sus compañeros por algo que hasta el final del libro no descubriremos. Se trata de un chico inteligente y reflexivo, un tipo enamorado de Nueva York que, extrañamente, ha sobrevivido a lo peor. Digo “extrañamente” porque el muchacho, tal y como él mismo se lamenta, nunca ha sido malo haciendo las cosas, aunque tampoco especialmente bueno, lo que le hace pensar que en realidad lo que ha tenido es más suerte que maña.
Todo buen autor que escribe sobre zombis intenta hacerlo a su manera, introduciendo elementos nuevos al género. En el caso de Colson, este nos plantea en su obra la existencia de dos tipos de no muertos: los skels: los típicos zombis hambrientos que salen corriendo a por ti en cuanto te intuyen; y los straggs: inquietantes seres que se han quedado paralizados por la enfermedad mientras hacían justo lo que más le gustaba hacer. La pregunta es: ¿son estas estatuas humanas inofensivas? La respuesta, cómo no, la encontraréis en la novela. Yo no pienso adelantaros nada más al respecto.
Me ha parecido muy inteligente la forma de plantear la trama y las distintas subtramas de esta obra, la visión que el autor tiene de este supuesto futuro infernal y la manera de tratar a los personajes (mucho más humanos que en otros libros. El tema de los traumas que todos ellos sufren, por ejemplo, es algo recurrente). También la crítica social que en este libro subyace te dará mucho que pensar, así que si estás buscando un libro de zombis que consiga de verdad conmocionarte, ¿por qué no te animas a intentarlo con “Zona uno”? Diferente a todo lo que has leído, seguro que es.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario