jueves, 4 de octubre de 2012

MÁSCARAS FEMENINAS. Fumiko Enchi


Título: Máscaras femeninas
Autora: Fumiko Enchi
Traducción: Keiko Tasahashi y Jordi Fibla
Editorial: Alianza Editorial
Págs: 192
Precio: 16 €

Máscaras femeninas es una novela escrita por Fumiko Enchi (seudónimo de Fumi Ueda) y editada por Alianza Editorial. La escritora es una de las novelistas más relevantes de la segunda mitad del siglo XX en Japón, se especializó en la literatura clásica, sobre todo, en la estética de la etapa final de la era Edo, tradujo la monumental Genji monogatori de Mursaki Shikibu y ganó el galardón literario más importante de Japón: el Noma. Un año antes de morir la eligieron miembro de la Academia de las Artes.
Esta novela, inmersa en el ambiente de las historias de fantasmas orientales, salpicada de descripciones bellas, casi patéticas, de la naturaleza y las personas, donde más se insinúa que se dice, nos cuenta la historia de la relación complicada y compleja entre dos mujeres: suegra y nuera, y a partir de ella se amplía el círculo de vínculos, tanto femeninos como masculinos y asistimos a un encaje intricado de manipulaciones, avances, expectaciones, venganzas, celos del que se va poco a poco, entreviendo el dibujo.
La novela está dividida en tres partes, a cada una le corresponde la máscara de tres de las usadas en el teatro Noh, que es una de las dos corrientes teatrales ancestrales de Japón. En esta, los actores cubiertos con las distintas máscaras, narran historias sobrenaturales con una estructura muy parecida al teatro griego: personaje principal, algunos secundarios y coro.
Las tres máscaras elegidas son la de Ryoo no onna (mujer fantasma vengativa), Masugami (mujer trastornada) y Fukai (mujer madura en duelo). Los personajes y las máscaras usadas como símbolos, van personalizándose en la evolución, siempre sutil, de los personajes femeninos, grandes protagonistas de la novela, ya que los masculinos son, básicamente, marionetas en sus manos y a la vez, los detonantes de sus tragedias. La narración evoluciona, siempre veladamente, hasta descubrirnos el drama atroz de cada una de ellas.
Su lectura, fácil y hermosa, nos va atrapando, intrigando y conduciendo a un final tan misterioso como su principio.
Eva Monzón Jerez

No hay comentarios:

Publicar un comentario