jueves, 25 de octubre de 2012

EL TIEMPO QUE VENDRÁ. Ovidio Parades


Título: El tiempo que vendrá
Autor: Ovidio Parades
Editorial: Trabe
Págs: 122
Precio: 12 €

Intentamos ser fuertes o al menos parecerlo ante los demás cuando en realidad acusamos cada golpe con un dolor inmenso. Conforme pasan los años, algunas cicatrices, en vez de cerrarse, se hacen cada más grandes. Luchamos para que se curen, luchamos para que no se vean, luchamos por dejar atrás lo que nos hace daños. Porque, ante todo, hay que mirar hacia adelante con esperanza, a lo que nos espera, sobre todo a lo bueno, pienso tras leer “El tiempo que vendrá”, la nueva obra de Ovidio Parades de la que hoy hablaremos.
Hay en estas páginas un hombre que una vez amó con locura y sufrió al descubrir que aquella persona objeto de sus afectos no era la que él pensaba; un hombre que se enfrenta a una prueba muy dura; un hijo que sufre al ver cómo el tiempo ha tratado a su madre; un nieto que recuerda con cariño a su abuela desaparecida y al tiempo que pasó con ella; un niño lector que pasaba unos veranos estupendos en la playa; un muchacho que por ser diferente en un tiempo oscuro tuvo que padecer la maldad tanto de sus compañeros de clase como de sus profesores; un adolescente que sueña con ser escritor; un joven que se adentra en las tinieblas de la noche hasta que es salvado por un ángel redentor; un hombre que viaja a lugares estupendos junto al hombre que quiere y que, a pesar de los años pasados, aún se conmueve por ciertas noticias recibidas. Todos son la misma persona: el hombre que mira hacia el pasado; pero sobre todo hacia el futuro, un futuro aún por escribir donde reside algo muy importante para todos nosotros: la esperanza.
Esta es la primera novela en el mercado de Ovidio Parades tras publicar los libros de artículos diversos “El extraño viaje” y “Ventanas compartidas”. Se trata de una novela corta y fragmentaria con claros matices autobiográficos (que sólo los que conocemos sus obras anteriores distinguiremos) en la que el protagonista (del cuál desconocemos su nombre) se abre en canal para mostrarnos sus mayores preocupaciones, sus afectos, sus anhelos, su dolor por ese pasado tan cruel que le tocó desgraciadamente vivir. El actor principal de esta obra se descubre así como un hombre herido, pero también esperanzado, un ser que ahora mira  hacia el futuro con ilusión.
Hay algo en la literatura de Ovidio Parades que hace que no puedas despegarte de sus libros hasta llegar al final, casi de un solo asalto. Tiene mucho que ver con la serenidad de su prosa, tan cuidada y cercana al mimo tiempo, un estilo que invita a los que también escribimos a ponernos a darle a las teclas una vez acabada la lectura; aunque yo creo que se debe más a la sinceridad y autenticidad con la que trata cada tema, sea cuál sea este.
La literatura es para el protagonista de esta novela que nos hará dar continuos saltos en el tiempo un medio para llegar a la gente, pero también un medio para ayudarse a sí mismo, un modo de catarsis: el mejor que muchos otros escritores encuentran también para exorcizar sus fantasmas. Todos estos espíritus malignos han quedado encerrados en el papel. Ahora pueden intentar llamar la atención del que narra en primera persona y la nuestra, pero jamás podrán volver a hacer daño. Son fantasmas con nombre propio: Desamor, Incertidumbre, Soledad, Marginación Escolar, Maltrato, Depresión… Espíritus realmente terribles que es mejor dejar en el pasado para siempre.
“El tiempo que vendrá”, en definitiva, es una novela original, de corte tremendamente intimista, donde se hace un análisis de todo el pasado del protagonista y narrador de la misma; un pasado lleno de alegrías, pero sobre todo de momentos crueles que hicieron que el hombre que escribe quedara marcado para siempre. Solo el tiempo, la reflexión, el cariño de todos los que le quieren (que no son pocos) y la esperanza en el futuro podrán hacer que las heridas, algunas tan profundas, se curen. También dependen de ti que cicatricen, pues cuantas más personas conocen su historia, más se siente curado este ser. Si esto no te convence, piensa que esta lectura también te ayudará a ti mism@ a reconciliarte con ciertos pasajes de tu pasado. Al menos, conmigo ha sido así. ¿Te atreves a comprobarlo?
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario