lunes, 22 de octubre de 2012

APOCALIPSIS Z. LOS DÍAS OSCUROS. Manel Loureiro


Título: Apocalipsis Z. Los días oscuros
Autor: Manel Loureiro
Editorial: De Bolsillo
Páginas: 384
Precio: 16,06 € / 8,5 € (edición de bolsillo)

AVISO: Éste es el segundo libro de una trilogía. Es casi imposible hacer una reseña sin dar algún dato que altere la experiencia lectora en caso de no haber leído previamente “Apocalipsis Z, el principio del fin”. En ésta misma web encontrará la reseña de la primera obra. Si le llama la atención, por favor lea dicha reseña antes.
Si ya conoce lo acontecido en “Apocalipsis Z, el principio del fin”, siga con esta reseña de “Apocalipsis Z. Los días oscuros”, no habrá mucho riesgo de spoilers.

La civilización como tal ha caído. La humanidad se ha enfrentado a la mayor amenaza de la Historia.... y ha perdido. Hordas de No Muertos infestan el mundo, acabando con cualquier rastro de vida en cuanto cae a su alcance. Los supervivientes de Apocalipsis Z, tras pasar mil historias en la primera entrega de la trilogía, llegan a las Islas Canarias,  último reducto libre de la infección del cual tienen conocimiento. Allí los restos de la Humanidad se afanan en la reorganización de la sociedad, pero se enfrentan a multitud de dificultades; escasez de recursos, excesiva población, mercado negro, militarización, lucha por el poder entre dos facciones...

La mitad del grupo es requerido por el Gobierno Provisional de la isla, como “supervivientes avanzados” -los últimos humanos que han vuelto con vida de la Península Ibérica tras más de un año desde el inicio de la infección-, para acompañar en una misión militar imposible: volver a la Península a uno de los mayores “Puntos Seguros” para saquear las enormes reservas de medicamentos y recursos imprescindibles para la subsistencia de la Humanidad en las Canarias.
La parte restante de los protagonistas -y Lúculo, el gato- sufrirá en  la isla por culpa de otro de los mayores riesgos para la Humanidad: la corrupción y la propia maldad del hombre, que pondrá en jaque sus vidas y a los restos de la sociedad no infectada...
Manel Loureiro nos sigue detallando las vivencias de un extraño grupo de supervivientes en este mundo postapocalíptico plagado de No Muertos. Cambia mucho de registro, dado que el primer libro estaba narrado en forma de diario redactado por el protagonista principal, y éste pasa a ser contado de manera más convencional, en tercera persona en su mayor parte. Nos narra con mucha mayor definición la expansión del virus, así como ciertos datos técnicos y médicos, lo cual denota un incremento en la tarea de documentación del autor, sin hacerse pesado por excesivos tecnicismos. Sigue siendo una lectura muy ágil, trepidante, con escenas devastadoras y de gran crudeza, sin concesión apenas al lector. Prácticamente no hay descanso, la trama se desarrolla de una manera vertiginosa. En ocasiones Loureiro hace uso de ciertos cambios en el punto de vista, o narra la misma escena desde dos ángulos diferentes, lo cual da vistosidad al conjunto y da fe del crecimiento como escritor de Manel. Las limitaciones evidentes que imponía el formato “diario” de “Apocalipsis Z, el principio del fin”, aquí desaparecen, pudiendo dar rienda suelta a su capacidad creativa y narrativa, lo cual se agradece. En la parte final, hay dos subtramas que se van alternando por capítulos con gran habilidad, generando una expectación en el lector enorme que hace que devores página a página. También Loureiro consigue que sus personajes sean muy carismáticos -algunos-.
Sin embargo, para mi gusto este libro es inferior al primero, aun siendo una obra mejor escrita indudablemente. La historia es más previsible, menos sorprendente, recuerda más a otros textos;  deja buen sabor de boca.... pero no tanto como “El principio del fin”.
Si le gustó la primera parte de la trilogía, ésta también le gustará. En mayor o menor grado, según gustos, pero es un libro interesante. Más aventura, más No Muertos, más desarrollo de los personajes, nuevas localizaciones, nuevas frustraciones, esperanzas, etc. Si no fue así, probablemente no haya llegado hasta aquí leyendo...
Carlos Javier Navarro Pérez

No hay comentarios:

Publicar un comentario