jueves, 27 de septiembre de 2012

MÚSICA DE UNA CORTE ANIQUILADA. Luis Gutiérrez del Arroyo


Título: Música de una corte aniquilada
Autor: Luis Gutiérrez del Arroyo
Editorial: Dairea
Págs: 109
Precio: 10,50 €

Luis Gutiérrez del Arroyo nos presenta una antología poética, la cual recorre sus poemas desde 1995 hasta 2011, repasando sus obras “Concierto de violas” (1995), “Tratado de glosas” (1996),”Gallo de madera” (1998),”Zavial” (2002),”Fluidos” (2005) y “Lagos” (2011).
A través de la poesía de Luis Gutiérrez, encontraremos el equilibrio entre música y poesía, entremezclando recuerdos y nostalgias de antaño con sentimientos musicales, expresados con palabras.
Así pues, el lector encontrará en estos versos musicados, evocaciones a instrumentos perdidos en el tiempo, que a su vez nos traerán recuerdos de tiempos pasados, olvidados por momentos, pero bellos en la memoria de aquellos que lo recuerdan.
El conjunto de los poemas plasmados en esta antología tienen un nexo común, el paso del tiempo, momentos felices de antaño, pinceladas de amor y la imposibilidad de volver atrás, pero ante todo, el sentimiento que transmiten los instrumentos en cada una de las situaciones expresadas en los versos, haciéndonos participes de melodías inaudibles que se clavan en nuestro interior con el susurro de la palabra.
Reflejo en estas líneas uno de los poemas, el cual expresa en gran parte el conjunto de la obra:

Dulces penas de amor tejidas en llanto,
Ilusorios momentos compartidos,
realidades vacías que no fueron
más que palacios rotos, sin techos ni cristales.
Corredor de la luz, enjambre efímero
de días que nos siguen,
mientras vemos cerrarse las compuertas
que desecan el cauce hacia un mar último;
ved cómo se hace el sueño tan ligero
que tememos el ruido que lo quiebre,
y nadie, al despertar, está en los brazos
mirándonos de cerca.
¿Qué música creció junto a la vida,
que impregnó nuestra mente de esperanza?
¿En qué alfanje brilló tanto temor?
Solo nos resta ahora relatar las pasiones
e intentar indagar en los misterios.

Leer la poesía de Luis Gutiérrez es dejarse llevar por un cúmulo de sensaciones que llenan y transmiten su pasión por la música, así como la desnudez de su alma, teñida de recuerdos y pasiones, comparadas con sonidos aniquilados con el paso de los años, como la vida, como el amor, como tantas cosas que dejamos atrás y que vienen de nuevo a nuestra memoria, cual melodía insistente que clama nuestra atención en la distancia.
Acompañan a la obra ilustraciones, ligeros trazos que acompañan al conjunto transmitiendo también sensaciones encontradas.
Decir sobre el autor que nació en Madrid en el año 1946. Es ingeniero Industrial, profesor de Física e intérprete de viola de gamba en la Agrupación de Música y Danza Orfeo, de música del Renacimiento, lo cual justifica su pasión por la música y su deseo de hacernos participe de la misma con el don de la palabra.
Terminaré esta reseña con  otro de los versos del autor, el cual dice lo siguiente:

Somos prolongaciones de lo pasajero,
resonancias breves tras las cuerdas de una viola,
gotas de lluvia que se alargan algo en los cristales.

Muerte de una corte aniquilada: una antología poética muy recomendable para aquellos que busquéis algo más en la poesía, y también para quienes no os decidís a leer este género literario.
Luis Martínez Semper

No hay comentarios:

Publicar un comentario