lunes, 17 de septiembre de 2012

INFIERNO HELADO. Lincoln Child


Título: Infierno helado
Autor: Licoln Child
Traducción: Jofre Homedes Beutnagel
Editorial: Plaza & Janés / De Bolsillo
Págs: 352
Precio: 19,90 € / 8,95 €

Cuando me compré Infierno helado ya sabía lo que iba a leer: acción y entretenimiento de la mano de uno de los escritores que más me han gustado en toda mi vida, Lincoln Child, esta vez sin su compañero y amigo Douglas Preston -creadores de la indispensable saga del agente del Pendergast-, la invitación a disfrutar de una historia refrescante, en el Ártico, donde unos científicos, unos militares, unos cineastas y una tribu local se enfrentan a una amenaza mortal. 
En una zona en el círculo polar ártico un paleontólogo y su equipo están estudiando los efectos del calentamiento global. También descubren a un animal en un gran bloque de hielo. Y quieren intentar liberarlo; pero las tribus cercanas les advierten que no deben despertar a la bestia porque harían enfurecer a los dioses, lo que no saben es que se enfrentan al puro terror.
Es una novela que tiene los ingredientes habituales en los trabajos de ambos escritores: importantes dosis de acción con toques científicos y una ligerísima pincelada de fantasía (aunque no sea un libro que pueda clasificarse como fantástico). Si bien la novela empieza algo lenta, en comparación con otras del mismo autor, posteriormente va acelerando hasta que alcanza la velocidad de crucero y no para hasta el final  y va metiéndonos en su enredo casi sin darnos cuenta. Y de pronto te encuentras en un paraje helado, con monstruos y con mucha tensión.
La trama está bien hilada, especialmente tiene mucha acción y misterio, y lo mejor que tiene es que no te satura de datos. Cada capítulo está diseñado para acabar de forma que quieras más.
No hay que decir más sobre la trama del libro. ¡Está escrito por Child!, ¿qué más se necesita para sumergirse en su lectura? Y como en la mayoría de las ocasiones, no nos defraudará. En resumen, muy recomendable si buscas acción y entretenimiento.
Ester Fernández García

No hay comentarios:

Publicar un comentario