jueves, 20 de septiembre de 2012

ABRE LOS OJOS Y DESPIERTA. Albert Salvadó


Título: Abre los ojos y despierta
Autor: Albert Salvadó
Editorial: Meteora
Págs: 352
Precio: 19,50 €

En la Italia del siglo XVII vive un joven llamado Alberto Salerno, conocido por todos como Tolino. Nuestro protagonista es tierno, dolorosamente ingenuo y vergonzoso hasta el extremo, acostumbrado a encerrarse en su mundo interior al ser objeto de todo tipo de comentarios hirientes debido a un problema físico que no le permite andar con normalidad. La providencia y “la poca estima” de sus padres hacia él harán que Tolino comience a estudiar en la universidad de Pisa, pues Tolino (según ellos) no vale sino que para ser un simple maestro y es en la universidad cuando sus insaciables ganas de aprender y su brillantísima inteligencia despertarán, gracias también a la aparición de un nuevo vecino y compañero de clase llegado de España, Arnau de Sisqueró. El gran sabio Galileo aparecerá en escena para dar un giro a la vida de Tolino, junto a Fredo, con el que nuestro protagonista aprenderá la importancia de reflexionar por él mismo, sin atender a las líneas que ya le vienen marcadas por la sociedad en la que vive,  sobre todo por la Iglesia.
He disfrutado tantísimo leyendo Abre los ojos y despierta que me resulta difícil poner en orden todo lo que me ha transmitido, ya en las primeras páginas Albert Salvadó da cuenta de una serie de no sé si llamarlo leyendas o una especie de creencias que son preludio de lo que será el resto de la historia, en la que todo suma, la originalidad del argumento, las espléndidas descripciones en especial la que hace de la catedral de Pisa, magnífica, los lúcidos diálogos entre los personajes divagando sobre la vida, la religión y la ciencia, en una época en la que recordemos que la Inquisición andaba husmeando y castigando a todo aquel que cuestionase lo establecido, que pensase por su cuenta.
Albert Salvadó introduce pequeños trazos sobre  algunos acontecimientos históricos de la época, como el proceso de Galileo en Roma a causa de sus descubrimientos, con los que logra situarnos en el ambiente encorsetado de la época. A través de las páginas somos partícipes del cambio que se produce en Tolino, en lo que supone para él la adquisición de nuevos conocimientos relativos a la ciencia y el placer que se siente cuando esos descubrimientos del día a día los puedes poner en común con más personas, él que siempre había sido un niño solitario repudiado por todos.
Me he divertido tanto leyendo esta novela que soy incapaz de plasmarlo aquí como se merece, me queda el regusto amargo de no responder al escritor con una reseña digna de su gran historia pero también me siento enormemente agradecida por haber tenido la oportunidad de leer la que ya es la mejor novela que he leído.
                                                                                                          Patricia Bafalluy

No hay comentarios:

Publicar un comentario