jueves, 30 de agosto de 2012

PRISIONEROS DE ZENDA. Fernando Marías y Javier Olivares


Título: Prisioneros de Zenda
Texto: Fernando Marías
Ilustraciones: Javier Olivares
Editorial: SM
Págs: 216
Precio: 12,95 €

Existen historias que nunca, jamás de los jamases, pasarán de moda. “El prisionero de Zenda”, la obra escrita por Anthony Hope en 1890 es una de ellas. Esta novela de aventuras, luchas con espada, conspiraciones y amor, además de ser reeditada a lo largo de los años, ha sido llevada al cine repetidas veces a lo largo del siglo XX, marcando e inspirando a un sinfín de mentes creativas, como las de Fernando Marías (escritor) y Javier Olivares (ilustrador). Estos últimos se han aliado para realizar “Prisioneros de Zenda”, el libro que paso a comentaros.
“Prisioneros de Zenda” es un volumen de cuentos gráficos (ilustrados) compuesto por un total de cuatro piezas: “La redención del pirata Perrosangre”, “El ángel de las noches muertas”, “El preso de la cárcel del olvido” y “Xekt y las sombras”.
He dicho que este libro es obra de Fernando Marías y Javier Olivares. Pues bien: eso no es del todo cierto, ya que existe un prólogo, de título “El club de los prisioneros de Zenda” escrito por un tercer autor: Rupert de Henzau, uno de los personajes menos populares de la originaria “Prisioneros de Zenda” debido a su naturaleza malvada. Gracias a él y a su prólogo sabremos que a veces el mal también tiene una cara bondadosa, también que a veces no es todo tan sencillo como pensar que algún personaje es malo porque sí, que lo ha sido siempre y siempre lo será. Pero si no te convencen sus palabras (no es fácil fiarse de un villano, ya lo sé), echa un vistazo a las historias que te ofrece este libro, historias que te harán conocer a un pirata que se convirtió en tal por odio y a una mujer empeñada en capturarlo, también por odio (“La redención del pirata Perrosangre”); a un mutante del futuro que persiguiendo a unos humanos descubre que también él es aún un poco hombre (“El ángel de las noches muertas”); a un preso que buscando su indulto descubre la historia de otro preso tan desgraciado como él (“El preso de la cárcel del olvido”) y a un temible hombre de las nieves que resulta ser mucho menos temible cuando se le conoce (“Xekt y las sombras”).
Podría decirse que existen dos temas principales que hacen de este volumen un libro compacto: “la redención del malvado (tanto del real como del supuesto)” (curiosamente, en tres de estos cuentos, prácticamente antes de la muerte) es el tema que sirve de enlace entre estas cuatro historias. Se trata de una redención que llega sin que se busque previamente, en la mayoría de los casos, lo que hace que todo sea aún más intenso.
El otro tema que une sólidamente estas historias entre sí es la condición de prisionero (físico o psicológico, pues son muchos los asuntos del pasado que pueden hacer que así se sientan) de sus protagonistas.
Otras cosas que tienen en común estas historias es el estar ambientadas todas en épocas que no son la nuestra (tres de ellas en el pasado; una, en un futuro distópico. No os doy más pistas: averiguadlo vosotros leyendo este libro), la narración en primera persona en la mayoría de ellas (lo que aporta una mayor cercanía), la acción (no serían cuentos de aventuras si no la tuvieran a raudales, claro) y el contener una historia secundaria dentro (no sucede en todos estos cuentos, y es precisamente un recurso que Fernando Marías domina a la perfección).
Mención aparte merecen las ilustraciones de Javier Olivares, aunque por desgracia yo no soy una experta en la materia. Lo que sí os sé decir es que cada historia tiene su propio color preponderante y que las ilustraciones van en perfecta sintonía con lo que los textos nos cuentan. Imposible imaginar estos relatos sin estas ilustraciones una vez leído el libro.
“Prisioneros de Zenda”, en definitiva, es un libro de relatos ilustrados que rinde homenaje ya no solo al libro “El prisionero de Zenda”, sino a todos los clásicos de la literatura y el cine de aventuras, y muy especialmente a los grandes olvidados de estas historias: los villanos. Adéntrate en sus páginas ahora para vivir situaciones al límite, conocer las desgraciadas historias de sus protagonistas, saber porqué los malos o supuestos malos son lo que son y mucho más. Estoy segura de que ésta será una lectura que disfrutarás de principio a fin así que, ¿a qué esperas para hacerte con un ejemplar de este libro?
Los clásicos de aventuras nunca pasaran de moda. Inspiraron en el pasado, lo hacen en el futuro y lo harán en el futuro. Gracias a ellos, autores de hoy en día nos ofrecen versiones que a la vez son del todo originales. Compruébalo gracias a la lectura de “Prisioneros de Zenda”, un libro de cuentos ilustrados que te sorprenderá.
Cristina Monteoliva

1 comentario:

  1. Yo he leído el prisionero de zenda, seguro que tiene que estar bien.

    ResponderEliminar