lunes, 13 de agosto de 2012

EMILY THE STRANGE: UN GOLPE DE MENTE. Jessica Gruner, Rob Reger y Buzz Parker


Título: Emily the Strange: un golpe de mente
Texto: Jessica Gruner y Rob Reger
Ilustraciones: Buzz Parker
Editorial: Sm
Págs: 280
Precio: 12,95 €

Imagina que eres una chica de trece años superinteligente que se pasa la visa inventando cosas la mar de ingeniosas y metiéndose en líos muy, pero que muy divertidos. ¿Qué pasaría si de pronto te dieras cuenta de que tienes que encontrar “algo” para poder hacer mejores inventos? ¿Y si ese “algo” se te resistiera? Así es como comienza “Emily the Strange: un golpe de mente”, el libro que pone fin a la genial saga juvenil de Rob Reger, Jessica Gruner y Buzz Parker.
Después de que su madre le haya puesto unas notas excelentes por sus logros académicos a lo largo del año como “estudiante en casa”, a Emily solo le  queda una cosa: encontrar su propia roca oscura, esa que, como niña oscura le de mayores poderes como inventora y como supercerebro en general. La cosa está complicada, ya que Emily no tiene ni idea de cómo encontrarla. Solo sabe que ha de poner rumbo junto a su gólem, Cuervo, hacia Seasidetown, el pueblo de su tía abuela Lily. Una vez allí, Emily descubrirá que Attikol, su archienemigo, también quiere hacerse con la roca negra, y para ello cuenta con Dottie, una chica con extraordinarios poderes mentales y un ansia desmedida por conseguir dinero para estudiar cine. ¿Conseguirá Emily vencerle por última vez o la alianza de Attikol con Dottie será lo suficientemente poderosa para frenar las intenciones de nuestra alocada protagonista?
Emily Strange es una niña de trece años autodidacta, inventora y un tanto quisquillosa. A lo largo de cuatro libros, muchos de sus seguidores hemos disfrutado con sus más que ingeniosas aventuras (nocturnas casi todas ellas, pues Emily, además de vestir de negro, prefiere la oscuridad para actuar). Por desgracia, “Emily the Strange: un golpe de mente”, como decía antes, es el último libro de esta emocionante e hilarante saga. ¿Por qué lo bueno siempre parece durar tan poco?
Como he dicho ya, en esta ocasión, Emily vuelve a Seasidetown, la ciudad de su tía abuela Lily (a la que conoció gracias a un viaje en el tiempo en “Emily the Strange: tiempos oscuros”) para encontrar la roca negra, ingrediente esencial que todas las niñas oscuras utilizan para sus inventos, pócimas, aparatos varios, etc. Una vez allí, también como decía antes, Emily se encuentra con Attikol, el último de los tíos oscuros (para resumir: los tíos oscuros son los antagonistas de las niñas oscuras, o sea, los malos). Él querrá llegar antes a la roca, pero Emily no se lo pondrá fácil. Porque, ¿habéis pensado si quiera por un momento que este tipo podría ganarle a la astuta Emily, por mucho que haya mejorado a lo largo de los libros de la saga y aunque se alíe con una niña con poderes mentales sin límite?
Muchos son los personajes ya conocidos por los otros libros que acompañan a nuestra joven amiga, además de Attikol: los cuatro gatos negros de Emily (no va a ninguna parte sin ellos); Cuervo, la gólem despistada; Jakey, el niño con poderes mentales que Attikol retiene en su circo para hacer trabajar sin descanso… Entre los nuevos, destaca sin duda el de Dottie, una niña brillante (otro tipo de niñas especiales) con poderes mentales que se niega a seguir la estela familiar. Dottie es arisca, inteligente y un poco malvada, lo que la hace muy interesante para la historia que nos concierne. ¿Podrá Emily con ella? Sí, seguro que sí… ¡Pero no pienso contaros como lo conseguirá!
Como en los demás libros de esta divertida y oscura saga, Emily nos ofrece listas de trece cosas variadas, tacos que no hay manera de entender y un sinfín de aventuras deliciosamente impredecibles. Como siempre también, el libro cuenta con unas ilustraciones geniales, las de Buzz Parker. ¡Imposible resistirse a leerlo!
“Emily the Strange: un golpe de mente”, en definitiva, es un gran libro, concretamente el que pone punto y final a una gran saga con la que tantos lectores hemos disfrutado ya. Se puede leer de forma independiente, aunque yo te recomendaría que le echaras un vistazo a los demás volúmenes antes, para que conozcas aún mejor a esta chica de alma tan negra como brillante. Estoy segura de que no te arrepentirás. Y si lo haces…¡será culpa del malvado Attikol!
No es fácil ser una niña de trece años, más aún si tienes malas pulgas, un supercerebro que te hace inventar montón de cosas y instinto innato para la aventura. Descúbrelo gracias a “Emily the Strange: un golpe de mente” o cualquier otro libro de esta saga que, ahora que se acaba, yo tanto añoraré.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario