lunes, 2 de julio de 2012

LA TABLA ESMERALDA. Carla Montero.


Título: La tabla esmeralda
Autora: Carla Montero
Editorial: Plaza & Janés
Págs: 752
Precio: 21,90 € / 9,99 € (epub)

Imagina que existe un cuadro misterioso de un autor italiano cuya obra te sabes al dedillo. Ahora piensa en cómo te sentirías si alguien te diera los medios económicos y el tiempo necesario para buscar este cuadro. ¿No sería emocionante? Sí, seguro que sí. Aunque puede que también un poco peligroso, tal y como nos muestra “La tabla esmeralda”, la novela de Carla Montero que, con vuestro permiso, hoy revisaré.
Ana García-Brest es una experta en arte con un buen trabajo, unos amigos y vecinos gays encantadores y un novio alemán y millonario que ella cree que la trata como una reina. Un día, Konrad, el novio de Ana, le encarga algo insólito: dejar su trabajo (con una excedencia, por supuesto) por un tiempo para ponerse a buscar en París “El astrólogo”, un cuadro hasta entonces desconocido del autor italiano Giorgio de Castellfranco (más conocido como Georgine), precisamente el pintor favorito de nuestra protagonista. En París Ana conocerá a Alain Arnoux, otro experto en arte que le ayudará, entre otras cosas, con la investigación, además de un montón de datos acerca de Georg von Bergheim, el soldado nazi encargado de buscar el cuadro durante la Segunda Guerra Mundial, y Sarah Bauer, la joven judía cuya familia tenía el cuadro cuando se desató la contienda bélica. La investigación se verá estancada en más de una ocasión, lo que llevará a Ana a preguntarse si el cuadro ha existido alguna vez. Pero, ¿por qué parece quererlo tanta gente, a lo largo de los años? ¿Y por qué lo quiere Konrad? ¿Hasta donde será capaz de llegar Ana por desentrañar este misterio?
Siempre me sorprende y me alegra que en el sótano polvoriento de un museo, en la casa de campo de un rico venido a menos o en un antiguo archivo cerrado a cal y canto durante años alguien encuentre de pronto una escultura, un libro o tal vez un cuadro desconocido hasta el momento de un autor famoso. Por supuesto, en la vida real la cosa no suele tener mucho más misterio. Me refiero a que esos objetos preciosos no suelen tener un significado más allá del que los expertos puedan encontrar. No ocurre lo mismo en la literatura. Como ya sabemos, pues muchos son los ejemplos, cuando en una novela hay una obra, del tipo que sea, oculta en alguna parte, esta tiene que tener un doble significado. En “La tabla esmeralda” la obra es un cuadro, y el mensaje que este oculta es ambicionado por muchos a lo largo de los siglos. Aunque no tanto por Ana, la protagonista de la obra. Ella simplemente lo busca porque Konrad, su manipulador novio, así se lo ha pedido. Por su culpa vivirá aventuras emocionantes, aunque algunas serán peligrosas. ¿Y merecerá al final la pena? Eso tendrás que contármelo tú si te decides por este libro.
En realidad nos encontramos con dos historias en este libro: por un lado, la de Ana y su búsqueda en el presente, contada en primera persona y, por otro, narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, con la de Georg von Bergheim, el soldado nazi encargado de buscar el cuadro (considerado como un objeto mágico por la cúpula nazi) y Sarah Bauer, una joven judía que tiene que intentar salvaguardar ese mismo cuadro mientras procura no morir en el intento en medio de la Segunda Guerra Mundial.
Muchos son los personajes que conocerás a lo largo de las más de setecientas páginas de este libro. Destacan, aparte de Ana, Georg y Sarah, el intrigante Konrad, un millonario sin escrúpulos (aunque Ana no se de cuenta); Alain, el experto en arte francés de personalidad compleja y, muchas veces, atormentada y Teo, el vecino gay y mejor amigo de Ana.
“La tabla esmeralda”, en definitiva, es una intensa novela de aventuras, emoción, traición, acción, pero también de amor y sentimientos encontrados muy humanos. La obsesión por encontrar el misterioso cuadro será algo que te contagien fácilmente sus personajes. Pero, ¿crees que estarás preparado para descifrar el mensaje? Sí, yo creo que sí. Más aún a sabiendas de que mientras lo hagas pasarás un buen rato junto a Ana, Sarah, Georg, Alain y el resto de personajes de esta obra. ¿Te atreves a comprobarlo?
Tiene que ser emocionante el emprender un viaje para desentrañar un gran misterio. También puede serlo el conocer las historias que a su vez este misterio ha generado a lo largo de los siglos. Descubre  ahora esto y mucho más gracias a “La tabla esmeralda”, una novela apasionante que sin duda te sorprenderá.
Cristina Monteoliva

2 comentarios: