jueves, 19 de julio de 2012

EL MISTERIOSO CASO DE LA PESTE NEGRA (LAS AVENTURAS Y DESVENTURAS DE GODOFREDO CHAUCER I). Eduard Mira


Título: El misterioso caso de la peste negra (Las aventuras y desventuras de Godofredo Chaucer I)
Autor: Eduard Mira
Editorial: Nowtilus
Págs: 189
Precio: 14,95 € / 7,60 € (Epub)

De la pluma de Eduard Mira nos llega la novela El misterioso caso de la peste negra, el primer volumen de la saga de ficción histórica titulada Las aventuras y desventuras de Godofredo Chaucer, el famoso escritor, poeta, filósofo y diplomático inglés, conocidísimo por su libro Cuentos de Canterbury. Me sorprendió mucho y fue muy agradable poder leer algo de ficción sobre este autor que tanto me gustó en su día. Ahora bien, hay algo que muchos no sabíamos sobre Chaucer, y es que al parecer fue también un espía. Es en este faceta en la que se centra Eduard Mira para crear su historia.
En este primer volumen Eduard nos introduce en la vida de los personajes, presentándolos a los lectores. Algo que me encantó fue el hecho de que Eduard utilizase tanto personajes reales como ficticios. En esta novela encontramos a Chaucer, pero también a otras figuras históricas relevantes como Bernat Metge, así como personajes ficticios: Corbino, el pícaro criado de Chaucer o Baskerville que, como ustedes sabrán, es el protagonista de la magnífica novela El nombre de la rosa.
Por esto y más, la novela va dirigida a un público lector capaz de descubrir estos guiños con los que juega el escritor, creando un puente entre autor-lector que hará las delicias de aquellos que verdaderamente lleguen a comprender cada uno de los puzles de la novela.
En cuanto al argumento, es sencillo, y a la vez complicado en su sencillez: Chaucer recibe una carta de un tal Eleazar de la Caballería, el cual le explica que ha encontrado el secreto sobre los orígenes de la peste negra que está devastando la Europa del siglo XIV. Sin embargo, Eduard aprovecha todo esto para llevarnos a una historia con numerosas técnicas literarias, las cuales domina por completo. No solo conocemos esta horrible plaga al viajar a ese siglo, sino que también aprenderemos sobre las peculiares artes de cifrado —Godofredo es un experto en ellas— y descubriremos el ataque y la persecución a los judíos, al ser considerados los causantes de la peste. No debemos dejar escapar las reflexiones puestas en boca de Godofredo, que son totalmente maravillosas: “La Santa Iglesia, sea de Roma o de Aviñón, es como un pulpo cuyos tentáculos llegan a los sitios más recónditos. Y, si la Santa Iglesia, la que sea, ha decidido y sancionado que los judíos son los culpables, lo serán sin duda”.
Pero Eduard Mira nos ofrece mucho, mucho más: una versión del cuento popular de El flautista de Hamelín que es una delicia total y que a mí me ha parecido muy original y llamativo; tópicos literarios que en cualquier otro autor de nuestra época parecerían una ostentación de pedantería, pero que Eduard ha sabido emplearlo en el lugar correcto —a mí me ha encantado el ubi sunt—; así como el uso de un lenguaje arcaizante que ayuda a mantener el decoro en los diálogos de los personajes.
En cuanto a estos, personalmente me ha encantado Corbino, así como su relación con una de las Argentinas. Creo que este personaje nos transmite la esencia de esos picaruelos que, en realidad, saben mucho sobre todo. Asimismo, las Argentinas me han parecido unas mujeres fuertes, independientes y muy inteligentes.
Hablando de las Argentinas, cabe señalar que la obra cuenta con diversos narradores. La novela se nos presenta, en realidad, como unas memorias escritas por Corbino. No obstante, estas memorias son introducidas por Isabel de Loris, biznieta de este, la cual no ha tenido descendencia y, por lo tanto, quiere dejar por escrito el legado de su familia para que permanezca en la historia. Estoy segura de que os sorprenderéis gratamente cuando leáis quiénes son y a qué se dedican estas mujeres. Isabel hace un breve repaso sobre su vida y sus aficiones, hecho que Eduard aprovecha estupendamente para hacer un repaso de las obras literarias que dicha mujer lee y que permite situar a la narradora en una fecha concreta: Loris nos confiesa que se ha aficionado a una obra que ha salido hace poco de la imprenta, nada más y nada menos que la Comedia de Calixto y Melibea, cuya primera edición conocida fue la de 1499. Asimismo, dentro de la novela encontramos otros narradores, cuentos dentro de cuentos, como sucede en el caso del cuento de las ratas y, también, las cartas que envía Eleazar a Chaucer.
Para finalizar, decir que no se trata de una novela para todos los públicos, pero sí para aquellos interesados en esa época y para todos los que disfruten con obras que buscan conjugar el entretenimiento con el aprendizaje, pues todos podemos aprender de Eduard Mira muchísimo. En efecto, creo que hacen falta más obras como esta en la actualidad, pero me queda la alegría de que este tan solo es el primer volumen y que la editorial Nowtilus nos traerá más volúmenes sobre las aventuras de ese maravilloso personaje que es Godofredo Chaucer.
Elena Montagud

No hay comentarios:

Publicar un comentario