lunes, 23 de julio de 2012

DÍAS DE FUEGO EN LA HABANA. Damián Patón


Título: Días de fuego en la Habana
Autor: Damián Patón
Editorial: Bohodón Ediciones
Págs: 144
Precio: 14 € / 7 € (ebook)

Había tenido la oportunidad de leer algunos trabajos de Damián Patón (1963), pero, probablemente, Días de fuego en La Habana es la obra más redonda que he leído de él. Una serie de personajes con turbias vidas buscan lejos de su hogar la paz que no hallan en su lugar habitual. Lamentablemente no son del todo conscientes de que el infierno siempre viaja con ellos. Los personajes que diseña Damián son desarraigados de su propia vida, envueltos en miserias personales y morales. También se caracterizan por su incapacidad para asumir su rol sexual. Uno de los puntos fundamentales de la novela son los diálogos. Casi siempre certeros  y creíbles. Probablemente el punto más discutible y opinable lo da el narrador. Quizá un narrador ideologizado. A veces se unen las opiniones del autor que aparecen en boca del narrador, otras los personajes se conducen por una senda marcada. Sin embargo la novela tiene destacables elementos de la literatura de género negro a las que se añaden un interés en profundizar en el perfil psicológico de los personajes. Moisés Clavijo (¿el nombre ha sido elegido por el autor para emparentarlo con el drama de Goethe?), un tipo que huye de sí mismo con el pretexto de escribir un libro que jamás acierta a empezar. Buscando quizá su propia identidad conoce a  Iker Getxo, un personaje envuelto en la penumbra de la duda sobre su propia condición sexual. Los diálogos entre estos,  su acercamiento, también sus desencuentros y, por último, su huída a España tras una discusión de calado son parte del día a día de Moisés en La Habana. También en el camino se entrecruza el juez Javier Terré, juez de menores que, sin embargo, olvida sus escrúpulos por un momento para acabar haciendo lo que le condujo a la isla, acostarse con una jinetera, pero menor de edad. Por último, el teniente Oswaldo, un policía enamorado de un transexual que se niega a aceptar la realidad de ese enamoramiento. Todos los perfiles y sus vidas se van entrecruzando. Es magnífica la escena entre Moisés Clavijo y el juez Javier Terré, cuando el primero va al hotel del segundo a devolver la cartera que ha encontrado y cómo el segundo, en un alarde de estupidez y soberbia, se comporta como un imbécil pagado de sí mismo. Buena ambientación general de la vida y las miserias de la Habana que, sin embargo, queda oculta por la vida y miserias de los personajes que de fuera vienen y transitan por esa realidad.
Al final del libro, un hecho viene a enturbiar el normal desarrollo de la acción. Un hecho que no es baladí para todos los personajes y tampoco lo es en la más reciente historia de España: el 11 M. Ese acontecimiento terminará por devolver a todos ellos de una u otra forma a la realidad de su regreso, cada uno a su madriguera, sin haber resuelto sus problemas interiores. El diablo sigue viajando con ellos al mismo lugar del que partieron y con el agravante ahora del desastre que se avecina.
Recomendable libro de este autor para los amantes de los personajes indefinibles y atormentados y, también, por los que tienen querencia por el género negro. Días de fuego en La Habana.
Luis Vea

No hay comentarios:

Publicar un comentario