lunes, 30 de julio de 2012

LA NOCHE DEL CAZADOR (PSI/CAMBIANTES I). Nanili Singh


Titulo: La noche del cazador (Psi/cambiantes I)
Autora: Nalini Singh
Traducción: Nieves Calvino Gutiérrez
Editorial: Plaza & Janes
Págs: 395
Precio: 16,90 € / 8,95 € (edición de bolsillo) / 5,99 € (epub)

La noche del cazador es una novela redonda, con las dosis justas de acción, romance y sexo. La historia que nos cuenta La noche del cazador es original y mezcla elementos de la novela de misterio con el romance paranormal con un resultado muy positivo.
Todo comienza con Sascha, que es una Psi, una especie más evolucionada con poderes psíquicos que pueden superar cualquier cosa imaginable; pero Sascha no es como los demás Psi, no le afecta el protocolo de silencio, que evita sentir nada a los Psi, Sascha tiene sentimientos, sensaciones y todo se verá aún más acentuado cuando conozca a Lucas Hunter, el alpha de los DarkRiver, un hombre que despierta sus instintos más ocultos, y con el que tiene que hacer negocios.
Pero debajo de las sensaciones de Sascha se traza una historia de crueles asesinatos a mujeres Psi. La trama se entreteje conectando el universo de los Psi y el de los cambiantes, contando una historia de secretos, mentiras e investigaciones. Una historia no sólo sobre seres paranormales, sino sobre la propia identidad y el poder que puede ejercer una sociedad tiránica.
Sascha es una protagonista que hace sonreír, no porque sea graciosa, sino por cómo reacciona, cómo trata de ocultar su auténtica naturaleza y como se ve arrastrada por el descubrimiento de las sensaciones físicas de la mano de Lucas Hunter, posesivo a la par que tierno y protector. También nos introducen en los mundos de algunos de los miembros de la manada que serán de las siguientes entregas de la serie “cambiantes”.
La noche del cazador es un buen inicio e introducción al mundo de los Psi/Cambiantes, la narrativa de la escritora es perfecta, penetrante hasta tal punto que sufres con los protagonista a la vez que disfrutas con ellos. Te enamoras de Sascha, que es como una niña, te enamoras de Lucas, que tiene un tono autoritario, y te enamoras del resto de los gatos de la manada, porque son absolutamente absorbentes.
Ester Fernández Garía

SEÑALES QUE PRECEDERÁN AL FIN DEL MUNDO. Yuri Herrera


Título: Señales que precederán al fin del mundo
Autor: Yuri Herrera
Editorial: Periférica
Págs: 128
Precio: 16€

Señales que precederán al fin del mundo es la segunda novela del mexicano Yuri Herrera, cuya obra está publicando Periférica en España.
La frontera entre México y Estados Unidos es el territorio en el que se mueve el libro, tratando siempre de eludir los lugares comunes al respecto. El sustrato prehispánico está muy presente, en un ejemplo de novela transculturada: el mito indígena de Mictlán está en la base de esta historia en la que una mexicana, Makina, cruza la frontera para llevar un mensaje a su hermano (celebro en este inciso lo conseguido que está el personaje del hermano), que emigró hace un tiempo. El mismo mito determina la estructura en nueve capítulos de la novela, en la que asistimos al viaje de la protagonista. Las voces mexicanas que aparecen en el texto nos pueden hacer sentir por momentos que nos estamos perdiendo algo, pero algunas de ellas se comprenden por el contexto y con el transcurso de las páginas uno consigue sumergirse a pulmón libre en esta lectura que acaba conmoviendo.
Una amalgama de ideas y sensaciones se reúnen en la persona del lector: el imperialismo y el patriotismo estadounidenses, la política de inmigración (en la que no podemos evitar recordar las descorazonadoras ideas del sheriff Joe Arpaio) o la clásica dicotomía en las letras hispanoamericanas (desde el Facundo de Domingo Faustino Sarmiento) entre civilización y barbarie. Quizá no esté de más destacar las palabras que un personaje pronuncia sobre lo que supuso para él ir a la guerra, a la que se refiere en estos términos: "No es como en las películas (…) Ya sé que aquí todo parece como en las películas, pero allá no es así. Te pasas días y días encerrado y parece que no sucede nada hasta que un día sales pero no sabes contra quién peleas ni dónde te los vas a encontrar. Nomás de repente te enteras de que tu cuate se murió esa mañana sin que nadie supiera de dónde vino la bala, o te topas con una bomba que nadie vio arrojar, que estaba ahí, esperándote. Luego hay que ir a buscarlos. Pero cuando los encontramos no están haciendo nada y hay que creer que sí son ellos los culpables, porque si no te vuelves loco."
La parquedad y exactitud del estilo de Herrera quizá recuerde a algunos a otro mexicano, Juan Rulfo, el gran Rulfo. Señales que precederán al fin del mundo ha supuesto para algunos lectores, entre los que me cuento, el conocimiento de un autor al que habrá que seguir en un futuro, buscando por ejemplo su primera novela, Trabajos del reino. Ambas han obtenido diferentes premios, tanto en América Latina como en España.
Jesús Artacho Reyes

UN DOBLE Y OTRAS NOVELAS CORTAS. Theodor W. Storm


Título: Un doble y otras novelas cortas
Autor: Theodor W. Storm
Traducción: Miguel Vedda
Editorial: Gorla
Págs: 262
Precio: 17 €

Theodor W. Storm es un autor muy poco conocido en España. Ciertamente, su obra ha sido poco explorada por las editoras nacionales. Su aparición en el panorama literario alemán del siglo XIX es fundamental: aunque en una abigarrada posición antirromántica y realista, no deja de bucear en el subconsciente y en sus historias hay un tinte mágico diferente, que lo aleja de lo decimonónico. Podríamos decirlo de otra forma: lo oscuro y lo macabro vienen no de la mano de la fantasía sino de una suerte de “tremendismo realista”. La obra de Theodor Storm tiene como protagonista a la nueva burguesía que él conoció bien y apareció a mediados del siglo XIX, cada vez más alejada de ideales y valores espirituales, con el embrutecimiento que da tener como único objetivo el dinero. Las historias que podemos leer en esta selección breve de sus novelas cortas (género que cultivó con maestría y lo identificó como escritor) se centran en la degeneración de estos prosaicos burgueses, por lo que es un claro precursor de Franz Kafka y de Heinrich Mann. “El señor Consejero Público” muestra un caso de depravación que terminará por ser genética y tendrá como epílogo la muerte (“para la que no hay hierbas curativas que crezcan en los jardines”), un referente clásico en Storm. Como en “La hija de Rappaccini” de Nathaniel Hawthorne, el amor no evitará el aciago destino de la hermosa y extraña pupila. Hay en esta historia un algo de “La metamorfosis” y no es de extrañar que Kafka recuperara, ya en el siglo XX, a este autor casi olvidado y acusado inopinadamente de “provinciano”. En “Hans y Heinz Kirch” podemos ver cómo la severidad paterna influirá en un muchacho cuyo futuro podría haber sido brillante, hasta alejarlo del seno familiar y convertirlo en un salvaje, un desconocido para su inflexible padre. A la vuelta de un interminable viaje por lugares exóticos, el vástago viene tan cambiado que la familia cree que se trata de un impostor que quiere aprovecharse de la situación. Una vez más la tragedia radica en el cambio, en una mutación indeseable para el bienpensante burgués que a su vez es el principal motor del malestar.
Por último, “Un doble” es la más desconcertante y larga de las tres historias que ocupan este volumen y merece por sí sola haber sido publicada aparte. Sus elementos son tan dispares y tan inquietantes que es difícil saber cómo adentrarnos en la narración. Uno de ellos, completamente ominoso y fatídico en el sentido literal (es decir, de fatum o “destino”) es un pozo que subrepticiamente aparecerá solo en dos hitos pero tiene suficiente carga emocional y es un motor de creación tanto como de destrucción. Una vez que hayamos leído esta novela nos preguntaremos, quizás, dónde está el doble. Podemos pensar, de hecho, que no hay tal doble. En nuestra opinión, sin embargo, hay más de uno. Un hombre, ya desaparecido, es recordado como una cariñosa y afable persona por su hija, ya mujer. Sin embargo, la comunidad, que no perdona una, no lo recuerda así. El drama estriba no sólo en una turbulenta relación sentimental (con ribetes casi melodramáticos) sino, y ahí está la raíz de todo, en que un crimen de su alocada juventud –cometido bajo una mala influencia- ha marcado a fuego el resto de su vida. Si él personalmente puede borrar de la memoria ese desliz de adolescente, el mundo no. Pero hay mucho más, desde luego. Por ejemplo: ¿por qué el nombre de su huésped (qué casualmente es paisano de la mujer) sobresalta a su anfitriona? ¿Por qué el marido de ella desea que ambos se hagan amigos pero se cuida mucho de que su invitado desate la tormenta escondida de sus recuerdos? Lo qué es más: ¿por qué dicho invitado sabe el final que el padre de ella tuvo y conoce toda la verdad al respecto si ella misma lo desconoce? ¿Acaso lo ha soñado? Por último: ¿no tiene también ese pozo un alma doble? Amor y muerte se dan cita junto a su bordillo.
Estos son algunos de los enigmas que nos plantea “Un doble” y, en general, toda la obra narrativa de un escritor cuyo apellido nos hace pensar en cielos negros y atronadores y que, insisto, no ha sido difundido como debiera en nuestro país. En este caso una editorial de Buenos Aires, Gorla, nos ha llevado la delantera.
José Leandro Ayllón

CORAZÓN PINTADO. Xánath Caraza


Título: Corazón pintado
Autora: Xánath Caraza
Editorial: T. L. Press
Págs: 42
Precio: 5 € /8 $

Corazón pintado más parece un pequeño adelanto de algo más grande que vendrá con posterioridad. Así se llama este poemario, o quizá debería decir plaquette, de Xánath Caraza. Digo poemario porque contiene poemas aunque la mayoría de ellos ya han sido publicados en otros lugares. Sin embargo guardan cierta unidad y cierta semejanza argumental.
Xánath, estudiosa y reivindicadora de la cultura chicana, muestra una preocupación por los orígenes, por los ancestros y lo que le han legado. Tuve la ocasión de conocer a Xánath Caraza en un encuentro de poetas en Barcelona con el trasfondo de dos realidades culturales: la chicana y la charnega.
El poemario está editado en forma bilingüe en español e inglés e ilustrado por algunos artistas chicanos. Tan solo contiene dieciséis poemas. La mayoría de ellos ocupan una página pero algunos son más breves. El tema común que los recorre es el redescubrimiento de sus orígenes pero también hay temas secundarios: el contacto con la naturaleza, la pasión por algunos paisajes, la belleza, etc… Dejan descubrir una especial sensibilidad utilizando palabras que sensualmente nos van dejando mensajes, a veces con una cierta contundencia, aunque, la mayoría, relativamente serenos.
El tema principal del poemario creo que queda bien atrapado por el poema Yanga. En dicha composición se habla de la esclavitud, de los orígenes africanos y para ello se van sucediendo las palabras casi a modo de estribillo. Africanismos que se repiten y que se intercalan como un coro. Y tras ese estribillo algunos resúmenes históricos que vienen a recordar el pasado. Aquí unos versos que lo corroboran (p.8):

“Este es mi poema para Yanga.
Mandinga, malanga, bamba.
Rumba, mambo, samba.
Palabras llegadas de África.”

Algo más de esos orígenes, de los paisajes recorridos y recordados, viene desgranado en Olor a Mar del Norte (p.26):

“No es el olor al mar que conozco
Este mar no huele a mi mar”

Y también en esta otra estrofa de El rebozo de Adelita (p.35):

“Telares de canela.
Con diseños de amaranto.
Producción ancestral”

De la relación con la naturaleza, que se intuye en algunos de los poemas, como en el que da inicio al poemario y que se denomina Árbol de agua (p.6):

“Culebra roja deslizándose hasta mí
Silueta entre la bruma matutina”

Naturaleza, arte, todo uno, belleza al fin y al cabo. Del poema Estrella blanca (p.12):

“Pintora de cactus
Guardiana de la vida
El blanco nace de tus entrañas”

 Y del poema Floating Pink Shaman más de esa buscada unión ancestral con la tierra, aquí unión cuasi mística:

“Al cactus de sabiduría eterna
Generaciones de conocimiento
Corren por tus venas”

Finalmente otro de los temas secundarios que he señalado tiene que  ver con la belleza, con su búsqueda, con su contemplación, con el éxtasis. Qué mejor prueba que este breve poema denominado Copalillo que transcribo aquí en su integridad (p.22):

“Laberinto de ramas
De profundidad sin límite
Y rugosas texturas
Que arrulla la imaginación
En los torcidos troncos
Inicia el laberinto
De infinita sensualidad”

Xánath Caraza, Corazón pintado: sensualidad, naturaleza, belleza y reivindicación de los orígenes, en la brevedad de estos pocos textos, para descubrir.
Luis Vea

MUCKI Y EL GATO LUISÍN. Trinidad Andrés Labrador


Título: Mucki y el gato Luisín
Autora: Trinidad Andrés Labrador
Ilustraciones: Kim Amate
Editorial: Langescheidt
Págs: 48
Precio: 8,90 €

Uno de los motivos por los que la gente decide mudarse al campo, o al menos pasar el verano en una localidad tranquila, rodeada de árboles y con poca compañía, es el silencio y la paz que todos imaginamos que reina en el mundo rural. Pero, ¿y si esa paz no es perpetua? ¿Qué pasa si de vez en cuando es rota, digamos, por las noches? Lo sabréis si os decidís por “Mucki y el gato Luisín”, el libro de Trinidad Andrés Labrador del que hoy os hablaré.
Mucki era un perro abandonado hasta que Julia, su viajera dueña, decidiera recogerle y darle un hogar. Aunque Julia y Mucki pasan mucho tiempo en Madrid y viajando por el mundo (gracias a lo cuál Mucki está aprendiendo inglés a pasos agigantados), el fin de semana siempre vuelven al pueblo, donde les esperan Boticaria, la yegua, y amigos como la trucha Margarita. Una noche, Mucki es despertado por un ruido atroz. Pronto descubre que se tratan de los maullidos de Luisín, un gato que se cree un gran cantante. A partir de entonces Mucki hará lo posible porque Luisín deje de molestar por las noches, pero también porque su felino nuevo amigo consiga realizar su sueño de actuar ante un público digno de su voz.
Una vez más os recuerdo que hace un tiempo os hable del primer libro de Mucki, “Mucki y los hombres de blanco”, primer libro de la saga “Los viajes de Mucki”, una serie enfocada más bien a adolescentes en edad temprana. El volumen del que hoy os hablo, “Mucki y el gato Luisín”, al igual que otro volumen que también ya os comenté aquí, “Mucki y la trucha Margarita”, forma parte de la saga “Los libros verdes de Mucki”, lo que quiere decir no sólo que se trata de un libro fabricado en papel reciclado que ofrece trucos relacionados con el medio ambiente y curiosos experimentos para que los chicos y chicas conozcan mejor su entorno, sino también que está enfocado a lectores de una edad menor (de seis años en adelante).
Si bien en “Mucki y la trucha Margarita” se nos hablaba de la contaminación química del agua, en “Mucki y el gato Luisín” aprenderemos bastante acerca de otro tipo de contaminación, una que precisamente suele pasar mucho más inadvertida pues sus efectos suelen ser más psicológicos que físicos, y su percepción a veces es subjetiva (diferente de un sujeto a otro). Me refiero a la contaminación acústica. O, dicho más llanamente, la contaminación por ruidos.
En esta nueva historia de Mucki, aparte de aprender mucho acerca del ruido gracias a sus consejos, trucos, etc, y también un poco de inglés, comprenderemos la importancia de ser diplomáticos con los amigos para no herir sus sentimientos en algunas ocasiones y ayudarles a conseguir sus sueños aunque no los entendamos del todo.
El libro se complementa con las extraordinarias ilustraciones de Kim Amate, que, además, en la saga de “Los libros verdes de Mucki”, se nos presentan a todo color. ¡Todo un lujazo al alcance de cualquiera! (Porque esta saga, además, tiene un precio bastante asequible).
En definitiva, “Mucki y el gato Luisín” es una propuesta ecológica y a todo color para niños de todas las edades, con entretenidas actividades en español e inglés, y consejos de lo más útiles, que harán que los lectores se diviertan mientras aprenden un poco acerca de la horrible contaminación acústica. ¿Te lo vas a perder?
Cristina Monteoliva

jueves, 26 de julio de 2012

Conversando en diferido con ENRIQUE PAEZ


Comenzamos esta nueva actualización veraniega de La Biblioteca Imaginaria con la refrescante entrevista que tan amablemente nos ha concedido vía email el escritor y profesor de escritores Enrique Paez.
Enrique, autor de numerosas obras juveniles de éxito tanto dentro como fuera de las fronteras españolas, ha publicado recientemente “Cuatro muertes para Lidia”, una novela apocalíptica de gran profundida que, como siempre, veréis reseñada tras este artículo (¡No seáis impacientes!). Hablamos con él sobre este tema, pero también sobre otros. Si queréis saber cuáles, no dejéis de leer esta entrevista. Yo os dejo ya con ella:

¿Cuándo comenzaste a escribir?
A las trece años, como casi todos los adolescentes. Empecé con un diario, poemas, quejas, cartas y reflexiones metafísicas. Luego, poco a poco, se fueron colando todos los personajes a esa fiesta de la escritura.

¿Y cuándo supiste que la escritura era algo más que una afición?
Siempre lo supe. La escritura, en mi caso, es una prolongación de mi brazo, un desagüe de mi cerebro. No concibo la vida ni el pensamiento sin la escritura.

¿Por qué literatura juvenil?
Quizá por identificación personal. Yo sigo siendo un poco adolescente en muchos aspectos, y no me cuesta nada adoptar sus procesos mentales. Los conceptos de justicia, amor, dolor, honor y poder están más agudizados y más equilibrados en la mente adolescente.


Además de escritor, eres profesor de escritores. ¿Cuál de tus dos facetas te resulta más fácil?
Es mucho más fácil enseñar que ejercer. Para escribir hay que dejarse la piel en el papel, mientras que enseñar a escribir se hace desde un lugar más retirado, más protegido. Las dos son tareas placenteras, pero la de escribir es mucho más arriesgada.

Como profesor publicaste hace unos años “Escribir. Manual de técnicas narrativas”, un libro por el que aún muchos lectores de mi blog personal me siguen preguntando. ¿Te has planteado escribir una segunda parte para seguir ayudando a los escritores noveles?
Alguna vez lo he pensado. No tanto una segunda parte de técnicas narrativas para ayudar a romper el bloqueo literario, sino una ampliación en torno a cómo y qué comentar en los escritos de otros, una especie de guía para profesores de escritura creativa a partir de mi experiencia personal.


¿Cómo surgió la idea de escribir “Cuatro muertes para Lidia”?
A raíz de la muerte de mis padres, con 15 días de diferencia uno del otro, yo me vi ante un espacio personal devastado. Sabía que tenía que escribir una novela de viajes, de superación, de crecimiento, de tránsito de un lugar a otro. Tenía modelos tan ilustres como la Odisea, o el Quijote, pero la clave estética del espacio arrasado me la dio Cormac McCarthy con “La carretera”. No es el mismo espacio, ni los personajes, ni el trasfondo, ni siquiera el punto de vista narrativo, pero sí el mismo universo estético. Es una propuesta de escenario minimalista, casi inexistente, para que los personajes destaquen sobre el fondo negro.

¿Se parece Lidia a alguien que conozcas o es un personaje totalmente ficticio?
Lidia se parece a mí, inevitablemente, aunque tenga otro sexo y otra edad. Como decía Flaubert: “Madame Bovary, c'est moi”. Todos los personajes son trasuntos del autor, por identificación o por rechazo. Y se parece también a mis dos hermanas, y a miles de adolescentes de ambos sexos.


¿Crees que sobrevivirías en el mundo de Lidia?
Ya lo he hecho. Ese mundo apocalíptico destruido no es más que un espacio subjetivo, es el mundo visto desde los ojos de una adolescente en un momento de su vida. Todos hemos vivido momentos así a lo largo de nuestra vida, y podemos sobrevivir a esos tiempos terribles. Esa es la esencia de la “resiliencia”, la capacidad para sobreponernos y continuar viviendo, aunque con cicatrices y memorias oscuras, claro está. 

¿Qué futuro le puede deparar a una joven como Lidia en un mundo tan devastado?
Ahora mismo casi parece que ese futuro devastado está más cerca que nunca, por culpa de los bancos y los gobiernos. A pesar de todo yo creo en la capacidad de regeneración del ser humano. Puede que tarde, pero todos los bosques vuelven a crecer después de un incendio. 

¿Qué esperas que encuentres los lectores en “Cuatro muertes para Lidia”?
Espero que encuentren esperanza a pesar de tener ante ellos un futuro que parece muy oscuro. Y espero que encuentren un modelo solidario como el de Lidia, para continuar. Y espero que encuentren consuelo al dolor de ser, simplemente, adolescentes.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes en marcha?
Tengo varias novelas esperando a ser escritas girando como planetas alrededor de mi cabeza, y estoy en la fase de selección. Al final sé que no seré yo, sino ellas, o ella, la que se imponga y exija ser escrita de modo inmediato, sin posibilidad de dilación. Yo me convertiré en un intermediario, como decía Cortázar, entre la historia que quiere ser escrita, y el lector que la está esperando.

Muchas gracias, Enrique, por tu tiempo, tus palabras y tus fotos personales. Esperamos que Lidia llegue a muchos lectores, y todas esas novelas que rondan tu cabeza pasen pronto al papel y las librerías.
Y a vosotros, amig@s lector@s, gracias por estar una vez más al otro lado de la pantalla, ¡también cuando hace tanto calor!

Cristina Monteoliva

CUATRO MUERTES PARA LIDIA. Enrique Paez


Título: Cuatro muertes para Lidia
Autor: Enrique Paez
Editorial: Bruño
Págs: 128
Precio: 8,90 €

La adolescencia puede ser una etapa muy feliz, aunque también una época un tanto confusa y llena de obstáculos que salvar. La cosa se recrudece si algo grave ocurre cuando, digamos, tienes quince o dieciséis años. Llegar a la edad adulta sin alguna cicatriz se hará cada vez más difícil conforme comiences a entender ciertas cosas, a raíz de dicho incidente grave o de otros sucesos posteriores. Y si no me crees, adéntrate en “Cuatro muertes para Lidia”, la nueva novela de Enrique Páez de la que hoy os hablaré.
Todo arde alrededor de Lidia, su hermano Carlos y su padre, y salir del pueblo, a pesar de la incertidumbre de lo que habrá más allá de las llamas, se convierte en la máxima de las prioridades. El objetivo está claro en las mentes de los tres: hay que encontrar a mamá, separada de ellos hace tiempo, y construir juntos un futuro viable. De si lo conseguirán o no, de qué es lo que les depara ese futuro, te enterarás solo si te decides por este libro juvenil y apocalíptico de ritmo trepidante.
Como decía antes, la adolescencia es a veces una etapa complicada. Porque no, no es nada fácil dejar de ser niño, abrir los ojos a eso que llaman realidad, aceptar que pronto serás un adulto en un mundo de adultos y nadie podrá protegerte de los monstruos que están por venir. Pocos, eso sí, podrán decir que han vivido su etapa final de adolescente literalmente entre llamas, tal y como lo hace Lidia, la narradora y protagonista de esta novela de aventuras apocalípticas.
La verdad es que Lidia ya lo tenía difícil como adolescente antes del fuego: su hermano gemelo murió cuando ella era aún demasiado pequeña como para entender las crueldades de la vida, su hermano mayor tiene la edad mental de un chico de cinco años (lo que la obliga a cuidar de él continuamente) y, para, colmo, no sabe si Héctor, el muchacho que le gusta, es o no su novio. El fuego no hace más que empeorar las cosas: separando a su familia, forzando a su padre a guiarla a ella y a su hermano por un camino incierto, poniendo cada vez más obstáculos en la carretera al infierno… ¿Merecerá la pena tanto esfuerzo?
Dicen que lo que importa es el viaje, no el destino final. Esto resulta absolutamente cierto en “Cuatro muertes para Lidia”, una novela corta pero terriblemente intensa donde lo que cuenta es la evolución de los personajes a lo largo de sus páginas, tanto física como mentalmente. El camino se encargará de ponérselo cada vez más difícil a todos, aunque, como ya imagináis, sabrán superar los obstáculos hasta el incierto destino. No sin cicatrices, eso sí. Porque esta no es una historia de superhéroes invencibles, sino de personas normales intentando sobrevivir a pesar de todo.
Por último, no hay que olvidar que, además de una historia de trasfondo psicológico y casi filosófico, “Cuatro muertes para Lidia”, es una novela apocalíptica, con todos los elementos que pueden atraer a los amantes (jóvenes o no tan jóvenes) de este género tan de moda últimamente: una catástrofe natural de origen desconocido, unos personajes que se rinden mientras otros deciden seguir adelante pase lo que pase, monstruos con forma de hombres, enfermedades del pasado que vuelven al presente tal vez para quedarse, personas que se sacrifican por otras, escenas crueles pero necesarias, y, sobre todo, mucha, pero que mucha emoción.
“Cuatro muertes para Lidia”, en definitiva, es una novela breve que, sin embargo, tanto te dará que pensar durante y después de la lectura. Atrévete ahora a emprender el viaje junto a Lidia y su familia, en busca de un futuro mejor más allá de las llamas, y descubre lo duro que puede ser el camino para esta adolescente que, ya tan joven, ha de cargar con tantos pesos sobre su espalda. ¿Llegarás al final del camino sin una cicatriz? ¿Conseguirás olvidarte de Lidia tan fácilmente? ¿Me harás caso y te decidirás por este libro sin que yo tenga que seguir haciendo preguntas retóricas?
La adolescencia es para casi todos una montaña rusa de emociones que superamos como podemos. Aunque siempre hay quien lo tiene más difícil. Dime si no es cierto después de leer “Cuatro muertes para Lidia”, una novela que sin duda te sorprenderá.
Cristina Monteoliva

AGUANTE BARREDA. Alejandro Colliard


Título: Aguante Barreda
Autor: Alejandro Colliard
Editorial: Cinosargo Ediciones
Págs: 44
Precio: 0 €

Nos encontramos con una novela que está basada en hechos reales ya que el Barreda de esta historia hace referencia a Ricardo Alberto Barreda (16 de junio de 1936) odontólogo argentino de la ciudad de La Plata, quien es conocido por asesinar a su esposa, hijas y suega en 1992. El 15 de noviembre, en la casa de Calle 48 entre 11 y 12 en La Plata, con una escopeta mató a su mujer, Gladys McDonald (de 57 años), a su suegra Elena Arreche (de 86 años) y a sus dos hijas Cecilia (de 26) y Adriana (de 24) que eran odontóloga y abogada respectivamente. En 1995 fue condenado a prisión perpetua. Estando en la cárcel comenzó a estudiar Derecho, y formó pareja con una mujer, Berta "Pochi". En el 2008 le concedieron el beneficio del arresto domiciliario, por su buena conducta y por ser mayor de 70 años. El 23 de mayo, Ricardo Barreda salió de la Cárcel de Gorina bajo el beneficio de prisión domiciliaria, para vivir con su novia en el barrio de Belgrano de Buenos Aires
La historia comienza con la salida de prisión de Barreda, al cual le tratan como una especie de héroe nacional, dándole todo tipo de privilegios y alabanzas. Éste irá a vivir con “Pochi”, su pareja, y comenzará una historia que mezcla humor negro, sarcasmo y surrealismo al cubo. Las acciones están contadas en pequeños capítulos que hacen fácil su lectura, intentando averiguar qué será lo siguiente que pase. El tono burlón de toda la obra y la referencia constante a la realidad mezclada con la ficción hacen de esta novela corta un brebaje de crítica social, política y religiosa.
Aguante Barreda, esta novela corta, es una especie de reflexión centrada en una figura mediática como Barreda, consiguiendo adentrarnos en la sociedad actual argentina, que es capaz de transformar a un asesino en un héroe.
Nidia Jiménez

LA BOCA LLENA DE TIERRA. Branimir Šćepanović


Título: La boca llena de tierra
Autor: Branimir Šćepanović
Traducción: Dubravka Sužnjević
Editorial: Sexto Piso
Págs: 88
Precio: 14 €

Cuántas veces hemos escuchado de boca de alguien, o incluso de nuestra propia boca eso de “es que ya no tengo tiempo para leer, si acaso media hora en el autobús al trabajo” ó “es que se me olvida por dónde voy y tengo que empezar a leer de nuevo, qué pereza”.
Pues bien, para todos aquellos que busquen emociones fuertes y para que no hallen excusas los atareados, la editorial Sexto Piso nos ofrece esta pequeña gran obra que se ha convertido ya en un clásico de la literatura contemporánea serbia, y ha sido galardonada con el premio más importante de ese país, el NIN: La boca llena de tierra.
Todo comienza con el regreso en tren del protagonista hacia su Montenegro natal, embargado por un cúmulo de sensaciones derivadas de haber descubierto que padece una enfermedad terminal de la que no puede huir. Ante esta terrible realidad, el individuo hace un sobresfuerzo para plantearse las posibilidades que le restan, y llega a una dolorosa y lúcida conclusión: no quiere esperar  a que la muerte aparezca con todas sus visicitudes, él mismo se convertirá en dueño otra vez de su destino y elegirá la forma en la que dejará este mundo, a ser posible de una manera más hermosa que la que tenía reservada. Durante ese ejercicio espontáneo de toma de poder, decide bajar del tren antes de llegar a su ciudad de destino para ascender a una montaña solitaria, la cumbre del Prekornika, que será el escenario elegido para el momento final, sumido en profundas reflexiones filosóficas sobre las decisiones y la dignidad humana. Pero una broma de la suerte hace que toda la obra de un giro brutal. Mientras camina ensimismado por la ladera, es sorprendido por un encuentro fortuito con dos cazadores. Incomodado por la presencia de los dos desconocidos da la vuelta bruscamente para huir de explicaciones y contacto humano, hecho que los dos cazadores consideran lo suficientemente extraño como para emprender una persecución que les lleve a descubrir qué hace aquel hombre perdido por esos parajes. Como una grotesca y surreal aventura, a los dos perseguidores se les va sumando más gente que aparece por el camino, y la curiosidad se va volviendo algo más agrio para llegar casi al odio enfermizo de dar caza al escapado inventando para justificarse delitos y culpas que nunca existieron.
En muy pocas páginas podemos asistir a todo un cúmulo de escenas en las que se plantea la relación entre la libertad del individuo y las normas sociales, entre el papel de las víctimas y de los verdugos, la horrible influencia que la masa puede llegar a tener en las mentes particulares, y el miedo de descubrir que no somos dueños de nuestro propio destino.
Una obra rápida e impactante, hecha para ser leída en cualquier parte y momento, y que asegura un buen rato de divagación posterior.
Raquel Arévalo

PROHIBIDO SALIR CON EL CLIENTE. David Mateo


Título: Prohibido salir con el cliente
Autor: David Mateo
Editorial: Atanor Ediciones
Págs: 631
Precio: 18€

Leer un libro de David Mateo supone quedar atrapado por una trama que sumerge al lector en un mundo de fantasía, aderezado con toques de terror y alta tensión de principio a fin.
Tras regalarnos una joya literaria titulada Noches de sal, el autor vuelve de nuevo a la carga con Prohibido salir con el cliente. Curioso título ¿verdad? Eso mismo pensé yo cuando vislumbré la portada, con un marco plateado, dentro del cual aparecen raíces que se acercan a un sello laberíntico, con un ojo que nos observa en el centro del mismo y un fondo como de cuero rugoso, dándonos a entender que se trata de un libro antiguo, mágico y a su vez maléfico…
Comenzando a leer, nos encontramos una página oscura en la cual podemos ver un nombre: Louis. A partir de esta página se nos irá relatando una historia que comienza en Sitges, concretamente en el famoso festival de cine fantástico que se viene realizando cada año. Manuel Izarbe es un joven director de cine que presenta a concurso una película titulada “Raza hambrienta”. Dicha película viene enmarcada en una tragedia, ya que la protagonista de la misma, mujer del director, ha muerto descuartizada en una vía del tren.
Louis intenta contactar con Manuel para darle un mensaje desde el más allá de su mujer: “Remake”. A partir de aquí comenzamos a entender que Louis tiene la capacidad de comunicarse con los espíritus, presentando al personaje como un aprendiz bajo la tutela de Izaskun, una mujer que iremos conociendo más adelante por su pertenencia a la Logia de los Elegidos de Cohen.
Entre tanto, veremos aparecer en escena a Eva, una joven inocente que vive en Valencia, trabajando en un restaurante y amargada por la realidad de vivir sola, sin el amparo de sus familiares tras dejarlo todo atrás. Un día de tantos en la vida de Eva, estando de turno en el restaurante, aparece su novio con otra chica, creyendo que Eva no trabajaba ese día. Esto desencadena la furia de Eva, echando unos platos de macarrones por encima de su novio como venganza de la infidelidad.  Ya en casa, Eva recibe la llamada de la chica que acompañaba a su novio, Vesna, ofreciéndole hablar con ella cara a cara. La conversación entre ambas termina con la oferta de Vesna hacía Eva de trabajar en una empresa de chat erótico por webcam llamada Style. Curiosamente, después de todo lo que Eva ha sufrido, acepta el trabajo en Style y comienza a convertirse en la chica más popular de la empresa, creando en cierto modo la envidia de sus compañeras. Los hechos que acaecerán después meterán de lleno a Eva en contacto con Izaskun y Louis, dentro de una trama en la que el bien y el mal lucharán por tomar el control, confinando a la humanidad al fin de los días o saliendo victoriosos tras conseguir el equilibrio.
A través de las páginas de este libro iremos descubriendo como el pasado puede atormentar cuerpo y alma hasta consecuencias insospechadas, a la vez que nos adentramos en una apasionante historia llena de espíritus y seres demoníacos, en la cual Eva jugará un papel muy importante en la resolución de todas las incógnitas que iremos hallando, mientras vibramos con un ritmo trepidante que nos dejará sin aliento de principio a fin.
Pasaremos por Sitges y Valencia, adentrándonos también por los bosques legendarios de Galicia, donde moran, según las leyendas, diversos espíritus y duendes, pasando por La Massara, en tierras catalanas.
No quiero daros más detalles para que quedéis sorprendidos por el buen hacer de David Mateo, el cual mezcla magistralmente datos documentados con la fantasía que fluye de su mente, presentándonos un producto final en el cual llegaremos a creer lo increíble, ya que al fin y al cabo de eso se trata en una novela de estas características.
Perfectamente enlazadas, encontraremos 4 partes en las cuales se nos presentarán a los 3 personajes principales: Louis, Eva e Izaskun, así como su conexión a lo largo de la trama. La cuarta parte… Descubridla por vosotros mismos.
Viviremos momentos terroríficos, con descripciones que erizaran nuestra piel. También asistiremos a escenas muy subidas de tono, acentuando el carácter de los personajes en ellas descritas.
Tanto los diálogos como las descripciones han sido tratados de un modo muy profesional, dando vida en su conjunto a una novela robusta, llena de matices y rica en léxico bien plasmado en todo momento, sin rellenos, sin palabras de más ni de menos.
Si bien es cierto que Noches de sal, dejó el buen hacer de Mateo en lo más alto, esta nueva novela goza de una calidad excepcional, ofreciéndonos las dosis exactas de cada ingrediente literario, mezcladas en su justa medida para que paladeemos una textura a la altura del paladar más exquisito. Una novela redonda que da constancia de un trabajo bien hecho. Esperaremos ansiosos para ver con que nos vuelve a sorprender este fantástico escritor valenciano.
Luis Martínez Semper

lunes, 23 de julio de 2012

Conversando en diferido con DAMIÁN PATÓN


La Biblioteca Imaginaria ha tenido la oportunidad de entrevistar a Damián Patón, autor de Días de fuego en la Habana:

Parece extraño que una novela como Días de fuego en la Habana, no haya caído en las manos de una gran editorial. Tiene acción, tiene  algo de novela negra y un ingrediente exótico como Cuba, además de sexo. ¿Qué nos puedes decir? ¿Lo intentaste con las grandes?
La novela Días de fuego en la Habana, que yo escribí hace ya bastante tiempo, fue rechazada de plano por todo tipo de editoriales. Lo cual, responde a que sí lo intenté, pero esencialmente con Todos. Sus ingredientes, digámoslo así, no están buscados, surgieron tal cual. La escribí en muy poco tiempo.

La narración nos habla de unos personajes vencidos por lo peor de ellos mismos, llevados a los extremos de sus carencias humanas y contradicciones espirituales. ¿Por qué?
Los personajes viven en el círculo cerrado de sus traumas porque, en algunos casos, los traumas son invencibles o por lo menos imposibles de aceptar. Sus carencias se convierten en actitudes defensivas- Clavijo-, y sus traumas, que ellos no consideran lo peor sino lo mas puro, entran en confrontación con el entorno que les envuelve, que a la vez les señala de manera visible e invisible por sus carencias, porque el sistema está saturado de carencias propias. No considero que padezcan contradicciones espirituales, sino contradicciones morales…Vivir marcado, nacer con un cerebro masculino o femenino en un cuerpo que no corresponde, vivir en un sistema hipócrita tanto supuestamente democrático, como dictatorial, influye en todo ello.

Uno de los ingredientes de la historia es el sexo. Algunos personajes ocultan sus vidas detrás del sexo, otros tienen cierta inseguridad respecto a él. Parece advertirse una inseguridad sobre el rol tradicional y las maneras de configurar el sexo en nuestra sociedad. ¿Es así?
Es  así. Tal cual se responde así misma la pregunta. En la sociedad actual -cualquier sociedad de cualquier país o cultura-, el sexo se ha deformado en su contexto y se ha convertido en una simbiosis ambigua de sentimientos. El sexo se ha individualizado, para colectivizarse. Puede resultar confuso, pero creo que es así. La inseguridad existe, porque quieren ser aceptados y ser normales como los demás, pero no pueden, no saben o no se atreven a mostrar sus “ambigüedades”, que son íntimas y las esconden bajo la forma del comportamiento sexual clásico. No lo consiguen, claro.


En la trama de la novela se van narrando hechos y, junto a ellos, se va vertiendo una serie de juicios de valor sobre la sociedad, la política, la situación actual. ¿Es una de las labores del novelista transmitir crítica social?
En parte sí. Estoy convencido de que debe existir una parte de critica social…pero solo una parte del todo, para no deslucir el acto creativo. Guerra y paz, por ejemplo va mas allá de su ser una novela bélica clásica, es un todo…no sé si el ejemplo puede ser el mas adecuado, pero en parte si, aunque a veces el autor incurra en subjetividades…

A veces da la impresión de que el autor se haya inspirado en alguien para describir con tanta exactitud algunos personajes. ¿Ha habido modelos?
Ha habido modelos reales, en algunos casos…y me he quedado corto, por pura autocensura. El modelo mas real es Iker…lo demás son modelos mas clásicos…y me autocensuré.


La impresión que ofrece la novela sobre el futuro y los acontecimientos actuales es devastadora. No hay esperanza, ni posibilidad de futuro. ¿Es una novela que esconde un cierto nihilismo?
No siento que esconda un cierto nihilismo. Y no siento que sea devastadora su visión sobre el futuro, sino más bien demasiado real y me quedo corto…muy corto. Creo que en la novela habita una gran esperanza pesimista eso sí. Una esperanza pesimista, sin los viejos dioses occidentales…al  final me remito…al final del libro, en sus últimas frases.

Me ha extrañado el final de la novela. Da la impresión de que la introducción de un acontecimiento real como el 11M cambia la dirección de la novela. ¿Era ese el propósito?
No era ese el propósito abiertamente, luego al final ha sido así de manera imprevisible. El final supone el cierre, lógicamente del principio. Todos huyen de sus miserias personales en un mundo de riqueza hacia otro de miserias materiales y a veces personales y de repente un acontecimiento externo lo altera todo…eso ocurre cada día.


Días de fuego en la Habana tiene uno de sus puntos fuertes en los diálogos. ¿Has trabajado de alguna manera este punto?
No…nunca lo he trabajado…simplemente lo sentía así. Es algo que acabo de descubrir.

Viniendo como vienes, Damián, de la poesía, qué poco de poético tiene el libro.
Quizás es mejor que tenga poco de poético el libro. He descubierto que ya no soy poeta. Necesito personajes, necesito otros ámbitos. La poesía me parece lo más alto y descubrí, que yo no cumplo sus expectativas. Lo poesía es lo supremo.

¿Puedes decirnos en qué proyectos andas metido actualmente?
Como bien sabes y te he comentado en alguna ocasión, Luís, dije que abandonaba el camino de la literatura…me cansa un poco, pero no puedo evitarlo, necesito crear. La palabra sería crear. Decidí co-editar con Bohodón ediciones,  para que Días no muriera en un cajón. No quería. El sistema editorial es cerrado. Mediocre. Corrupto en este país. Llevo tiempo sin planes. Es cierto que escribo para algún colega guiones de corto -ahora ando en ello-, pero en realidad necesito mucha libertad para escribir. Y quizás ensayo o novela. No tengo un plan fijo, si un plan infinito en mi. Nadie me espera por el momento…pero sabrán de mí.

Gracias, Damián, por tus respuestas y suerte en los próximos proyectos.

Luis Vea

DÍAS DE FUEGO EN LA HABANA. Damián Patón


Título: Días de fuego en la Habana
Autor: Damián Patón
Editorial: Bohodón Ediciones
Págs: 144
Precio: 14 € / 7 € (ebook)

Había tenido la oportunidad de leer algunos trabajos de Damián Patón (1963), pero, probablemente, Días de fuego en La Habana es la obra más redonda que he leído de él. Una serie de personajes con turbias vidas buscan lejos de su hogar la paz que no hallan en su lugar habitual. Lamentablemente no son del todo conscientes de que el infierno siempre viaja con ellos. Los personajes que diseña Damián son desarraigados de su propia vida, envueltos en miserias personales y morales. También se caracterizan por su incapacidad para asumir su rol sexual. Uno de los puntos fundamentales de la novela son los diálogos. Casi siempre certeros  y creíbles. Probablemente el punto más discutible y opinable lo da el narrador. Quizá un narrador ideologizado. A veces se unen las opiniones del autor que aparecen en boca del narrador, otras los personajes se conducen por una senda marcada. Sin embargo la novela tiene destacables elementos de la literatura de género negro a las que se añaden un interés en profundizar en el perfil psicológico de los personajes. Moisés Clavijo (¿el nombre ha sido elegido por el autor para emparentarlo con el drama de Goethe?), un tipo que huye de sí mismo con el pretexto de escribir un libro que jamás acierta a empezar. Buscando quizá su propia identidad conoce a  Iker Getxo, un personaje envuelto en la penumbra de la duda sobre su propia condición sexual. Los diálogos entre estos,  su acercamiento, también sus desencuentros y, por último, su huída a España tras una discusión de calado son parte del día a día de Moisés en La Habana. También en el camino se entrecruza el juez Javier Terré, juez de menores que, sin embargo, olvida sus escrúpulos por un momento para acabar haciendo lo que le condujo a la isla, acostarse con una jinetera, pero menor de edad. Por último, el teniente Oswaldo, un policía enamorado de un transexual que se niega a aceptar la realidad de ese enamoramiento. Todos los perfiles y sus vidas se van entrecruzando. Es magnífica la escena entre Moisés Clavijo y el juez Javier Terré, cuando el primero va al hotel del segundo a devolver la cartera que ha encontrado y cómo el segundo, en un alarde de estupidez y soberbia, se comporta como un imbécil pagado de sí mismo. Buena ambientación general de la vida y las miserias de la Habana que, sin embargo, queda oculta por la vida y miserias de los personajes que de fuera vienen y transitan por esa realidad.
Al final del libro, un hecho viene a enturbiar el normal desarrollo de la acción. Un hecho que no es baladí para todos los personajes y tampoco lo es en la más reciente historia de España: el 11 M. Ese acontecimiento terminará por devolver a todos ellos de una u otra forma a la realidad de su regreso, cada uno a su madriguera, sin haber resuelto sus problemas interiores. El diablo sigue viajando con ellos al mismo lugar del que partieron y con el agravante ahora del desastre que se avecina.
Recomendable libro de este autor para los amantes de los personajes indefinibles y atormentados y, también, por los que tienen querencia por el género negro. Días de fuego en La Habana.
Luis Vea