miércoles, 6 de junio de 2012

VENTANAS COMPARTIDAS. Ovidio Paredes


Título: Ventanas compartidas
Autor: Ovidio Paredes
Editorial: Trabe
Págs: 217
Precio: 15 €

La pantalla del ordenador se ha convertido en los últimos tiempos en una ventana a través de la cuál nos asomamos al mundo sin movernos de casa. Aunque son muchas las posibilidades que internet nos ofrece a muchos lo que más nos interesa es asomarnos a la ventana de otros usuarios, amigos hechos en el mundo real o en este maravilloso mundo virtual, para saber lo que piensan, compartir aficiones, etc. Mucho tiene que ver con todo esto (aunque también con otras cosas) “Ventanas compartidas”, el libro de Ovidio Paredes del que hoy os vengo a hablar.
Como muchos otros escritores hoy en día, Ovidio Paredes tiene un blog, www.ovidioparedes.blogspot.com, que actualiza regularmente con artículos de opinión sobre temas culturales, vivencias propias pasadas y futuras, etc. Con un buen puñado de estos artículos publicados en internet se creó el primero libro de Ovidio, “El extraño viaje” (también reseñado en La Biblioteca Imaginaria, por cierto). “Ventanas compartidas” es el segundo volumen de lo que podría convertirse en una larga y más que fructífera saga. Todo se verá.  
Como seguro que querréis saber un poco más sobre este volumen, os cuento que “Ventanas compartidas”, este libro de nombre tan acertado (ya lo comprobaréis vosotros mismos cuando os sumerjáis entre sus páginas), cuyo contenido esencial viene precedido por un cariñoso prólogo de Maruja Torres, está compuesto por un total de noventa y ocho artículos que se reparten en tres apartados: Fragmentos de interior, La vida por delante y Compartiendo ventana.
Todos los artículos de Ovidio son muy personales, tremendamente íntimos (de ahí que sea tan fácil normalmente empatizar con lo que cuenta y con su persona). En esta ocasión, sin embargo, los artículos donde, por decirlo de alguna manera, el escritor nos ofrece su alma completamente al desnudo los situamos fundamentalmente en el primer apartado, Fragmentos del interior. Ovidio nos habla aquí, como tantas veces ha hecho y hará, de un pasado que, tal y como él lo cuenta, con su sencillez y su cariño, se nos hace mejor (aunque no sea el nuestro), de su familia (tanto la sanguínea como la que todos elegimos en la vida), de todo aquello que le ha hecho ser el hombre que es; pero también de un presente incierto y un tanto temible. Y es que Ovidio, como tantos otros españoles, se ha enfrentado a ese monstruo que en plena crisis cada vez ataca a más españoles: el paro. Se trata, pues, de un apartado con toques agridulces, aunque también esperanzador, como todo lo que escribe Ovidio.
Precisamente de esperanza, de todo eso que nos depara el futuro (seguro que para bien), hablan los artículos encuadrados en el apartado titulado La vida por delante. Es este un apartado mucho más breve que los demás, aunque no por ello menos intenso, pues aquí encontraremos historias desgarradoras, sobre todo de mujeres (Ovidio es un gran defensor de todo lo femenino, sobre todo las mujeres) que se merecen una segunda oportunidad en la vida. Incluso una tercera.
Ovidio es un gran mitómano. Muchos de sus artículos (tanto los que, fundamentalmente encontramos en Compartiendo ventana, pero también otros que se han colado en los otros apartados de este volumen) están dedicados a los grandes personajes que admira con devoción, pero también con la razón por delante, que no son pocos. Por citar unos cuantos, y puesto que sus nombres son los que más se repiten, os diré que en este libro están: Elisabeth Taylor, Elvira Lindo, Alice Munro, Soledad Puérrtolas y Natalia Dicenta. Pero Ovidio no sólo homenajea a las estrellas en este apartado: también algunas películas, algunos libros, etc, son citados aquí, reseñados de tal manera que, aunque aquel director o aquella escritora no te interesen, te dan ganas de correr a revisar su obra.
“Ventanas compartidas”, diré  finalmente, no es un libro de artículos de opinión más. La escritura de Ovidio Paredes, su claridad, su sinceridad, su bondad, esa forma tan increíblemente pura que tiene de verlo todo, llega al alma del más duro de los lectores. Y es más: me atrevería a afirmar que “Ventanas compartidas” es prácticamente un libro de autoayuda, pues, a pesar de los momentos agridulces y aquellos directamente tristes que nos encontramos en el libro, la literatura de Ovidio Pareces reconforta, da consuelo, ofrece esperanza al hacernos comprender que hay otra modo de mirar al futuro a pesar del infortunio. Es por ello que os lo recomiendo tan encarecidamente, amigos. Y estoy segura de que cuando leáis este libro, me daréis la razón.
Las ventanas al mundo que nos ofrece internet pueden ser muy útiles. En ellas podemos encontrar buena literatura que luego se convierte en un libro, como es el caso de Ovidio Paredes y sus “Ventanas compartidas”. Yo hoy te propongo que te asomes a sus ventanas. Será una experiencia que nunca olvidarás. ¿Te atreves a comprobarlo?
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario