jueves, 7 de junio de 2012

PARTE DE GUERRA. Edlef Köppen


Titulo: Parte de guerra
Autor: Edlef Köppen
Editorial: Sajalín Editores
Traducción: Rosa Pilar Blanco
Págs: 499
Precio: 25 €

Parte de guerra es una novela editada por Sajalín Editores y escrita por Edlef Köppen (1893- 1939). Edlef  fue militar, escritor y editor alemán. Estuvo en la Primera Guerra Mundial como voluntario, dejando sus estudios a mitad. Las experiencias que adquirió en ella le cambiaron completa y profundamente; se volvió pacifista, no logró terminar la carrera cuando acabó la guerra, tuvo que ingresar en un hospital psiquiátrico, y murió prematuramente a causa de las heridas recibidas en la contienda en la que luchó desde su principio hasta el final.
Esta novela es su testimonio, un testimonio que fue prohibido por  la Alemania nazi y secuestrada su edición. Solo hace muy poco, se puede leer.
Y lo que leemos es la crónica contada desde el protagonista, Reisiger, desde la misma guerra, desde las noticias que van intercalándose en la narración y que añade una veracidad y cercanía inquietantes; leemos partes de guerra, anuncios publicitarios, consejos, discursos. Es una novela contada desde un horror sereno, si eso es posible.
Reisiger, el alter ego del escritor, se presenta voluntario con todas las ganas de luchar por su patria, Alemania, lo que le lleva enseguida a primera línea del frente. Junto con él asistimos a la extrañeza de los primeros momentos en los que toma contacto con la guerra, un abstracto que poco a poco se le va presentando en toda su crudeza. Pronto deja atrás la idea romántica de la palabra Guerra para chocarse frontalmente con lo que deja detrás, delante, en medio: cadáveres, amigos destrozados, órdenes suicidas, manipulaciones de los altos mandos, mezquindad, horror, miedo. La guerra le hiere, no solo físicamente, sino en el alma. Cuando regresa a casa de permiso se da cuenta de lo lejos que está de quien era. Regresa al frente, pasan los años, va subiendo en cargos militares y va analizando cada vez más certeramente el gran crimen que es la guerra, hasta que ya, cuando está claro que no van a ganarla, cuando a pesar de todo les obligan a seguir dando sus vidas en el campo de batalla, masacrados sin remedio por esos tanques nunca antes vistos, se viene abajo negándose a continuar.
Como al escritor, lo ingresan por loco.
La narración, tratada siempre a ras de suelo, nos sitúa en las trincheras, nos hace sudar cavándolas, llorar de impotencia y espanto cuando nos describe escenas de masacres y horrores, nos presenta con una crudeza nítida el espanto de la guerra cuerpo a cuerpo, la admiración mortal de tener que enfrentarse con el enemigo, solo por ser enemigo.
Denuncia sin sentimentalismos ni moralina fácil el despropósito de la guerra, del dolor sin razón, del juego más mortal de todos.
Parte de guerra es un testimonio de la Primera Guerra Mundial que junto con Sin novedad en el frente, recomiendo a todo aquel que quiere mirarla de bien cerca.
Eva Monzón Jerez

No hay comentarios:

Publicar un comentario