martes, 5 de junio de 2012

NOCHES EN BIB-RAMBLA. Carolina Molina


Título: Noches en Bib-Rambla
Autora: Carolina Molina
Editorial: Roca Editorial
Págs: 447
Precio: 21 €

Hablar de literatura histórica granadina suele ser sinónimo de novela centrada en la época del Reino de Granada o, como mucho, en el periodo posterior a la toma de la ciudad nazarí por los Reyes Católicos. Pocos novelistas han dedicado sus esfuerzos a dar a conocer otras épocas de la ciudad. Entre esos pocos autores se encuentra Carolina Molina, que tras su novela decimonónica granadina “Guardianes de La Alhambra” se presenta ahora con su continuación, “Noches de Bib-Rambla”, la obra de la que hoy hablaremos.
Tras largos años lejos de la ciudad, Max Cid vuelve a Granada para hacerse cargo de los negocios familiares. No le queda otra, pues su padre acaba de fallecer y dejarlo todo en manos de su cruel madre, “la Benajara”, sería todo un despropósito, uno casi tan grande como el proceso de “modernización” al que algunos pretenden someter a la ciudad. Tal vez éstos últimos lo consigan, o tal vez no. Lo cierto es que lo tendrán bien difícil, pues Max y otros muchos estarán ahí para tratar de impedirlo a lo largo de los años. Unos años, por otra parte, en los que Max no sólo conocerá la importante historia de Granada, sino también el amor en múltiples vertientes.
Como decía al comienzo de esta reseña, “Noches de Bib-Rambla” es la continuación de “Guardianes de La Alhambra”. Lo es porque Max Cid es el hijo de Manuel Cid, el protagonista de la anterior obra de Carolina Molina; también porque hay una continuidad en el tiempo, el lugar y hasta en los personajes. Y, sin embargo, es totalmente factible que cualquiera se acerque a “Noches de Bib-Rambla” y la entienda a la perfección sin conocer nada de la novela anterior, tal es el grado de independencia, en realidad, que tienen la una de la otra.
El narrador y protagonista de esta historia que va desde mediados del siglo XIX hasta casi rozar el XX no es otro que Max Cid, un miembro de la alta burguesía granadina, siempre en guerra con los detractores de la cultura, con su temible madre, con los críticos de sus escritos y hasta con el amor. Y es que Max es un hombre inteligente y comprometido con la defensa de la ciudad; pero también, y sobre todo, un ser tremendamente enamoradizo. Francesca (la condesa di Mare), Alma y Valeria serán las mujeres de su vida. Todas ellas les aportarán algo, tal vez mucho más de lo que él sea capaz de darles a ellas. Cuál será la que más marcará al caballero es algo que sólo sabrás si te decides a leer esta novela.
El título de la obra, por otra parte, no sólo hace alusión a la plaza granadina de Bib-Rambla (el equivalente a la plaza mayor en otras ciudades), sino también, y fundamentalmente, al afán de Cid y sus compañeros de fatigas por defender el patrimonio histórico de la ciudad, y más concretamente la puerta de las orejas o puerta de Bib-rambla, una antigua puerta de la época nazarí que en la actualidad, y sólo parcialmente (la otra parte fue destruida), se encuentra en el bosque de la Alhambra.
Otros episodios históricos interesantes que se señalan en esta novela son el interés de los amantes de la historia por la ciudad por Iliberri (la Granada romana) y la sucesiva y triste destrucción de monumentos de épocas pasadas por parte de las autoridades, en un afán por modernizar la ciudad a toda costa.
La novela viene además acompañada de dos prólogos, el de la autora y el de Pedro López López, un apéndice en el que se enumeran los personajes reales que aparecen en esta historia, una lista de autores consultados y otra de hechos históricos que tuvieron lugar en el periodo en el que transcurre la acción.
“Noches en Bib-Rambla”, en definitiva, es una novela apasionada de carácter fundamentalmente romántico (en todos los sentidos de la palabra) que nos da a conocer, además, hechos históricos relevantes de la segunda mitad del siglo XIX. Adéntrate entre sus páginas ahora si deseas conocer no sólo los amoríos de Max Cid, sino también algo sobre la Granada posterior al romanticismo, sus gentes y todo lo que no tenemos hoy en día en la ciudad por culpa de la mala gestión de aquellos años.
El que un periodo histórico granadino parezca llamar la atención más que otros no quiere decir que esos otros no sean igualmente interesantes. Descubre esto y mucho más con la lectura de “Noches en Bib-Rambla”, esta nueva novela de Carolina Molina sobre la segunda mitad del siglo XIX de una ciudad esplendorosa que, de no haber perdido muchos de sus monumentos, lo podría haber sido mucho más hoy en día.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario