jueves, 7 de junio de 2012

LAZOS DE SANGRE III. LATIDO. Amanda Hocking


Título: Lazos de Sangre III. Latido
Autora: Amanda Hocking
Traducción: Isabel Murillo
Editorial: Destino
Págs: 384
Precio: 16,95 €

Los vampiros suelen ser atractivos, tener dinero y vivir eternamente. Visto así, claro que dan ganas de dejar que te conviertan en uno. Pero, ¿de verdad crees que te sería tan fácil acostumbrarte a los cambios que se producirían en tu cuerpo y a tu nuevo estilo de vida? Lo más probable es que te costara un tiempo hacerlo. Y si no, que le pregunten a Alice, la protagonista de la saga Lazos de Sangre (escrita por Amanda Hocking), en “Latido”, el tercer libro de sus aventuras.
Alice acaba de ser convertida en vampiro y las cosas no son tan fáciles como ella creía que serían. En primer lugar, controlar sus ansias de sangre le está costando un mundo. Y luego está el tema de la desaparición de Peter, el vampiro por el que hace un tiempo se sentía extrañamente atraida. Alice y Ezra tendrán que ir a buscarle a los bosques más fríos de Finlandia, lugar donde conocerán a los licanos, unos extraños vampiros salvajes, extremadamente peligrosos y conflictivos. De vuelta a casa, Alice se enfrentará a nuevos retos, como el aceptar al novio de su hermano Milo, el intentar controlarse con su novio, Jack, y con Peter, y el intentar salvar a su amiga Jane de una muerte casi segura. Pero, ¿y si  además os digo que los licanos están al acecho? ¿Creéis que Alice saldrá de una pieza de esta nueva aventura?
Antes de seguir con esta reseña, he de confesaros algo: soy de las que empiezan muchas sagas, pero rara vez sigo leyendo hasta el final. El primer volumen suele entusiasmarme, pero el segundo generalmente me deja un poco fría, de manera que si llego al tercero, es de milagro. Pues bien, esto no me ha pasado con la saga “Lazos de sangre”,de Amanda Hocking, por varios motivos. El primero de ellos es que la protagonista, Alice, esa chica insegura, desordenada y un tanto inmadura, me parece mucho más real que las actrices principales que encontramos en otros libros, un personaje con el que me cuesta muy poco empatizar. Por otro lado, os diré que la saga Lazos de Sangre nunca te aburre, pues Amanda Hocking siempre sabe dar el giro oportuno e inesperado a la trama cuando parece que todo está controlado, mantener la tensión del momento y ofrecer nuevas y emocionantes aventuras.
Dicho esto, creo que los que ya hayan leído Latido estarán de acuerdo conmigo cuando afirmo que este es sin duda el libro más emocionante de los tres primeros de la saga. Y es que si en los dos primeros conocíamos a una Alice humana llena de dudas, una persona que intentaba reflexionar y adoptar las mejores decisiones en cada momento, en este libro nos encontramos que la Alice vampiro casi no va a tener tiempo para meditar por la cantidad de problemas, muchos de ellos peligrosísimos, con los que se va a topar.
Olvidé decir antes que otra de las cosas que me gustan de Amanda Hocking es su capacidad de inventiva. Así, gracias a ella y a este libro, conoceremos lo que son los licanos, esos terroríficos vampiros casi animales, y las prostitutas de sangre, esas personas tan enganchadas a las sensaciones que les produce el ser mordidas, que no temen dar su cuello al primer vampiro que se les cruce en su camino.
Por si todo esto fuera poco, sabed que aunque no conozcáis los otros libros de la colección, podéis perfectamente leer este volumen de forma casi independiente, ya que la propia Alice (que además de la protagonista es la narradora de esta obra) se encarga de aclarar y resumir a la perfección los datos de su pasado que en cada momento cree que son relevantes para los lectores. (Esto también es muy útil para los lectores que hace tiempo que leyeron sus anteriores libros, os lo aseguro).
“Lazos de sangre III. Latido”, en definitiva, es una novela de vampiros sin duda emocionante, la tercera parte de una historia que cuando acabe la echaré mucho, pero mucho de menos. Descubre ahora el libro más intenso de los tres primeros de las aventuras de Alice, una chica que quiso ser vampiro y lucha por encontrar una estabilidad en su nuevo mundo mientras las cosas se complican cada vez más. ¿Te atreves a comprobar hasta qué punto?
Convertirse en vampiro, a pesar de las grandes ventajas que parece ofrecer el asunto, no es tan fácil como parece. Y si no me crees, ¿por qué no dejas que te lo cuente Alice en “Lazos de sangre III. Latido”? Estoy segura de que será una lectura de la que no te arrepentirás.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario