miércoles, 6 de junio de 2012

LA ISLA. Giani Stuparich


Título: La isla
Autor: Giani Stuparich
Traductor: J. Á. González Sainz
Editorial: Minúscula
Págs: 119
Precio: 13 €

Las relaciones entre un padre y un hijo constituyen un tema recurrente en las letras universales. No son pocos los autores, contemporáneos o no, que han centrado su mirada en el tema: desde Richard Ford a Hanif Kureishi, desde Philip Roth a Paul Auster, pasando por la Carta al padre de Franz Kafka o la reciente Tiempo de vida de Marcos Giralt Torrente. La isla, del italiano de origen judío Giani Stuparich, es otro de esos ejemplos.
En este brevísimo libro nos encontramos con un padre que, en el ocaso de sus días, siente la “necesidad sentimental” de pasar un tiempo, quizá por última vez, en su isla natal. Le ha sido diagnosticado un tumor en el esófago y es consciente de que su tiempo se agota, así que pide a su hijo que abandone la montaña y lo acompañe en este regreso al encuentro con su pasado. Stuparich intenta comunicar esa tristeza melancólica de una vida que termina, de alguien que sabe que no le queda mucho tiempo por vivir. El libro tiene momentos tiernos y, entre chapuzones, tardes tranquilas de pesca y alguna conversación sobre nada en particular, porque la mera compañía del hijo ya lo significa todo, transmite la emoción por las cosas sencillas, la conciencia de la fugacidad de la vida o los recuerdos que le despierta este reencuentro con su juventud.
El libro no se caracteriza, como es obvio deducir de su argumento, por una acción trepidante. Más bien se trata de una lectura pausada en la que, mediante un estilo pulcro, elaborado, plástico, asistimos a estos días finales de un anciano a la búsqueda de sí mismo.
Esta corta novela viene precedida de una presentación y está rematada por un posfacio del Príncipe de Asturias de las Letras Claudio Magris.
La isla es el segundo libro que leo de Minúscula, y me vuelvo a encontrar una edición cuidada que hace de la lectura un placer.
Jesús Artacho Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario