miércoles, 6 de junio de 2012

LA GUERRA DE VIETNAM. UNA HISTORIA ORAL. Christian G. Appy


Título: La Guerra de Vietnam. Una historia oral
Autor: Christian G. Appy
Traducción: Martín Aldalur Balbas
Editorial: Crítica
Págs: 574
Precio: 29,90 €

Una vez que una historia se hace Historia, o lo que es lo mismo: una vez que se deja por completo de hablar de un tema, es el momento idóneo para tratar ese tema en profundidad. Ahora que nadie habla de la guerra del Vietnam (y cuando por fin el subgénero bélico “charlie” parece haber desaparecido), es cuando aparece en las librerías esta completísima crónica que no deja aspecto sin tocar y que es, posiblemente, el único documento fidedigno e imparcial del conflicto que peor aceptación pública y mediática ha tenido en el siglo XX. Se trata de una obra que será muy útil para aquellos que tengan cierta idea nebulosa sobre el tema y les suene haber visto en los periódicos fotografías de cadáveres, junglas, helicópteros… pero recuerden poco más y sepan mucho menos. En general para cualquiera que quiera saber qué ocurrió en realidad. A la par que nos aclara todos los aspectos de este desagradable hito de la historia, el libro va desmontando poco a poco una serie de tópicos y equívocos que sobre la contienda se tiene. Por ejemplo: se ha generalizado la idea errónea de que la guerra se libró en la selva; aunque esto fuera cierto al menos en un 50% no debemos olvidar que el fuerte de este bélico plato fueron los bombardeos masivos sobre emplazamientos militares de envergadura, pero especialmente sobre grandes centros urbanos como Hanoi. ¿Por qué? Está claro, en la selva el invasor nunca hubiera llevado las de ganar. A través de la lectura de este libro descubriremos cómo la población americana civil tenía un desconocimiento total del conflicto en sus primeros años de desarrollo, lo que no difiere mucho de la situación actual. Las guerras siguen existiendo, pero sólo llegan ecos de ellas. Ecos contaminados con palabrería oficial para edulcorar la abundante sangre vertida: ayuda humanitaria, apoyo logístico, ayuda a los rebeldes, etc.
Esto es cuanto se nos ocurre decir explícitamente sobre la contundente obra del reconocido historiador del siglo XX Christian G. Appy. En cuanto a lo implícito, comentar que se basa en una peculiar estructura: el autor introduce en cada capítulo períodos de la guerra, o cuestiones relacionadas con ésta, dejando paso enseguida a las declaraciones orales de primera mano, recogidas de personas que vivieron la guerra desde muchos puntos de vistas diferentes, desde ideologías y bandos opuestos: excombatientes (incluido ese personaje harto conocido: el veterano tarado mentalmente que sigue creyendo en lo que hizo), azafatas de las aerolíneas contratadas por el ejército, corresponsales y reporteros, chicas playboy que animaban a los soldados, civiles vietnamitas que se dejaron el pellejo en la construcción de carreteras, etc. Dejamos para el final de esta lista (en nuestro orden, no en el del libro) a las personas que lucharon por la paz, que no fueron precisamente pocas. Uno de los testimonios es especialmente crudo; revela unos hechos que consternaron en su momento tanto a americanos como a vietnamitas, narrados por la viuda de un hombre que se quemó con gasolina ante la Casa Blanca. Con ello intentaba detener la matanza de niños inocentes en las aldeas fronterizas. La noticia llegó a Vietnam del Norte, donde causó más conmoción que en Estados Unidos.
En fin, el presente libro no es muy adecuado para leer antes de dormir o después de comer, nos hacemos cargo, pero debemos reconocer cuando menos que es el compendio definitivo sobre esta guerra y que por fin salen a la luz los desmentidos sobre ella. ¿Cuánto deberemos esperar para que sean revelados los de hoy? Aquella guerra contó con una oposición crudísima por parte de la opinión general de los americanos, pero… ¿y las de hoy? ¿Cuentan con las mismas movilizaciones de protesta? Debemos admitir que el autor cae en un craso error al plantear una diferencia entre esta impopular guerra y la “good war”, denominando así a la 2ª Guerra Mundial. La “bondad” de esta gran guerra reside, al parecer, en que la intervención norteamericana salvó al mundo de los nazis. Si esto fuese totalmente cierto, lo que corresponde a los historiadores ratificarlo, no deberíamos olvidar que ninguna guerra es buena. Ninguna, por muy justa que sea la causa que la provoca. Este desliz es completamente omisible si pensamos que Appy ha sido un pionero a la hora de ver aquella guerra como algo más que un affaire americano. Por ello una buena parte del trabajo del autor se esfuerza en recoger las opiniones de los norvietnamitas, los verdaderos héroes de la causa que han aprendido a perder el odio hacia aquel que Jack London llamara “El inevitable hombre blanco”.
Para terminar haremos mención a la costumbre que hay en España (el país del buen doblaje cinematográfico y de las tampoco despreciables traslaciones literarias) de traducir los títulos de libros y películas de manera arbitraria. Decimos esto porque en la portada del libro se define como “La Guerra de Vietnam. Una historia oral” lo que en realidad es “The Vietnam War remembered from all sides”; es decir, “La Guerra de Vietnam recordada desde todos los lados”. Título que promete lo que en realidad contiene, puesto que el verdadero protagonista del libro es la voz. La voz de los testigos de ambos lados de aquel Vietnam cruelmente separado por la guerra. Los rostros, todos los rostros posibles que puede tener un escenario de esas dimensiones.
José Leandro Ayllón

No hay comentarios:

Publicar un comentario