miércoles, 6 de junio de 2012

LA CHICA DEL LAGO. Steph Bowe


Título: La chica del lago
Autora: Steph Bowe
Traducción: Armand Carabén
Editorial: Montena
Págs: 237
Precio: 15,95 € / 10,99 € (ebook)

Jewel es una joven de dieciocho años que tras la muerte de su hermano en el lago de su ciudad de la infancia y de que su padre la abandonara tras decirle que jamás debería haber nacido se marcha a vivir al campo con sus abuelos. Desgraciadamente, éstos mueren y regresa a vivir con su madre, a la que llama Rachel diez años después del accidente que se llevó la vida de su hermano.
La primera noche se siente agotada mentalmente al volver a tener a su madre cerca y decide salir a tomar el aire y pensar. Sus pasos la llevan al lago donde se ahogó su hermano y se da cuenta que allí hay un chico que se está ahogando. Sin pensárselo dos veces se lanza al agua y lo saca de allí. Sacha la mira y enseguida se queda prendado de ella. Una joven con un ojo azul y otro marrón (¿no os recuerda a ningún personaje?), a él se lo llevan al hospital y Jewel regresa a casa acompañada por su madre.
Sacha había sobrevivido a la Leucemia, pero su madre había fallecido el año anterior. Se había lanzado al lago a dejarse morir. Pero desde que Jewel aparece en su vida hasta lo más cotidiano se vuelve más intenso y colorido de lo que había sido hasta entonces: una paleta de tonos grises.
La chica del lago está narrado con una brisa de carácteres suaves y agradables, con un tono acorde a la edad de los protagonistas y muy ameno de leer. En unos capítulos contamos con la perspectiva de Jewel, mientras que otros transcurren del lado de Sacha. La personalidad de Jewel creo que destaca sobre la de Sacha. Su fuerza al describir y su forma de ser es práctica. No se desvía soñando con cosas que no pueden ser y una de las cosas que más le gustan son las primeras y últimas palabras de alguien y me ha hecho pensar. Ahora, cada vez que conozca a alguien pensaré en esas primeras palabras y qué se puede descubrir de esa persona por lo que nos dice cuando nos conoce.
La historia es interesante, aunque no desvelaré más de su contenido para que lo descubráis por vosotros mismos. A mi me ha gustado mucho.
Sinceramente, creo que Montena ha acertado al cambiar el título original del libro La chica del lago que traducido al español sería «chica salva chico», que creo que no dice nada interesante al respecto a un libro que es muy agradable y ameno, y aunque es literatura juvenil, no es el típico libro de amor adolescente.
Aída Albiar García

No hay comentarios:

Publicar un comentario