miércoles, 27 de junio de 2012

LA CENA. Herman Koch


Título: La cena
Autor: Herman Koch
Traductor: Marta Arguilé Bernal
Editorial: Salamandra
Págs: 288
Precio: 17’50€ / 8’50€

La cena me ha recordado en varios momentos a la justamente alabada serie Los Soprano. He curioseado un poco en la red y he llegado a leer que el autor menciona precisamente entre sus fuentes de inspiración la famosa serie creada por David Chase. Desde luego, es un libro que abre interrogantes y se presta al debate. Sólo por eso ya resulta interesante.
La cena es una novela a vueltas con la irrupción de la violencia en un par de familias holandesas de clase media, una novela en la que los personajes se ven en medio de dilemas morales que afrontarán de forma más o menos discutible. Por decirlo claramente: si vuestro hijo comete un delito, un delito grave e injustificable por el que debería pasar años en prisión, ¿se lo contaríais a la policía? ¿Hasta qué punto llegaríais a protegerlo para que su futuro no se viera comprometido? Parece ser que el germen de la novela se encuentra en un suceso real ocurrido en Barcelona (donde el holandés Herman Koch reside) sobre el asesinato de una indigente que dormía en un cajero automático.
Dos parejas quedan para cenar en un restaurante de postín. Los dos hombres son hermanos: Serge, por un lado, político en la oposición, aspirante a primer ministro, y Paul, por otro, narrador de la novela.
Suele ocurrir en estos casos, cuando leemos una historia en primera persona, que tendemos como lectores a meternos en la piel del que la cuenta, a comprenderlo e incluso a ponernos de su parte. En este caso, conforme avanzan las páginas y vamos conociendo a Paul, nos damos cuenta de que eso no resulta factible. Desde el principio tenemos indicios de que es un poco ácido, sarcástico, desde luego más incorrecto que su hermano, que por motivos obvios nunca puede descuidar la diplomacia. Pero más adelante, cuando lo conocemos un poco más en profundidad, su patente amoralidad nos puede asquear. Y aun así, es un perfecto hombre de familia. Creo que no es un libro para identificarse con los personajes, sino para reflexionar un poco sobre las decisiones que toman y la forma en que actúan.
La cena es, en definitiva, una novela que engancha y uno no puede parar de leer hasta que la termina. Además, se presta a la reflexión y al debate. Se entiende por lo tanto que haya sido un éxito de ventas. Hace poco, por cierto, Salamandra ha publicado la nueva novela de Koch, Casa de verano con piscina.
Jesús Artacho Reyes

No hay comentarios:

Publicar un comentario