miércoles, 6 de junio de 2012

GRAN CIRCO MUNDIAL. Pablo Andrés Escapa


Título: Gran Circo Mundial
Autor: Pablo Andrés Escapa
Editorial: Ediciones del Viento
Págs: 120
Precio: 15 €

¿Relato largo o novela corta? Nunca he sabido muy bien dónde están los límites aunque tampoco me parece que sean demasiado importantes. La buena literatura lo es prescindiendo de medidas o etiquetas. Lo que sí me parece es que Gran Circo Mundial será una novela breve, pero está escrita como si fuera un cuento. Un cuento que nace del enfrentamiento de dos mundos prácticamente incomunicados en el interior de si mismos, dos universos cerrados con sus propias reglas internas. El circo, con sus etravangancias y ese halo de misterio. Un pueblo hermético y anclado en el tiempo que podría ser cualquiera de los muchos que hay perdidos por nuestra geografía. Un buen día el circo llega al pueblo y recalará en él algunos días.
Del conflicto entre esos dos mundos nace esta historia en dos pistas. En una pista la mirada ingenua de Melo, un chaval del pueblo, al que le puede la fascinación. Frente a su manera inocente de acercarse a las cosas, otra cargada de prejuicios, la de sus mayores que imaginan más que ven. El miedo a lo desconocido en un extremo y en el otro la fascinación que ese mismo miedo ejerce sobre nosotros. Y todo ello para construir una parábola en la que el mundo es una representación en la que ambos lados juegan un papel prefijado.
Para narrarnos la historia su autor utiliza una prosa muy cuidada, simbólica y cargada de lirismo que, en ocasiones, deviene del todo poética. Aunque también se intuye un cierto tono irónico que la sobrevuela. Es también una prosa cargada de imágenes, algunas de ellas muy potentes. Solo un pero: en ocasiones la forma nos aparta del fondo. Y es que el lector se pierde en ese mundo de cuidadas palabras que tocan los sentidos y en algunos momentos acaba desconectando de la trama, perdiendo el hilo de la historia, dejando atrás la acción (En no pocas ocasiones esta lectora ha tenido que retroceder y releer varios párrafos hasta saber dónde se hallaba).
La obra está estructurada en siete capítulos, uno por cada día de una semana, de sábado a viernes, que son los que permanece la compañía de circo en el pueblo. A través de ellos vamos viviendo las emociones de los personajes que habitan esos dos mundos tan dispares y la tensión narrativa va in crescendo conforme se acerca el día anunciado para la representación circense. Y en medio de la representación de la vida, en ese mundo como un gran teatro, podríamos destacar el duelo verbal que mantiene el alcalde con su hermano al más puro estilo western.
¡Pasen y vean! La función va a comenzar.
María Dolores García Pastor

No hay comentarios:

Publicar un comentario