miércoles, 6 de junio de 2012

GALLINAS NUEVAS EN VINO MALO. Damián Montes


Título: Gallinas nuevas en vino malo
Autor: Damián Montes
Editorial: Círculo Rojo
Págs: 288
Precio: 14 €

Me gusta ver las fotos antiguas de mi ciudad, instantáneas en color o blanco y negro tomadas en el pasado (a veces no tan lejano) que nos hablan de un pueblo que ha crecido a pasos agigantados en los últimos años. Su historia reciente es similar a la de tantos otros pueblos de la costa mediterránea de España, una historia cargada de grandes avances en corto periodo de tiempo, sí, pero, ¿a qué precio y a quién benefician en realidad algunos de ellos? Para reflexionar sobre todo esto y mucho más os recomiendo que le echéis un vistazo a “Gallinas nuevas en vino malo”, la novela de Damián Montes. Pero dejad que antes os hable yo un poco de esta obra.
La Pequeña Ciudad es una localidad costera mediterránea en la que su alcalde, Antonio Pena, maneja todos los asuntos a su antojo y sin preocuparse por otra cosa que no sea su propio interés. Así, mientras el edil se da la buena vida fuera de la ciudad, el problema  con la huelga de los empleados de basura se acrecienta cada vez más para, más tarde, trasladarse a la vega, y las quejas por las interminables obras de un parking municipal, que no se sabe muy bien a quién beneficia, se multiplican. A pesar de todo, siempre queda en La Pequeña Ciudad gente más preocupada por estos asuntos que por los del bien común. A todos ellos, tanto a los preocupados por los temas locales como a los que miran más por lo personal, los conoceréis en esta novela satírica llena de matices.
Hay novelas que son hijas de su tiempo y que en el futuro se estudiarán precisamente dentro de ese contexto. “Gallinas nuevas en vino malo”, ambientada en una pequeña ciudad costera de principios del siglo XXI (una localidad indeterminada que a muchos se nos hace muy concreta) donde los problemas urbanísticos, medioambientales y sociales se agravan con cada día que pasa, es sin duda una de ellas.
“Gallinas nuevas en vino malo”, esta una novela de protesta que se vale del sarcasmo, la irreverencia y lo grotesco (o caricaturesco, según se mire), está protagonizada por un sinfín de personajes con los que muchos lectores se sentirán, en cierta medida (o en mucha) identificados: muchachos que trapichean con droga por diversos motivos, otros que intentan ligar a toda costa, algún que otro padre que se desvive por los demás sin fijarse en los problemas que puede tener en casa, una mujer con una fijación con una parte de su cuerpo muy concreta, adolescentes que conocen el primer gran amor (y la primera gran decepción), habitantes de la vega de costumbres un tanto peculiares y un largo etcétera. Todos ellos son diferentes, pero todos tienen algo importante en común: la búsqueda de su lugar en un mundo en continuo cambio y la angustia que el no saber encontrarlo les produce.
Decía antes que lo grotesco o caricaturesco es un ingrediente fundamental en esta obra. Desde luego, hay mucho de exageración (lo cual no deja de tener su gracia, nunca mejor dicho, cuando esa exageración precisamente nos hace reír tanto en algunos pasajes), aunque también mucha verdad entre estas páginas, lo que nos hace pensar que siempre la realidad supera a la ficción, por muy excesiva que esta última sea.
“Gallinas nuevas en vino malo”, esta obra de nombre tan exótico cuyo significado (el del título) sólo conoceréis si llegáis hasta el final del libro, en definitiva,  es una obra llena de sarcasmo, ironía y crítica social, una novela irreverente y atrevida, pero también divertida y llena de momentos en los que se inventa al lector a reflexionar: sobre la sociedad en la que vivimos actualmente (a veces egoísta y despiadada), sobre la velocidad a lo que avanza todo y si los seres humanos somos capaces a veces de seguir ese ritmo, sobre la naturaleza (tan imperfecta) del ser humano y un largo etcétera de temas que tendrás que descubrir si te atreves a sumergirte en las páginas de un libro original y diferente a todo lo que últimamente se viene publicando, una novela que no puede dejar indiferente a ningún lector.
Lo que llamamos progreso nos hace evolucionar a pasos agigantados; pero, ¿somos acaso capaces de asimilarlo? ¿Y hasta qué punto todo ese progreso es bueno para nosotros y para nuestro entorno más cercano? Piensa en ello y en mucho más gracias a la lectura de “Gallinas nuevas en vino malo”, una novela que te sorprenderá.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario