martes, 5 de junio de 2012

EL MAPA DEL CIELO. Félix J. Palma


Título: El mapa del cielo
Autor: Félix J. Palma
Editorial: Plaza & Janés
Págs: 744
Precio: 21,90 €

El cielo ha despertado siempre la curiosidad del ser humano. Hasta que no se tuvieron los instrumentos precisos para ver más allá de la atmósfera terrestre, la inventiva del hombre llenó de seres fantásticos la luna, los planetas y demás. Era aquel un cielo mágico, para unos, una verdadera amenaza para otros. Porque, ¿quién podía afirmar entonces, a ciencia cierta, que no había otros seres en otros planetas esperando para atacarnos? Tal vez la respuesta a esta pregunta del pasado la encuentres en “El mapa del cielo”, la nueva novela de Félix J. Palma de la que hoy os hablaré.
Londres, finales del siglo XIX. H.G. Wells, el escritor de ciencia ficción que sorprendiera al mundo con su obra “La máquina del tiempo”, ha logrado una vez más el éxito con su nueva novela, “La guerra de los mundos”. Los lectores, sin embargo, no han entendido el importante mensaje que el escritor quería transmitir, lo que hace que el escritor se sienta incómodo. Por si esto fuera poco, un escritorzuelo americano se ha atrevido a escribir una absurda segunda continuación, el mismo escritor con el que Wells acabará visitando una sala secreta del museo británico. Esta visita al museo (y más concretamente la visión de algo que hay allí) dejará a Wells totalmente perplejo, casi tanto como la carta que Gillian Murray, su antiguo enemigo, le envía días después para intentar convencerle de que le ayude a escenificar la invasión marciana que el escritor describe en su libro, ¡sólo para conquistar el corazón de una bella dama! Y eso no es todo, amig@s. Las cosas siempre se pueden poner peor. Porque lo que deseas, puede convertirse en realidad, y lo que se escribe en los libros de ciencia ficción de la época victoriana, ¡también!.
 “El mapa del cielo” es el segundo libro de la trilogía de ciencia ficción victoriana que Félix J. Palma comenzara con “El mapa del tiempo” (obra que ha sido traducida a numerosos idiomas y ha vendido cientos de miles de copias a lo largo y ancho del mundo hasta la fecha), y si bien en él encontramos puntos de referencia que nos hacen acordarnos del primer libro, sin duda puede decirse que esta novela se lee independientemente de la primera sin ningún problema.
Una vez más nos encontramos al escritor H.G. Wells (ese ser disconforme y hasta cierto punto huraño que confunde la comodidad con el amor) y su obra como desencadenantes de la trama. Y es que si en “El mapa del tiempo” todo giraba alrededor de “La máquina del tiempo”, en esta ocasión lo hace entorno a “La guerra de los mundos”, la obra en la que Wells escribía sobre una invasión marciana en toda regla. Además, como ya pasara en “El mapa del tiempo”, el escritor es un personaje más de la novela, a veces con mucho peso en la obra.
Y hablando de personajes: otros que repiten aquí son Jane, la esposa de Wells; Claire, la joven inquieta que aspirara a ser más que un mero objeto decorativo de la sociedad londinense; el bravo capitán Shackleton, ahora convertido en marido de Claire; Gillian Murray, recién salido de la tumba; el pícaro Charles, el joven que intentara ayudar a su desesperado primo en el anterior libro de la trilogía, y puede que algún otro con el que os topéis entre las páginas de este libro. Entre los nuevos destacan Emma Harlow, la joven neoyorkina tan difícil de conquistar; Reynolds, el explorador empeñado en encontrar la entrada al centro de La Tierra (hueco, según él, y con un mundo increíble en su interior) y el siempre torturado (y rico en matices) escritor Edgar Allan Poe.
Llega la hora de hablar de las diferencias entre un libro y otro. Comenzaré diciéndoos que si bien “El mapa del tiempo” fue para mí como una sofisticada maquinaria formada por un sinfín de piezas que encajaban entre sí a la perfección de forma asombrosa, “El mapa del cielo” me supone la asistencia a un curso de magia en el que primero el mago (el alegre y charlatán narrador que ya conocimos  en “El mapa del cielo”, pues él también repite aquí) nos enseña a los alumnos (lectores) un truco increíblemente sofisticado, uno que nos deja con la boca abierta, para, acto seguido, enseñarnos paso a paso como ha llegado a realizar el truco. Y éste es un curso de tres lecciones, así que, ¡preparaos todos para tomar notas!
Otra diferencia destacable entre uno y otro libro reside en la ubicación de las distintas aventuras que se suceden en el libro, pues si bien en “El mapa del tiempo” Londres era el escenario principal y casi único, en “El mapa del cielo” encontramos que las distintas acciones de la novela se sitúan en la Antártida, Nueva York, Londres y zonas de la Inglaterra rural. Del tiempo también podríamos hablar largo y tendido, pues no todo sucede en el año 1898, sino que el narrador nos lleva de viaje a lo largo del siglo, según las necesidades de cada historia. Pero eso mejor que lo vayáis viendo vosotros mismos.
“El mapa del cielo”, en definitiva, es una emocionante novela de ciencia ficción victoriana compuesta por un sinfín de aventuras cuyos protagonistas absolutos son los marcianos y sus amenazantes naves. Sumérgete ahora en este libro y conoce como pueden acabar una terrorífica expedición a la Antártida, la ansiedad de un hombre enamorado por conquistar el duro corazón de una dama y la aparición de un platillo volante en un apacible campo. La emoción, el romanticismo, la reflexión, la inquietud e incluso el terror no te dejarán despegarte del libro hasta alcanzar el final. Y entonces te preguntarás: ¿qué pasará después? Pero eso ya será otra aventura, una que esperamos comentaros cuanto antes mejor.
El cielo ya no es lo que era desde que tenemos tantas máquinas que nos lo muestran al detalle. Así, la Luna no es el paraíso de los unicornios y otros seres fantásticos, y Marte no tiene ya hombrecillos verdes esperando su oportunidad de atacarnos. Menos mal que aún quedan libros que nos hacen soñar con un cielo diferente, uno lleno de fantasía e ilusión, pero también de terrores inimaginables. Si quieres saber de lo que te hablo, no lo dudes: tienes que leer ya “El mapa del cielo”.
Cristina Monteoliva

No hay comentarios:

Publicar un comentario