martes, 5 de junio de 2012

CURDY Y LA CÁMARA DE LOS LORES. Artur Balder


Título: Curdy y la cámara de los Lores
Autor: Artur Balder
Editorial: Montena
Págs: 487
Precio: 19,95 € / 12,99 (Epub)

De nuevo me hallo reseñando una novela de Artur Balder y es para mí un placer. Tras leer La piedra del monarca me quedé con ganas de leer algo más de este autor y, ahora, he tenido la oportunidad.
Es normal que tras el éxito que tuvo ese primer libro tuvieran que venir más. Es también normal que los lectores quisieran que personajes como Curdy continuaran en sus vidas. En esta ocasión he leído el primero de una trilogía (reseñaré los otros dos), el cual se titula Curdy y la cámara de los lores. En esta ocasión, Artur nos sitúa en la Inglaterra de fines del siglo XI y es aprendiz de alquimista, a manos de su maestro Luitpirc. La noche de su catorce cumpleaños, Idruk será iniciado por fin en la alquilmia, momento que espera con gran ansia. Sin embargo, esa noche debe emprender camino con su maestro a Londres, pues se ha cometido un extraño asesinato en la Orden del León Rojo, situada en la abadía de Westminster. El fascinante pero peligroso camino de Idruk comenzará esa misma noche.
Ya desde el primer momento, Artur nos mete de lleno en la trama. El primer capítulo es oscuro e inquietante y le hace preguntarse al lector qué está sucediendo: las sospechas de Luitpirc parecer ser ciertas y se está produciendo una persecución de los alquimistas innoble llevada a cabo por la Inquisición.
Artur nos presenta una historia fantástica de la lucha entre el bien y el mal con un sinfín de aventuras. El trabajo del autor es grande y debemos, por ello, otorgarle nuestro reconocimiento: a pesar de ser una novela fantástica, se incluyen en ella leyendas anglosajonas y normandas, por lo que la documentación ha sido exhaustiva. Ahora bien, no tenemos que ponernos estrictos a la hora de leer la historia, pues se mezclan historias, restándole credibilidad histórica, pero aun así, se mantiene verosímil, coherente a la trama, que es verdaderamente lo que nos importa. Por ejemplo, podemos encontrar en esta novela las leyendas de Carlomagno y sus doce pares, la de Arturo y los caballeros de la Mesa Redonda, la de la búsqueda del Santo Grial, las Cruzadas… y muchos más. A su vez, se ha entretejido con elementos fantásticos, pues son numerosos los casos de la presencia de seres legendarios, mitológicos o del folclore tales como los elfos, los vampiros, los demonios, etc. A mi parecer, tantos datos pueden ocasionar molestias a algún lector menos experimentado (defendí ya en la reseña de la primera novela suya que leí, y sigo defendiendo en esta, que el lector de sus obras debe poseer bastantes conocimientos y participar de forma activa en la narración, por lo que no se trata de simples novelas juveniles sin más). A pesar de ello, la trama nos engancha y lo hace porque, como ya dije una vez, Artur es un maravillo narrador. Tanto para un lector más joven como para lectores más adultos (como yo) la historia puede resultarle fascinante. Artur nos llena de fantasía, de suspense, de misterio, y todo ello a través de personajes que se van convirtiendo en unos amigos nuestros, que Artur logra que parezcan conocidos nuestros de toda la vida, sobre todo el personaje protagonista, Idruk. Es este personaje el que se encierra en un mitema literario, que es el de la aventura mítica con sus correspondientes partes. Así, el momento de la llamada del héroe, el cual abandona su mundo conocido para embarcarse en aventuras de distinto calibre y después el de numerosas pruebas que le hacen maduras. De este modo, asistimos al viaje iniciático del héroe que va a evolucionar interiormente adquiriendo conocimientos nuevos que le servirán en sus pruebas.
Como he dicho más arriba, Artur es un perfecto narrador, conoce los objetivos y los puntos fuertes que deben utilizarse para que una historia enganche. Así, estamos ante un estilo sencillo pero en ocasiones adaptado a las situaciones o los personajes. Con el primero de sus libros me ocurrió, y ahora también, que me parecía que el propio Artur estaba relatándome esta historia al calor de una chimenea. Es así, sus libros son como cuentos largos que perduran en nuestra memoria.
En el pasado hubo, y en el presente hay, diversos autores reconocidos mundialmente por sus novelas fantásticas: Eragon, Harry potter, El señor de los anillos… En todas estas novelas sus autores han sabido crear un mundo que acaba formando parte del nuestro. Pero son autores extranjeros y creo que es hora de que en España se tenga en cuenta que aquí también hay buenos creadores de mundos y uno de ellos, en mi opinión, es Artur Balder.
Queridos lectores, volveremos con nuevas aventuras de Curdy, ¡no os las perdáis!
Elena Montagud

No hay comentarios:

Publicar un comentario